08/03/2021


Noticias de guion

“Cuatro guiones originales para un Goya”, por Luis Murillo Arias


 

Cuatro películas. Siete guionistas. Un solo premio. Para valorar si un guion es bueno, regular o malo es necesario conocer las claves para que una historia, unos diálogos, se conviertan en una película que llegue al espectador. Un guion bueno tiene que emocionar, tiene que sorprender, tiene que hacer reír si ése es su objetivo, debe jugar con lo inesperado o confirmar lo esperado con un lanzamiento de jabalina directo a los sentimientos. Es mejor que haga pensar aunque no necesariamente reflexionar. Si lo que se busca es una película para la reflexión y el guionista no la consigue, el guion es malo. Si lo que se busca es puro entretenimiento y el escritor no consigue que el espectador no piense después del visionado en sus gags, en sus potentes acciones o en los momentos puramente emotivos, entonces el guion tampoco está bien escrito.

Pero, si una vez que se ha conseguido todo eso —que el guionista ha logrado emocionar, entretener, sorprender, hacer reír, pensar, reflexionar o agarrarse del asiento al espectador—, eso lo ha logrado con una idea original, algo que no suene a ya visto, que no siga unos clichés convencionales, el mérito es doble, casi infinito vistos los tiempos que corren.

Una película y un guion constituyen siempre un viaje, un periplo interno de un personaje en plena evolución, un traslado emocional que el personaje y el guionista quieren transmitir al espectador. En este caso, en los nominados al Goya al Mejor Guion Original de 2008, los personajes de tres de las películas recorren un camino físico, un viaje convencional a Asturias, Maruecos y México. Y el cuarto, el cuarto se llama ‘Camino’.

Los nominados son:

Dionisio Pérez, José Antonio Quirós e Ignacio del Moral, por ‘Cenizas del cielo’

Los tres son coescritores del libreto, pero sólo uno, Ignacio del Moral, puede presumir de haber estado nominado al Goya anteriormente. Fue en el año 2003 por ‘Los lunes al sol’, dirigida y coescrita por Fernando León de Aranoa.

Un escocés viaja a Asturias y allí conoce a diversos personajes y se encuentra con una problemática: unos lugareños viven amenazados por un central térmica.

Esta película tiene un componente original, podría decirse que es uno de los pocos guiones medioambientales que existen en España. Es una fábula costumbrista y social que consigue, de manera tierna, que el espectador reflexione sobre el valor ecológico de lo que tiene a su alrededor. No se trata de un mero panfleto político o social. Apela a los sentimientos y a los contrastes: el entorno rural frente al progreso, el contrapunto de la llegada de un visitante a un apacible entorno rural. Los diálogos están trabajados y el conjunto funciona, aunque, sin embargo, hay partes que de alguna forma hacen que no todo esté perfecto. Algunas tramas secundarias no están bien hilvanadas y el viaje de Celso Bugallo a una audiencia con los Príncipes de Asturias está metido con calzador. A eso hay que unir que hay personajes meramente decorativos, como el de Beatriz Rico.

Javier Fésser, por ‘Camino’

Javier Fésser ganó el Goya al mejor cortometraje de ficción por ‘Aquel ritmillo’ en 1995 y estuvo nominado al mejor director novel por ‘El milagro de P.Tinto’ en 1998. Lo que es una novedad para él es la nominación al mejor guion original. Y, sobre todo, cambiando radicalmente el género al que nos tenía acostumbrados. Pasó de la comedia al drama.

'Camino' es evidentemente un guion polémico que puede caer en lo morboso, lo burdo y lo lacrimógeno dado su argumento: la protagonista es una niña especial, no sólo porque tiene una enfermedad desconocida que va a acabar con su vida, sino además porque su madre y, sobre todo, los adláteres del Opus Dei quieren aprovechar su muerte para convertirla en una santa de la obra. Pero el guion, lejos de buscar los tópicos, constituye una punzada cuya profundidad toca de igual manera a las razones y a los sentimientos.

La única forma de apreciar la calidad de esta película es el entendimiento de su estructura dramática. No existe la lágrima fácil. Fésser es sutil, apelando al contexto psicológico de los personajes. El guion contribuye a crear una tensión dramática en torno a los preceptos de la vocación católica y la represión que supone la presión externa (miedo en el subconsciente de la niña). Esto desencadena en un proceso tumoral con correspondencias entre el mundo exterior y el onírico-religioso.

