24/09/2019


Noticias de guion

El guionista Patrick Rotman escribe sobre "De Nicolas a Sarkozy"

Rotman
Rotman

Por Patrick ROTMAN

Es un proyecto ya antiguo: Los guionistas Eric y Nicolas Altmayer se pusieron en contacto conmigo tras ver mi película sobre Chirac, emitida por France 2 en 2006: querían hablarme de un proyecto de política-ficción en torno a las cuatro semanas que siguen al óbito del Presidente de la República francesa. Para ser honesto, no me sentía muy entusiasmado: me decía que si se quiere hacer un film político, se hace necesario un vínculo fuerte con la realidad, como hacen los anglosajones, para que el espectador tenga puntos de referencia y se interese por aquello que se le cuenta. Por otro lado, ya hacía años que pensaba que se debía hacer un film de ficción a partir de personajes políticos reales. La idea me vino mientras realizaba mis documentales sobre Mitterrand y Chirac, los cuales, a mi modo de ver, son verdaderos personajes novelescos susceptibles de nutrir un buen largometraje. El medio político es un mundo donde las tensiones resultan extremas, las pasiones violentas, los odios exacerbados. Con Sarkozy, estaban todos los ingredientes con los que poder soñar para narrar la conquista del poder en plena era de los mass media, por no hablar de la dimensión melodramática que un guionista jamás se hubiera atrevido a imaginar… Así, pues, propuse a los hermanos Altmayer narrar en la pantalla esta historia a la manera en que lo harían los anglosajones. Me dieron su visto bueno al instante para escribir el primer film galo sobre un presidente en ejercicio, y cuyos personajes conservan los nombres. Nos embargaba una gran excitación ante la idea de explorar un territorio inédito y procurar estar a la altura del reto. Rápidamente, decidimos que la historia transcurriría en un día, el de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, a través de la cual se insertarían los cinco años previos, los que llevarían a Sarkozy al poder.

Inmersión documental

Para mi película sobre Chirac, ya había reunido una considerable documentación, y había llevado a cabo decenas de entrevistas, entre las que había una de Sarkozy. Para La Conquête, he vaciado toda la prensa, de 2002 a 2007, y leído unos sesenta libros que he llenado de notas escrupulosamente. Todo ello me permitió cruzar un buen número de historias y anécdotas que han nutrido el guion directamente. Luego, me encontré con informadores, protagonistas, o testigos. Asimismo, visioné decenas de horas de metraje que me ayudaron a visualizar determinadas escenas. También me ayudó el periodista de France 2, Michael Darmon, incorporado al proyecto como «asesor histórico» por la producción, pues ha sido testigo de muchos acontecimientos que aparecen en la película, y ha seguido a Sarkozy durante años. Sus cuadernos de notas, conservados desde hace mucho tiempo, han suministrado aspectos muy pertinentes. Al final, me hice con una documentación formidable en la que me tuve que sumergir para conocer todo tipo de detalles: ¿quién tutea a quién? ¿En qué despacho se dan cita ? ¿En qué términos hablan de tal o cual líder político? Etc.

Mejor que en la vida misma

Insisto: "De Nicolas a Sarkozy" es una ficción, una ficción documentada, pero ficción al fin y al cabo. La mayor parte de las escenas son inventadas, así como los diálogos. Es cierto que hay una veintena de escenas que se acercan a la realidad, como el cara a cara entre Sarkozy y Chirac y los enfrentamientos de Sarkozy con Villepin. Pero, por contra, muchas secuencias son pura ficción, como ésa donde Villepin hace repetir a Chirac «Yo decido, él ejecuta». Se trata de una escena absolutamente imaginada, no obstante impregnada de realidad: sé que, efectivamente, Villepin preparaba a Chirac para ciertas emisiones televisivas, y casi tengo la certeza, según una fuente muy cercana, de que Villepin es prácticamente el autor de esas palabras. Del mismo modo que fue él quien verdaderamente dijo «¡Le meteré un palo por el culo!» Hay que tener en cuenta que los políticos se expresan a menudo de este modo. Así que fui muy cuidadoso en el uso de ese registro del idioma, extremadamente violento, que sorprenderá a más de uno. En esta película, se mezcla todo, lo verdadero y lo falso, lo real y lo imaginario. Finalmente, la ficción es una manera de decir lo verdadero mediante lo falso. La cuestión no está en ser exacto, sino en ser verosímil.

Humano, terriblemente humano

Desde el principio, quería evitar a toda costa hacer un panfleto o propaganda política con voluntad de denuncia: el espectador no cambiará de opinión política tras el visionado de la película. Ante todo, es una obra cinematográfica. Por otro lado, en cierto sentido, la película humaniza al personaje de Sarkozy, que así se evidencia un tipo profundamente solitario, con sus fisuras y sus debilidades: es un hombre que lo ha sacrificado absolutamente todo a su obsesión de poder, y que, al mismo tiempo, pierde a su mujer. Era tanto más importante que Sarkozy fuera un personaje que pudiera ser tan caricatural en sí mismo cuanto que si hubiera exagerado el retrato, lo que hubiéramos obtenido habría sido una especie de títere ridículo. Es una especie de cabecilla de una banda al que sus asesores se muestran totalmente entregados: es preciso apoyarle, elevarle la moral, distraerle…etc. Es por ello que me pareció interesante quedarse en el seno del «clan» de los «Sarko boys», y así observar las rivalidades y las luchas intestinas. En la película, Sarkozy se revela por turnos patético, al punto de desear consolarle, luego odioso y grandioso, y aún manipulador genial cargado de intuiciones, etc. Se trata del mismo enfoque que ya apliqué en mis documentales, donde no buscaba generar una empatía particular ni tampoco aborrecimiento. Más bien quería mostrar esas «fieras excepcionales» que resultan los políticos, con sus contradicciones y complejidades. Es en eso que se trata de personajes profundamente cinematográficos.

abcguionistas con información de A CONTRACORRIENTE FILMS

13/04/2012 20:48:28

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.