25/06/2017


Noticias de guion

Carlos Carrera llevará animación mexicana al Festival de Annecy


 

Annecy, en los Alpes franceses, el festival especializado en animación más importante del mundo, será escenario, a partir del próximo día 12, de una edición en la que se estrenará por fin -fuera de competencia- la largamente gestada producción animada mexicana "Ana y Bruno", primer largo del género para Carlos Carrera, más conocido por sus dramas en imagen real, como "El crimen del Padre Amaro", "La mujer de Benjamín", o "Traspatio / Backyard". Tras siete años de gestación, esta producción que pudo ser 3D pero finalmente carecerá de relieve será -dice Carrera- la primera de dos animadas que espera dirigir.

"Finalmente se dio la oportunidad con la nueva tecnología de hacer un largometraje y ya estoy trabajando en mi segundo largometraje de animación", dijo el mexicano a Associated Press, tras recordar que en 1994 ganó la Palma de Oro en Cannes con otra cinta animada, aunque de cortometraje, "El héroe". Años más tarde se empeñó en sacar adelante un largo, "Ana y Bruno", la historia de una niña que se hace amiga de unos seres imaginarios que viven en un hospital psiquiátrico, y resultan no ser tan monstruosos.

"Siempre me han gustado las historias que al final son luminosas pero que pasan por un territorio rudo. El tratamiento que le dimos a la historia equilibra bastante la luz y la oscuridad", contó Carrera sobre este proyecto que tardó tanto en realizar por el alto costo de las cintas animadas. Logró su objetivo que conformar un equipo nacional, sin recurrir a animadores asiáticos. Pese al gran mercado interno mexicano, donde la animación es uno de los géneros preferidos del público, el cineasta lamentó que haya escasas oportunidares para artistas y animadores: "Lo único triste es que ya se fueron a trabajar a otros países muchos de ellos. La técnica que usamos es complicada. En otros países hubiera costado cuatro o cinco veces más".

Al final, "Ana y Bruno", que debería lanzarse en México en otoño o invierno de este año, costó cerca de 100 millones de pesos (5,3 millones de dólares), presupuesto mayor que la gran mayoría de las películas mexicanas de imagen real. Eso explica su tan prolongada gestación y las dificultades por las que tuvo que pasar el autor de "De la infancia" para lograr culminar la cinta. "La animación te permite tener más libertad de imaginación. Ahí sí puedes poner directamente lo que se te ocurra en la cabeza sin pasar por la producción", concluyó el realizador, quien avanzó que su próxima cinta animada trata de un niño muy pobre en un mundo donde la gente tiene que pagar por tener alma.

abcguionistas

11/06/2017 23:18:45

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.