31/10/2014


Noticias de guion

Benito Zambrano: "He escrito cosas de Cuba que consideraba excesivas y luego me las he encontrado en la realidad más fuertes"

Zambrano
Zambrano

De la miseria bien acompañada al éxito que todo lo arrastra... La nueva película del lebrijano Benito Zambrano marca su regreso a Cuba, país donde estudió cine y del que nunca se ha ido del todo, al menos con los sentimientos. Dos jóvenes músicos reciben una oferta para grabar discos de parte de productores españoles, que puede ser un golpe de fortuna o un punto de ruptura también con la mejor parte de sus vidas. "Habana Blues", en las salas españolas desde el 18 de marzo. Es el segundo guion de Zambrano que se convierte en película, y a él se refiere en esta entrevista.

- Habana Blues empezó a gestarse como guion con muy poca diferencia con "Solas", aunque acabó haciéndose película bastante después...

Pues eso, yo estudié cine en la escuela de Cuba del 92 al 94. Solas era un proyecto que me había llevado de España. Se puede decir que cuando llegué a Cuba estaba embarazado de "Solas" y luego me embaracé de "Habana Blues". Cuando terminé de estudiar yo había cambiado. Originalmente "Solas estaba concebida", más que como un guion, como un ejercicio. En La Habana terminé una primera versión y me quedé con las ganas de rodar en Cuba, con profesores que había tenido en la escuela, personas que había conocido.... Y un día escuchando un concierto de uno de los grandes de la nueva música cubana, viéndolos a ellos, se me detonó la historia de un músico negro. Hice unos primeros borradores en el 94 y en el 96 ya eran un primer guion.


- De manera que tenía usted dos guiones y ningún productor...

Sí, tenía "Solas" y "Negro", que es como se llamaba originalmente "Habana Blues". Y como sucede con todas las ideas, con el paso del tiempo mutó. Hasta que me sucedió que en el 97 tenía dos guiones en la maleta y estaba volviendo a España. En uno de esos viajes conocí a Antonio Pérez, que es el productor de las dos películas y le pasé los dos proyectos. Yo entonces quería hacer "Habana Blues", pero era más complicado: el guion era más incompleto y Antonio decidió con muy buen criterio que nos sería más fácil hacer "Solas". Y la hicimos.


- La experiencia de esa cinta es insólita en el cine español. Una opera prima de un completo desconocido, sin actores famosos, pero con un guion tan potente como para arrastrar al público con el boca a oído.

A mí esa extraordinaria acogida de "Solas" me descentró un poco, no me la esperaba. Así que pasó algún tiempo de festivales, premios y demás reconocimientos y como todavía no estaba del todo en mi sitio acepté rodar una serie por encargo, "Padre coraje". Creí que de esa manera correría menos riesgo de embarcarme en la segunda todavía perplejo por el éxito de la primera. Pero bueno, luego la serie también se complicó y se convirtió en algo grande que me tuvo ocupado hasta el 2000, más o menos. Y ya entonces retomé "Habana Blues". Es un proyecto que cuando decidimos recuperar nos obligó a volver a La Habana para actualizar el guion. Y nos encontramos con que la música y su realidad sí habían cambiado un poco yo recordaba una onda un poco más en plan trovador, tipo Ismael Serrano, Pedro Guerra... Pero cuando volví a Cuba me encontré con la influencia del hip hop y otras influencias que se me escapaban. De manera que nos pusimos a investigar, a conocer músicos... y de ahí surgió el nuevo planteamiento, que nos ha llevado dos años.


- ¿En el guion de Habana Blues la música es un elemento dramático más?

Los protas son músicos y eso hace que la música tenga un protagonismo importante. Era una excusa para adentrarnos en el mundo de la gente joven de La Habana, que es muy peculiar y muy desconocida y que siempre ha vivido muy cerca de la música. En la peli la música ayuda a contar parte de la historia. Algunas cosas que suceden se cuentan a través de ella: están conectadas con el momento dramático de la película.


- ¿Qué cree que hace de Cuba algo tan fascinante para mucha gente?

Es una pregunta que te haces miles de veces. Es un país destrozado, bajo un régimen insoportable, lleno de gente que quiere salir... Hay tantos elementos negativos... Y sin embargo, su forma de vivir la vida y su forma de ser es increíble. Las relaciones humanas, el trato que tienen entre ellos... generan un exotismo magnético para cualquier extranjero. En Cuba cada día es una aventura distinta. Aquí la gente cree que vive mejor con sus trabajos, sus coches y sus vacaciones. Vivimos instalados en una rutina en la que nada cambia y el futuro está asegurado. Allí, en cambio, mañana no existe.


- ... Y es un país donde cualquier cosa puede ocurrir, donde como dijo alguien lo surrealista podría pasar por costumbrismo. ¿Está eso en su guion?

Si, en Cuba la realidad supera a la ficción. Cualquier chorrada, aún siendo invención tuya al escribir, te la encuentras luego por duplicado. La realidad siempre supera la ficción. El amor, el desamor, el terrorismo, todo lo que sucede con el paso del tiempo es todo el pasto del que la imaginación se alimenta. En Cuba la realidad tiene un poso de surrealismo que no se encuentra sólo con la imaginación. Más de una vez he escrito cosas que consideraba excesivas y luego me las he encontrado en la realidad y eran mucho más fuertes.


- ¿Qué cree que la gente espera de esta historia y qué se van a encontrar?

No lo sé. Después de "Solas"... yo quería que la película no fuera una ofensa a la inteligencia del espectador. Imagino que querrán algo profundo, una película con personajes como aquellos. La historia es distinta y lo único que ofrezco es eso: unos personajes que sufren, lloran, sonríen... y que espero que entretengan, que la historia que protagonizan no sea aburrida. Las historias te vienen de dónde te vienen. No calculo, ni me preparo lo que haré el año que viene. Es algo mucho más espontáneo y libre. Sólo procuro que la historia esté bien contada, que no aburra y explicarla de la manera más sencilla y que mejor llegue. Mi única meta es que eso guste, emocione, entretenga, llegue al corazón de la gente. Lo que tú quieres es que lo sienta el mayor número de gente.


- ¿Cree que va a poder hablarse de un "estilo Zambrano" después de éste su segundo guion estrenado?

Para mí la segunda de Amenábar no tiene nada que ver con la tercera. No creo que se pueda generalizar. No creo que "Habana Blues" defina un estilo, lo que va a ser mi cine, ni que alguien que haya visto "Solas" me reconozca luego en Habana Blues sin saber que es mía. Puedes ver una forma de abordar las historias, denominadores comunes a la hora de afinar el vocabulario emocional. Creo que no tendrá nada que ver con "Solas", aunque se pueda reconocer mi forma de mirar a las cosas en determinados momentos.

© Maestranza Films / abc guionistas

03/03/2005 21:47:47

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.