Chus Gutiérrez y Juan Carlos Rubio por ‘Retorno a Hansala’

Chus Gutiérrez estuvo nominada dos veces a los Goya, la primera como mejor directora novel por ‘Sublet’ en 1991 y la segunda por el mejor documental por la colectiva ‘Hay motivo’ en 2004. Es la primera vez que ambos guionistas son nominados al mejor guion original.

Retorno a Hansala’ está inspirada en hechos reales. A comienzos de esta década, en las playas de Rota, aparecieron los cadáveres de once jóvenes inmigrantes marroquíes que buscaban cruzar el estrecho en una patera. Se descubrió por sus ropas que los once muchachos pertenecían a la misma aldea, Hansala. Los protas son Martín, un empresario funerario que pretende hacer negocios con lo ocurrido, y Leila, hermana de uno de los fallecidos. Ambos se embarcan en la aventura de intentar repatriar el cadáver de un muchacho en una furgoneta, donde vivirán una experiencia moral que les llevará a replantearse todas sus creencias. Así visto, parece la típica película española de rollo social. Que no es que sea malo, es que se ha convertido en toda una seña de identidad de nuestro cine. Y, aunque a algunos les duela, fuera de España está muy bien visto. Y, como siempre, se hacen muchas malas y algunas buenas. Ésta es de las buenas. El espectador comprende perfectamente el drama de los personajes, empatiza con ellos, entiende sus motivaciones, y de la propia película extrae una reflexión, una indagación en la naturaleza humana.

Agustín Díaz Yanes, por ‘Sólo quiero caminar’

Se trata ya de un clásico de los Goya. Obtuvo nominaciones por ‘Baton Rouge’ (como guionista), ‘Alatriste’ (como guionista y director), ‘Sin noticias de Dios’ (como guionista y director) y ganó dos estatuillas, también al mejor guion y al mejor director novel, por ‘Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto’ en 1996.

La película comienza con un espectacular atraco llevado a cabo por cuatro mujeres. Una termina en la cárcel. Otra casándose con un mafioso mexicano y yéndose a vivir al país norteamericano. Poco a poco todas irán llegando a México movidas por el afán de venganza y el ánimo de dar el golpe de sus vidas. Así leído, mucho prometer antes de meter y después de haber metido nos olvidamos de lo prometido. La película promete acción y la tiene. Hay que saber valorar el gran ejercicio de realización de Díaz Yanes, que posiblemente, al escribir el guion, se haya enamorado más de esas imágenes impactantes, de esos tiros de cámaras, que de lo más importante en una película, la coherencia y los personajes. El espectador no consigue empatizar con ellos, con sus motivaciones, con sus movimientos. Como muestra un botón, que sólo es un pequeño espoiler, pero del principio. Dos de las atracadoras, Aurora (Ariadna Gil) y Ana (Elena Anaya), son hermanas. Aurora prácticamente se entrega a la policía para evitar que cojan a su hermana. Sus otras dos amigas la visitan constantemente en la cárcel e intentan sacarla de allí. Ana, en cambio, se casa con un mafioso y se va a vivir a México a vivir la vida loca. Después, el guion pretende hacerte creer que las dos hermanas están unidísimas y no pueden vivir la una sin la otra. Y existen más movimientos incoherentes.

¿Nos mojamos?

Seguro que fallamos, pero lo importante es participar. A priori, un guion errático como el de ‘Sólo quiero caminar’ debería estar fuera. Un libreto que agarra, pero imperfecto, como es el de ‘Cenizas en el cielo’ no debería llevarse el premio. La cosa estaría pues entre ‘Camino’ y ‘Retorno a Hansala’ con muchas posibilidades para el primero. Dicho esto, ¿cuánto os apostáis a que gana ‘Solo quiero caminar’? Y también nos mojamos en títulos que deberían estar y no han estado, como, quizás, ‘Los cronocrímenes’, ‘Casual day’ o ‘El rey de la montaña’.

 

Luis Murillo Arias, para www.soitu.es

 

 

29/01/2009 12:20:26

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.