22/08/2019


Noticias de guion

"Defensa del buen guionista", artículo de Josep María Espinàs en El Periódico de Catalunya

Un oficio no reconocido
Un oficio no reconocido

Por su interés, reproducimos este artículo de Josep María Espinàs en El Periódico de Catalunya:

Cuando escribo estas líneas, hace más de 10 días que los guionistas de Estados Unidos están en huelga. Se trata de algo importantísimo.

No quiero analizar los motivos de la huelga, sino subrayar un hecho: los guionistas son fundamentales en la televisión, en la radio y en muchos espectáculos. Y también, naturalmente, en el cine. Es habitual que cuando falla el guion falle una película, una serie televisiva, un programa de radio, un show teatral. Los intérpretes pueden ser buenos, pero si el guion es malo, la obra fracasa. Solo el atractivo excepcional de un personaje permite, en ocasiones, que la historia pase a un segundo plano.

¿Cuántos canales de televisión existen? ¿Cuántas series se emiten en cada canal? Hay una producción enorme, y todas estas series se basan en unos textos que alguien escribe, a menudo un grupo de guionistas, el experto en situaciones, el experto en diálogos... Ante esto, ¿qué supone la huelga de guionistas en Estados Unidos --o en cualquier otro país--? Que queden interrumpidos centenares de programas, porque nadie escribe el nuevo episodio o estructura la nueva edición de un programa y, por tanto, todas las emisoras se ven obligadas a ir emitiendo reposiciones de programas ya vistos, y la audiencia baja, y si baja la audiencia, baja la publicidad. O lo que es lo mismo, el dinero.

Los guionistas son los que inventan los gags, los que idean una situación dramática o cómica, los que eligen las palabras adecuadas, los que dominan el ritmo narrativo de una historia, los que proporcionan a muchos presentadores o humoristas el texto o el esquema de lo que tienen que decir.

Se trata de un oficio que no es fácil. Se puede ser un gran escritor y, sin embargo, un mal guionista. Podríamos poner el ejemplo del novelista que tiene un gran tema que escribe admirablemente, pero que alarga demasiado la narración y no sabe equilibrarla, que tiene páginas magníficas, pero no un ritmo adecuado. A pesar de ello, el novelista puede ser un genio. Y genios no hay muchos.

También hay algún guionista genial, pero lo que les define es la inteligencia aplicada a un oficio. El oficio de construir la base --la arquitectura-- sobre la que los intérpretes podrán sacar el máximo partido de sus aptitudes.

Los guionistas no acostumbran a ser famosos. Esta columna no es más que un intento de reconocer sus méritos.

© El Periódico / abc guionistas

18/11/2007 15:36:00

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.