15/08/2020


Noticias de guion

Guillermo Arriaga: "Los hombres solo bailamos arriba del ring"


 

Parece un tipo rudo. Pero lo primero que escribió el mexicano que firmó los guiones de las películas dirigidas por Alejandro González Iñárritu, Amores Perros, 21 gramos y Babel, fueron cartas de amor. Guillermo Arriaga (53) tenía entonces 10 años. "Me gustaban mucho las niñas. Algunas me traicionaron. Pero como dice Rubén Blades, las penas se pasan caminando", afirma quien dictará un curso de escritura el 28 y 29 de octubre en la Sala Fresno de la UC. Antes, el 26, a las 18 horas, dará una charla abierta en la Finis Terrae. "He venido en dos momentos cruciales a Chile, en la horrible dictadura y ahora, en pleno movimiento estudiantil, con el que sí simpatizo. Mi clase no será la misma de Robert Mckee. Aunque compartimos el gusto por cazar historias, él escribe de ellas sin haber tomado la escopeta", dice sobre el maestro de guionistas que estuvo en el país en 2009 y 2010.

Caminar es lo que más hace Arriaga cuando sale de cacería. La practica con arco y flecha, pero como perdió su olfato a los ocho años en riñas callejeras, no le ha quedado otra que afinar el ojo para capturar a sus víctimas. Sin embargo, hay una presa, el borrego berberisco, cuya cabeza sigue sin tener un lugar en la muralla de su rancho. "No me importa si me muerde una víbora o me devora un animal. Sólo me aterran las alturas y estos animales viven en las cimas más remotas. Cazarlos sería caer por el barranco ", revela.

El precipicio que sí le salva la vida es escribir. Arriaga, amante del desparpajo de Faulkner, de la personalidad bipolar de Ciudad de México, está ahora en Puerto Rico "para afinar un proyecto secreto". Pero también preparando The heart beat of the world, un proyecto de cuatro largometrajes, cada uno con un tema distinto: religión, sexo, vicios y política. Serán estrenados a partir de 2012. El primero es Hablar con Dioses y reúne a realizadores como Emir Kusturica, la india Mira Nair, el japonés Hideo Nakata, el iraní Bahman Ghobadi, el australiano Warwick Thornton y el brasileño José Padilha. Estos realizadores abordarán el catolicismo, el hinduismo, el budismo, el Islam y el candomblé a través de historias cortas de ficción. "Este proyecto reunirá a 45 directores de todo el mundo. Es una película inédita, muy difícil de coordinar, pero me gusta la vida en caída libre", señala.

Arriaga también rodará una historia para Palabras con dioses, pero en México y sobre el ateísmo. "Creí de niño en Dios, pero como se piensa en la existencia de Santa Claus. A los ocho años se me pasó", confiesa quien escribe a modo de puzzle, con realidades que se cruzan, reflejo de cómo funciona su cabeza. Disperso, Arriaga dice que tiene déficit atencional desde chico, pero que en cualquier momento retoma El sol de los venados, la tercera parte de la trilogía sobre la frontera que comenzó con las cintas Los tres entierros de Melquíades (guion dirigido por Tommy Lee Jones y por el que recibió la Palma de Oro en Cannes) y The burning plain. Esta última, la primera cinta que dirigió tras el quiebre con su ex socio Iñárritu. "No volvería a trabajar con él. No miro jamás hacia atrás", reconoce.

Con quien trabaja ahora es con Darren Aronofsky (Cisne negro). Arriaga escribió la adaptación de un reportaje de John Vallient llamado El tigre: una historia verdadera de venganza y supervivencia, que producirá Brad Pitt. "Está inspirada en el caso real de un niño que es devorado por un tigre en Siberia y el padre se suicida de la pena", adelanta.

Arriaga no llora. Prefiere los seres viscerales y por eso elige leer a Pedro Juan Gutiérrez antes que a Roberto Bolaño. También cuenta chistes que se oirán en su clase. Pero de baile, ni hablar. "Los hombres sólo bailamos arriba del ring", remata.

 

latercera.com

23/10/2011 15:08:13

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.