07/08/2020


Noticias de guion

Nadine Labaki escribe sobre "¿Y ahora adónde vamos?"

Labaki
Labaki

Por Nadine Labaki

La historia se desarrolla en un pueblo de la montaña, muy aislado, donde musulmanas y cristianas se unen para evitar, mediante ardides y sacrificios, que sus hombres se maten unos a otros. Así contado parece un drama, pero es un drama en el que abundan las sonrisas y las risas porque, en mi opinión, burlarnos de nuestras desgracias es una forma de sobrevivir y de encontrar la energía necesaria para seguir adelante. En cualquier caso, para mí es una necesidad, y por eso me propuse que esta película fuera tanto una comedia como un drama y que despertara tanto la risa como las emociones.

Aunque el país en el que se desarrolla esa guerra es el Líbano, en ningún momento se pronuncia este nombre porque para mí la guerra entre dos confesiones es universal. Podría muy bien desarrollarse entre suníes y chiíes, entre negros y blancos, entre dos partidos, dos clanes, dos hermanos, dos familias, dos pueblos... Es la imagen misma de todas las guerras civiles en las que la gente de un mismo país se enfrenta entre sí aunque sean vecinos e incluso amigos.

Para esta película no me he inspirado en ninguna historia real, su origen es muy personal. El día 7 de mayo de 2008 supe que estaba esperando un hijo. Ese mismo día, Beirut, una vez más, retomaba el rostro de la guerra: carreteras bloqueadas, aeropuerto cerrado, incendios... Había violencia por todas partes. En esos momentos yo estaba trabajando con Jihad Hojeily, mi coguionista y amigo, y estábamos reflexionando acerca de mi siguiente película. En la ciudad, mientras, había una auténtica guerra callejera: gente que desde hacía años vivía en el mismo inmueble, que había crecido junta, que iba al mismo colegio, se enfrentaba de la mañana a la noche porque no pertenecía a la misma comunidad.

Y entonces me dije: Si yo tuviera un hijo, ¿qué haría yo para impedirle que empuñara un fusil y bajara a la calle? ¿Hasta dónde llegaría para que mi hijo no viera lo que pasa fuera y pensara que debe defender su inmueble, su familia o sus ideas? La película surgió de ahí.

Pero ésta no es una historia sobre la guerra, sino acerca de cómo evitar la guerra. No se puede vivir en el Líbano sin percibir esta amenaza, que al final influye sobre todo lo que hacemos y sobre nuestra forma de expresarnos. Si se es un poco sensible a lo que pasa a nuestro alrededor, no podemos escapar de ello.

En la película hay canciones y bailes, pero no es una comedia musical en el sentido estricto del término, sino que, como yo no quería hacer una película política, las canciones y los bailes me permitían crear un ambiente de cuento. En la película hay acontecimientos muy improbables en mi país y puede que resulten sorprendentes, pero precisamente para tener la libertad de contar esta situación no la he situado en el Líbano y con un tono de cuento.

Al igual que en "Caramel", he dirigido y actuado en "¿Y ahora adónde vamos?", pero asumir estas tareas no es lo difícil en sí, sino que lo complicado es esta película, porque como el personaje principal es el pueblo había que dirigir al mismo tiempo a un centenar de personas, que además, en su mayor parte, no eran actores profesionales.

Me gusta trabajar con actores no profesionales, porque me gusta jugar con la realidad, poner a distintas personas en situaciones diferentes y dejar que evolucionen con su propia verdad. Me gusta experimentar utilizando sus gestos, su voz, sus formas de ser...

Hemos rodado en tres pueblos distintos: Taybeh, Douma y Mechmech. El primero está situado en el valle de la Bekaa, es en realidad un pueblo cristiano y musulmán en el que, como en la película, la mezquita está junto a la iglesia. Tanto para los escenarios como para el vestuario me ha interesado sobre todo que fueran lo más realistas posible en cuanto a materiales y textura, tanto de las paredes y las maderas, como de los tejidos, que reflejaran el paso del tiempo, la pobreza, el aislamiento.

Al igual que en "Caramel", Khaled Mouzanar ha compuesto la música. Khaled es mi marido y el padre de mi hijo. Me gusta mucho su sensibilidad y siempre me sorprende su capacidad para visualizar las imágenes de la película y traducirlas al lenguaje musical desde la lectura del guion y a veces incluso antes de que las ideas o las escenas se hayan escrito...

El título de la película procede de la última frase que se pronuncia en ella. Las mujeres han ideado una última estratagema para que los hombres entiendan lo absurdo de la guerra, pero no saben qué va a pasar a continuación: “Et maintenant on va où?” (¿Y ahora adónde vamos?). No tengo ninguna respuesta.

(*): Labaki estrenó en España el 2 de marzo su segunda película como realizadora. Además de actriz y guionista, esta libanesa muy vinculada con Francia ha dirigido además cortos, spots publicitarios y videoclips musicales. Debutó en el largo con "Caramel" (2006).

abcguionistas, con información de ALTA FILMS

17/03/2012 08:45:41

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.