03/04/2020


Noticias de guion

Andrea Arnold escribe sobre "Fish tank"

Fish Tank
Fish Tank

Por Andrea Arnold *

Todas mis películas parten de una imagen. Generalmente, se trata de una imagen fuerte, cuyo origen desconozco. Al principio no entiendo su significado, pero quiero saber más y empiezo a profundizar. Así es como empiezo a escribir los guiones. Desde el primer momento, me propuse reunir el mayor número posible de actores no profesionales. Para el papel de Mia, quería a alguien auténtico, que no tuviera que actuar sino que simplemente fuera ella misma. Yo buscaba a una joven a medio camino entre la infancia y una edad adulta.

Fue muy difícil, porque muchas chicas de 17 y 18 años son ya adultas. Cuando ves la película, Katie Jarvis tiene un aire más juvenil, más frágil, que en la realidad. Me he dado cuenta de ello durante el primer montaje y ha quedado reflejado mucho mejor de lo que podía imaginarme.

Descubrimos a Katie Jarvis (17 años) cuando ya habíamos visto a una serie de chicas que nos enviaron algunas agencias y clubes de baile y habíamos extendido la búsqueda a la región de Essex y habíamos recorrido las casas de juventud, los mercados, los centros comerciales... todos los lugares donde podríamos encontrar adolescentes. Descubrimos a Katie en la estación de Tilbury Town, mientras discutía con su chico. Cuando la abordamos, ella no se creyó que se tratara realmente de un rodaje y no quiso darnos su número de teléfono. Katie tiene una energía desbordante, pero también tiene una parte de fragilidad e inocencia que nos interesaba. Es originaria de la región en la que íbamos a rodar, y nos pareció muy auténtica. Nunca había actuado y no había hecho nada de baile, de hecho no sabía bailar y no le gustaba. La primera vez que le pedí que bailara un poco, no se atrevió. De repente, salimos de la habitación y dejamos la cámara rodando para que pudiera bailar sola. Al visionar la cinta, me di cuenta de que, aunque no sabía nada de baile, era realmente ella misma cuando bailaba. No tenía ni caretas ni pretensiones. Era capaz de ser ella misma, incluso cuando hacía alguna cosa que no le gustaba. Me dije que valía la pena arriesgarse. Yo no estaba nada segura de que aquello pudiera funcionar, puesto que Katie no tenía ninguna experiencia como actriz, pero de todas formas yo estaba segura de que sería ella misma, que es lo que contaba para mí.

Katie ha sido muy valiente en muchos aspectos, porque tenía que acostumbrarse a muchas cosas. Estaba en todas las escenas y algunas veces eso era duro para ella. Pienso que ha ido madurando a lo largo del rodaje, que ha cambiado un poco. Lo hizo muy bien, y creo que quiere seguir actuando. Ahora, incluso tiene un representante.

Para el personaje de Connor, no pensé de inmediato en Michael Fassbender. Al principio, me propuse que todos los papeles fueran asignados a personas no profesionales, pero luego me dije que sería interesante trabajar con un actor profesional y enfrentarlo con la inocencia de Katie, porque eso podría repercutir en su relación en la película y funcionar. Fassbender me parecía perfecto para el papel, y siempre confío en mi instinto. Fue valiente al hacer esta película porque no entregué previamente el guion ni a él ni a nadie y no sabía qué podía esperarle, pero yo quería rodar con continuidad, para que cada uno fuera descubriendo la historia a medida que se iba desarrollando el rodaje. Esto era especialmente importante para Katie porque yo quería que ella supiera todo el tiempo dónde se encontraba. Además, yo no quería que nadie añadiera nada significativo a lo que íbamos haciendo, y como ningún actor sabía lo que iba a pasar a continuación, todos tenían que contentarse con trabajar la escena en la que estábamos, sin intentar saber más. En cierto modo, como pasa en la vida misma, creo yo. No sabemos lo que va a pasarnos dentro de una hora o al día siguiente, y yo quería que cada instante tuviera esa inocencia. Michael se adaptó perfectamente a este método y se tomó las cosas con serenidad. Ni hubo que ensayar ni discutir, simplemente trabajamos tomando las cosas como venían.

Kierston Wearing, que interpreta a Joanne, la madre de Mia, me gustó desde el primer momento y sentí que la conocía desde siempre. Es una sensación muy agradable y le ofrecí el papel sin dudarlo. Resulta que Kierston se había criado en la región en que rodamos y ése era sin duda un aspecto que me interesaba. Tenía una autenticidad increíble, desde su acento hasta su personalidad.

El rodaje de "Fish tank" se desarrolló durante seis semanas en el verano de 2008, en Essex, al este de Londres. Al escribirla, pensé en el estuario de Kent, que conozco bien, pero me decidí por Essex porque sabía que había paisajes parecidos. Rodamos mayoritariamente en un bloque donde estaría la casa de Joanne y Mia. En general, los equipos de rodaje son muy arrogantes y se comportan como si los lugares que ocupan les pertenecieran. Yo esperaba que los habitantes se quejaran de nuestra presencia y nos mandaran a freír espárragos, pero no pasó nada de eso. En esos bloques de viviendas hay mucha gente, muchos niños, mucha energía. No los veo como malos sitios, y a pesar de que hay el tópico de que esos edificios son horribles, no lo son en realidad.

Siempre hay presión para tener el título de la película cuanto antes, pero yo necesito sentir antes la película. En el acuario, en ese espacio que muestra "Fish tank" (acuario) hay mucha vida, y este título es una buena metáfora.

(*) Andrea Arnold a pesar de su aún corta filmografía está considerada una de las cineastas británicas más importantes ahora mismo, sobre todo después de ganar con "Fish tank", que este viernes se estrena en España, el BAFTA a mejor film británico y antes el Premio del Jurado en Cannes. Su primer film, "Red road", logró igualmente ese galardón tres años antes y su corto "Wasp", en 2003, ganó el Oscar.

© Alta Films-abc guionistas

28/04/2010 23:35:04

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.