15/09/2019


Noticias de guion

"La vida que te espera": Todos saben pero ninguno habla


 

Por Manuel Gutiérrez Aragón (*)

Esta historia sucede en un lugar mítico pero real, el Valle del Pas, en el verde norte de España, donde un pueblo milenario parece perdido en el tiempo. Sin embargo, el lugar existe y es allí donde viven dos hermanas jóvenes y guapas: Genia y Val. Val hace los trabajos duros de la casa: ordeña las vacas, hace la comida, barre y friega. En cambio, la hermana pequeña, Genia, es la que estudia, aunque más bien se dedica a practicar danzas orientales, muy de moda entre nuestra juventud. Genia es admirable bailando la danza del vientre en medio de este oscuro y remoto valle. El que no la admira tanto es el padre de ambas hermanas, Gildo, prototipo de pasiego callado y astuto. Es un padre de familia viudo, que esclaviza a sus dos hijas.

A principios de este siglo XXI los pasiegos siguen con las mismas pasiones de hace siglos: los concursos lecheros. Así que la rivalidad entre Gildo y su vecino viene de antiguo. En el transcurso de una discusión ganadera, Gildo mata a su vecino.

Pero no todos los pasiegos siguen las viejas tradiciones: Rai, el hijo del asesinado, es peluquero en la ciudad, huido de un valle duro y arcaico. Rai vuelve al valle, para el entierro de su padre, y allí conoce a Val, la joven hija del presunto asesino de su padre. Pero ¿quién mató realmente a su padre? Rai quiere enterarse y sale con Val sólo para sonsacarla. Y Val sale con Rai sólo por orden de su feroz padre, para sonsacarle. Poco a poco el amor surge entre Val y Rai.

"La vida que te espera" se desarrolla en un microcosmos de padres, hijos y familias vecinas. El estrecho valle en el que se mueven los personajes estrecha a su vez las relaciones. Un crimen de cuya autoría todos suponen, pero ninguno habla, envenena aún más las vidas de los personajes. Hay un cruce de intenciones: el padre envía a su hija, Val, a sonsacar a Rai, hijo de la víctima. ¿Qué sabe? ¿Por qué ha vuelto al valle? ¿Qué busca? Val obedece a su padre. Según se relaciona con Rai, va creciendo entre ellos el amor. Y entonces la ecuación cambia de signo: el padre se vuelve celoso.

En estos valles, todos saben pero ninguno habla. Las relaciones de nuestros protagonistas parecen estar presididas por el lema de sus padres: “Lo que no se habla se borra”. Las largas distancias con la ciudad, el aislamiento de las casas pasiegas unas de otras, la falta de luz eléctrica en muchas de ellas, de servicios, de mínimas comodidades, han creado un carácter aislado, altivo y silencioso. Val y Rai parecen querer escapar de este círculo. Pero lo que les une a él es más fuerte de lo que ellos mismos creen.

(*): Manuel Gutiérrez Aragón, director cántabro, concursa en la próxima Berlinale con este drama que ha coescrito con Angeles González Sinde.

© Alta Films-abc guionistas

28/01/2004 23:05:19

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.