12/12/2017


Noticias de guion

Javier Calvo y Javier Ambrossi escriben sobre el estreno del musical español "La llamada"


 

Por Javier Calvo & Javier Ambrossi

Siempre soñamos con que "La llamada" se convirtiera en una película, pero nunca pensamos que ese sueño se pudiera hacer realidad. Estrenamos "La llamada", la obra de teatro, en el hall del Teatro Lara de Madrid en mayo de 2013 con poco más de mil euros en el bolsillo y un equipo de gente que tenía muchísima fe. Muchísima fe en el texto, en el proyecto y en nosotros. Estrenamos como un musical pequeño, underground, inspirado en otros musicales como “The Rocky Horror Picture Show” o “Hedwig and the Angry Inch”. Ambos espectáculos tuvieron inicios muy similares y crecieron poco a poco gracias a los fans hasta llegar a la gran pantalla. Nosotros podemos decir, orgullosos, que nos ha pasado lo mismo. Ahora, ese pequeño musical está a punto de estrenarse en el cine. Y ha sido, en parte, gracias al público que, día a día, ha llenado el teatro y que ha repetido y repetido. A los llamaders.

Y decimos en parte porque si hay alguien que ha conseguido que este sueño se haga realidad son las actrices que hicieron suyos los personajes desde el primer día. Gracias a Belén Cuesta, Macarena García, Anna Castillo y Gracia Olayo, que han hecho que Milagros, María, Susana y Bernarda sean personajes no solo míticos sino también personas de carne y hueso.

Esto es algo que se respiraba en el rodaje. Era increíble ver cómo ellas sabían lo importantes que eran para el proyecto, cómo sentían que habían conseguido juntas llegar hasta ahí. Esto se traducía en un nivel de compromiso, pasión y talento en ebullición como pocas veces hemos visto. "La llamada" es muchas cosas, pero sobre todo es un grupo de actrices descomunales en estado de gracia. Esto es algo que nos dijo Almodóvar, nuestro ídolo número uno y mayor inspiración, después de ver la película. Dijo: “Habéis tenido muchísima suerte con las actrices que tenéis. Porque uno puede escribir la locura que quiera, pero ahí tiene que estar un grupo de actrices dando la cara, haciendo el texto divertido, emocionante y creíble.” Tenía, como siempre, toda la razón. Y nuestras chicas hicieron eso y mucho más. Así que a ellas les daremos siempre las gracias.

Otra parte del milagro que es esta película se llama Enrique Lavigne. Enrique, uno de los mejores productores de cine de España (para nosotros el mejor), se acercó a nosotros una noche después de una función en el teatro. Compró todo el merchandising de la obra y nos dijo unas palabras que sonaban a predicción: “Hola, soy Enrique Lavigne y vamos a convertir "La llamada" en una película maravillosa”. Al principio no sabíamos si estábamos preparados para dirigirla, incluso nos reunimos con distintos directores de cine. Pero en este proceso nos dimos cuenta de que no había nadie que supiera más de los personajes, las situaciones, el humor, la emoción y el tono que nosotros. Nos dimos cuenta de que teníamos toda la película en la cabeza.

Fue entonces cuando Enrique nos dijo que teníamos que rodarla nosotros. Y así, como lo harían Susana y María, nuestras protagonistas de "La llamada", al grito de Lo hacemos y ya vemos, nos embarcamos en la increíble aventura de dirigir nuestra primera película. Por eso decimos que Enrique es el mejor. Porque supo ver antes que nosotros lo que éramos capaces de hacer.

Después de Enrique se sumaron a la aventura RTVE, DeAPlaneta y un grupo de productores alucinantes: José Corbacho, Kike Maíllo, Toni Carrizosa y Jorge Javier Vázquez. Gente a la que admiramos muchísimo y de la que hemos aprendido infinidad de cosas en este proceso. Gente, sobre todo, generosa. Y que ha creído en nosotros siempre.

Hemos intentado hacer una película honesta. Una película divertida y emocionante. Que fuera algo así como una explosión de confeti. Una película de verano como la que nos hacían soñar en los 90, con una premisa loca y atrevida pero de corte clásico, cercano, que dé la vuelta y sea capaz de hablar de nosotros mismos. Porque nosotros nunca quisimos hablar de religión, de Dios ni de monjas. Es solo un marco pop en el que hablar de las cosas que más nos importan. Es un canto a la libertad. Un empujón para tener el valor de ser tú mismo. Habla de lo importante que es cambiar, crecer, sin hacer caso a lo que te dicen los demás.

Para conseguir lo que queríamos en este rodaje ha sido fundamental la labor del equipo. Si el cine ya es en sí mismo un trabajo en grupo, aquí mucho más. Hemos intentado encontrar un equipo de personas que fueran fans de "La llamada" y que compartieran con nosotros los mismos valores y las mismas ganas de disfrutar. Hemos tenido la grandísima suerte de poder debutar junto al talento de un equipo muy inspirador. Migue Amoedo, nuestro director de fotografía, vino a casa cada día durante meses y juntos creamos la imagen y textura de la película y desmenuzamos nuestra historia plano a plano. Él ha sido nuestros ojos y nos ayudó a confiar y a seguir nuestra intuición. Roger Bellés, director de arte, fue un amor a primera vista. Sentimos una conexión brutal con él. Roger vistió los decorados, construyó una cabaña en mitad del campo, llenó la imagen de costumbrismo, calidad y humor todo armónicamente conjuntado de la manera más natural y familiar. Y creó un mundo de fantasía cercano y realista. Es un genio. Ana López es nuestra vestuarista en todos los proyectos que hacemos, desde "La llamada" en el teatro pasando por Paquita Salas. Con una mirada nos entendemos. Sylvie Imbert maquilló a las chicas y nos llenó de alegría a todos. Y Pilar Robla, directora de producción impecable, para nosotros la gran revelación, nos enamoró con su trabajo diario y su manera de ser.

Y Leiva… Leiva creó la banda sonora más bonita que hemos escuchado jamás. Sobra decir que trabajar con Leiva es un privilegio que nunca soñamos que pudiéramos tener.

¿Quién se iba a imaginar que debutaríamos con un equipo así?

"La llamada" es un regalo en todos los sentidos. Un regalo lleno de alegría, emoción, música y fuerza. Una carta de amor al momento más importante de nuestras vidas. Y esperamos que así lo reciba el espectador.

(*): Los jóvenes actores españoles Javier Calvo y Javier Ambrossi crearon el musical teatral de corta duración "La llamada", que se exhibía a modo de entremés en el hall de un teatro, para convertirlo en uno de los éxitos más importantes de la cartelera teatral madrileña en los dos últimos años. Ahora, el avispado productor Enrique López Lavigne ("Tres bodas de más", "Lo imposible", "Lucía y el sexo") se ha unido a sus colegas catalanes José Corbacho y Kike Maíllo para hacer debutar a sus autores como directores-guionistas para trasladarla a la gran pantalla.

abcguionistas

12/10/2017 16:09:27

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.