24/10/2020


Noticias de guion

El próximo taller de guionistas europeos TASTE, en Valencia y Budapest

Wendy Everett
Wendy Everett

Una nueva edición de TASTE (The Art of Screenwriting with Transnational Elements), taller diseñado por la Fundación para la Investigación del Audiovisual (FIA) con el apoyo del programa MEDIA de la Unión Europea, para fomentar la escritura y la producción de películas dirigidas a audiencias transnacionales, tendrá lugar en las ciudades de Valencia y Budapest durante el año 2006, según han decidido sus organizadores, que también elaboraron unas conclusiones a su primer encuentro.

De esta manera se asegura la continuidad de los trabajos desarrollados en la 1ª edición , que ha tenido lugar del 11 al 15 de julio en la sede valenciana de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

La veintena de escritores venidos de ocho países europeos han considerado TASTE una magnífica oportunidad para identificar los rasgos de las películas “transnacionales”, películas de presupuesto limitado, pero con una historia muy potente, en la que personajes bien caracterizados consiguen transmitir emociones universales que interesan efectivamente a audiencias de distintos países, según explicó uno de los participantes, el productor español Antonio Saura.

Como ejemplos de este nuevo tipo de cine “característico de la época de la globalización” -según el guionista y experto belga Patrick Cattrysse -, se estudiaron tres títulos de éxito como Goodbye Lenin, Mi vida sin mí y Los chicos del coro. Sus guionistas, Bernd Lichtenberg, Isabel Coixet y Philippe Lopes-Curval debatieron con los participantes las claves del proceso creativo que les llevó a elegir un tema y desarrollarlo de una peculiar manera.

Las películas transnacionales tienen una distribución propia, ajena, en principio, a los intereses de las grandes multinacionales norteamericanas pero son capaces, según expuso el analista Fernando Labrada con los datos proporcionados por el nuevo programa Cinebase, de hacer importantes recaudaciones permaneciendo muchas semanas en cartel e interesando al público por medio de canales de promoción alternativos.

Al tratarse de una obra de arte, tanto los expertos como los guionistas insistieron en la singularidad de cada una de las películas, pero hubo un acuerdo muy alto al señalar que, a diferencia de las películas norteamericanas made in Hollywood, el cine europeo transnacional subraya la importancia de los personajes y, partiendo de una premisa sorprendente, consigue despertar en el espectador un interés en la exploración de situaciones que todos podemos reconocer como propias.

De igual manera, se reconoció que la revolución digital que vive en estos momentos el audiovisual puede favorecer extraordinariamente este tipo de cine.


Películas intimistas y crítica político-social

Las películas autobiográficas realizadas por muchos directores europeos en los años 70 y 80 marcaron la tendencia a un cine intimista, que utiliza una historia personal para reflejar la realidad de una región o un país, sin miedo a tratar problemas sociales o políticos ni a cuestionar puntos de vista sobre asuntos complejos o incluso dolorosos, como la pobreza y la exclusión o la sexualidad. Este tipo de cine se enriquece en los 90 y en la actualidad con narraciones de viajes que permiten a los directores plantear cuestiones relacionadas con la identidad, como las diferencias lingüísticas y culturales, los estereotipos y los prejuicios.

Al mismo tiempo, las películas autobiográficas y de viajes reflejan la obsesión de Europa por revisar el pasado como una forma de avanzar hacia el futuro .

Esta obsesión por el pasado la encontramos en éxitos tan recientes como Good bye Lenin (Wolfgang Becker, 2003) Y El hundimiento (Oliver Hirshbleger, 2004).

Así se resume la Visión histórica del cine europeo, expuesta por la catedrática de Cine de la Universidad de Bath (Inglaterra), Wendy Everett, durante la primera jornada de TASTE.

Para la co-editora de la colección Nuevos estudios de cine europeo del grupo editorial Peter Lang, en un presente complejo, definido por la pluralidad, la diversidad y la diferencia, ahora más que nunca necesitamos nuestras propias imágenes para contar nuestras historias y explorar nuestros propios mitos e identidades.

“Mientras que las películas de Hollywood están destinadas a satisfacer a la audiencia, con líneas narrativas claras y conclusiones ambiguas, las películas europeas están en constante transformación, a través de los infinitos viajes personales que ofrecen”- asegura Everett.

Por otro lado, la experta cree que, aunque la habilidad del cine europeo para explorar experiencias fundamentales a través de películas íntimas, sin excluir el entretenimiento y la provocación, se ve amenazada por la presión de la rentabilidad, se percibe entre los cineastas del Viejo Continente un creciente optimismo. “Sobre todo, parece persistir la creencia en la necesidad de tener nuestras propias imágenes y contar nuestras propias historias”- dice Wendy Everett.

Como prueba del buen momento cualitativo que vive el cine europeo, la experta destaca el hecho de que, en el último Festival de Berlín, más de la mitad de películas que competían por el oso de Oro o de Plata eran europeas. Asimismo, el Festival de Cannes, estuvo dominado este año por films europeos.


Trabajo en red para mejorar el cine europeo

En sus conclusiones, los participantes en TASTE manifestaron el deseo de aprovechar el encuentro celebrado en Valencia como una oportunidad única para seguir trabajando en red, de manera que pueda ir ampliándose un grupo de escritores cinematográficos que, desde países y situaciones distintos, puedan avanzar juntos en la creación y producción de un nuevo tipo de películas que permitan reconquistar el gusto de las audiencias europeas e internacionales.

Durante el transcurso del seminario, la secretaria autonómica de Relaciones Institucionales y Comunicación de la Generalitat Valenciana, Paula Sánchez de León, manifestó el apoyo de la Generalitat a la continuidad de la iniciativa.

En este sentido, tanto Christian Biegalsky, director del Conservatoire Europeen de L’ Ecriture Audiovisual, de París, como Oliver Schutte, director de la Media Drebuch School de Berlín y Kristhine Esthergalyos, directora de Katapultafilms de Budapest, se mostraron dispuestos a participar en una nueva edición de TASTE organizada por la FIA . Asimismo, el director de esta institución, Joan Álvarez, anunció que tendría dos sesiones de trabajo que se realizarían en Valencia y en la capital húngara con el fin de facilitar la incorporación de cineastas de los nuevos países UE en el proyecto liderado desde Valencia.

© abc guionistas

20/07/2005 21:25:53

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.