23/08/2017


Noticias de guion

Agustí Villaronga escribe sobre "Incierta gloria"


 

Por Agustí Villaronga

Al igual que en dos de mis anteriores películas, "El mar" y sobre todo "Pan Negro / Pa negre", el eje central sobre el que se articula "Incierta gloria" es el de la devastación moral que produce la guerra sobre los seres humanos. No planea sobre el conflicto bélico, ni propone una abierta disquisición política sino que se centra en las emociones y sentimientos de sus personajes.

Y es, a través de ellos, que descubrimos las consecuencias de la guerra lejos del campo de batalla. En nuestro caso, tan cerca y tan lejos.

"Incierta gloria" responde a la necesidad de cerrar esta temática con una tercera película que cierre una impensada trilogía.

La estructura dramática que conforma nuestro relato surge de la poderosa y grandiosa novela de Joan Sales. La adaptación de sus más de mil páginas ha sido muy laboriosa y sobre todo selectiva. En el tintero ha quedado, conscientemente, su parte más filosófica y religiosa precisamente para crear un relato fluido en el que las imágenes generan acción y los sentimientos en estado puro acaparan la atención del espectador.

De "Incierta gloria" se ha dicho que podría ser una novela de amor si no fuera una novela de guerra. Respecto a la película diría lo contrario, podría haber sido una película bélica si no fuera porque es una película de amor. Un amor pasional y romántico que enfrenta a dos hombres que aman a las mismas mujeres y a dos mujeres que se sienten atraídas por estos mismos hombres.

La manera de filmarla es como tocar una partitura a cuatro manos. Cuatro personajes viviendo las mismas historias y reaccionando y sintiéndolas de manera diversa. A esa diversidad en recrear los mundos internos y externos de esos personajes le conviene la filmación poliédrica en la que ha sido muy útil la utilización de varias cámaras, creando un movimiento constante.

Esencial son las localizaciones. Estamos en tierra de nadie. Un espacio yermo que no acoge a sus personajes, simplemente los siluetea en esos parajes especialmente áridos. Rayas en un desierto.

Los interiores son de una sobriedad descarnada. Y a tal fin la dirección de arte es desnuda y potente, con pocas referencias obvias de la época, y centrada en la sobriedad y simplicidad de los elementos que se necesitan.

Por encima de todo hay que situar el trabajo con los actores. Cuatro actores. Dos hombres y dos mujeres muy jóvenes. Rostros nuevos y llenos de interés que nos hacen pensar que existen ahora. Que vienen no se sabe de dónde. Arropándolos están algunos secundarios potentes, pero el trabajo de los protagonistas, y de eso estoy convencido, es formidable.

(*) El cineasta español Agustí Villaronga (Palma de Mallorca, 1953) es sobre todo conocido por "Pan negro / Pa negre", que relata la vida de un niño durante la posguerra en la Cataluña rural, ganador de 9 premios Goya, incluyendo Mejor Película, Mejor Director y Mejor Guion. También representó -sin suerte- a España en los Oscar. Otras de sus previas películas fueron "Tras el cristal", "El niño de la luna", "El mar", "Aro Tolbukhin: en la mente del asesino", y más recientemente "El rey de La Habana".

09/04/2017 21:36:18

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.