08/03/2021


Noticias de guion

"Héctor", según sus guionistas


 

La cinta ganadora del último festival de Málaga, "Héctor", que acaba de llegar a las pantallas comerciales, se basa en un guion de su directora, Gracia Querejeta, y de David Planell. Ambos nos describen su acercamiento a la historia.

GRACIA QUEREJETA

A lo largo del trabajo de guion, nunca antes – en ninguna de mis tres anteriores películas- había sentido con tanta intensidad eso que muchas veces he oído relatar: en algunas ocasiones, los personajes adquieren vida propia y no queda más remedio que escucharles si queremos que la historia llegue a buen puerto (o quizás debería decir a un puerto natural). Para mi, escribir "Héctor" junto con David Planell ha sido, ante todo, un ejercicio en el que he intentado que los protagonistas se expresasen a su propio ritmo. Y un esfuerzo para dejar a un lado el temor a que no me contasen exactamente lo que yo quería oír.

Quizás todo lo anterior tiene que ver con el hecho de que Héctor, el personaje, llegó a mi de forma imprevista, sin perseguirlo, casi como si él – un chaval de dieciséis años- me buscase: huérfano reciente de madre, en plena adolescencia, sin un padre en el que refugiarse y a cuestas con la imposición de marcharse a vivir con su tía Tere a un barrio en la afueras de la gran ciudad. Este breve punto de partida desató enseguida un montón de preguntas que tardaron tiempo en tener una respuesta: ¿qué acontecimientos o experiencias habían marcado a Héctor?; ¿de qué o cómo había muerto su madre?; ¿por qué su tía tiene que hacerse cargo del chico?; ¿cuáles eran las razones de un padre ausente?......

Presentí desde el principio que debía imponerme una forma de reto que iba a afectar a la estructura del guion y por lo tanto de la película: tratar de contar la historia siempre hacia adelante, sin vueltas atrás, sin flash-backs. ¿Y por qué esa decisión – tan común- se planteaba como un reto?. La primera razón es de orden externo a la propia historia. En mis tres anteriores películas, los flash-backs suponían zonas necesarias para componer el conjunto del relato. Necesitaba, personalmente, huir de una forma de construcción ya utilizada. La segunda razón, la que de verdad hacía de tal opción un reto, está relacionada con uno de los personajes de la historia: Sofía, madre de Héctor, ha muerto cuando se inicia el relato. Pero, sin embargo, es uno de los ejes básicos de la narración. ¿Cómo construir, con todos sus matices, un personaje ausente de la pantalla?, ¿Cómo contar su historia a través del resto de los personajes sin que resultase tedioso?. Confieso que la tentación de recurrir el flash- back estuvo en más de una ocasión a punto de ganar la partida.


DAVID PLANELL

Para mí, la escritura del guion de "Héctor" tuvo dos dificultades fundamentales.

Una, la propia forma de narrar de Gracia, su tono, su estilo si queremos, se basa en acciones mínimas con trayectos emocionales muy ocultos y por tanto, con motivaciones que pueden parecer difusas. Por eso mi obsesión era todo el rato evitar el exceso de ambivalencia y buscar acciones claras, concretas y significativas.

La segunda gran dificultad, y esto nos lo planteamos como un reto casi desde el principio, era reconstruir la historia de una mujer muerta sin usar flash backs, de forma que cuando acabara la película la conociéramos lo bastante como para comprender quién era y por qué hizo lo que hizo. Sofía era un personaje tan personaje como todos los demás, pero sólo se nos presentaba a través del punto de vista de los otros. Cuando el personaje tiene tanto peso, cuando su muerte provoca tanto pero a la vez es una ausencia existe el riesgo de que todo se vuelva verbal y antidramático.

Estos dos desafíos supusieron el principal quebradero de cabeza del proceso de escritura del guion. Yo espero que al final consiguiéramos darle forma al material. Y nos salimos con la nuestra. La película habla por sí sola.


En 1992, Gracia Querejeta dirige su primer largometraje, "Una estación de paso", film con el que obtiene el Premio Especial del Jurado en el Festival de Valladolid. Tras dirigir el documental "El trabajo de rodar" (1994), llega su segunda película "El último viaje de Robert Rylands", que obtuvo los premios a la Mejor Dirección, Mejor Película, Fotografía, Montaje y Música otorgados por el Círculo de Escritores Cinematográficos. Dentro de la serie "El partido del siglo" dirigió en 1997 el capítulo "Di Stefano" y, en 1998, el documental "Primarias", codirigido junto a Fernando León de Aranoa y Azucena Rodríguez. Su tercer largometraje fue "Cuando vuelvas a mi lado" (1999), Premio Especial del Jurado y Premio a la Mejor Fotografía en el Festival de San Sebastián.

Entre los trabajos de Planell como guionista de televisión destacan "A las once en casa", "Todos los hombres sois iguales", "El comisario" y "Hospital Central". Para cine ha escrito "Los hombres siempre mienten" con Fernando León (dirigida por Antonio del Real) y "La guerrilla de la memoria" (dirigida por Javier Corcuera). También es dramaturgo. Su obra "Bazar" ha ganado el Premio Muñoz Seca de Teatro y ha sido representada en Londres en 1997.


© abc guionistas

07/05/2004 01:21:45

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.