20/06/2019


Noticias de guion

Carlos Azpúrua habla sobre los cambios efectuados en el guion de "Mi vida por Sharon"

Azpúrua y Mimi Lazo
Azpúrua y Mimi Lazo

Desde el pasado fin de semana en los cines venezolanos, Mi Vida por Sharon o ¿Qué te pasa a ti? es el título de la más reciente película del realizador Carlos Azpúrua, galardonado este año con el Premio Nacional de Cine. Autor de films tan conocidos como Amaneció de golpe o Disparen a matar, así como de documentales de denuncia, el nuevo trabajo de Azpúrua es una comedia sentimental de enredos que protagonizan populares actores venezolanos, como Carlos Mata, Mimí Lazo, Anabel Rivero, Marian Valero y Javier Paredes, escrita por Mónica Montañés.

Montañés tiene una amplia experiencia como escritora de telenovelas, pero nunca había firmado un guion cinematográfico hasta ahora. Autora del exitoso monólogo teatral El aplauso va por dentro y de la telenovela Voltea pá que te enamores, es -para Carlos Azpúrua- la heredera de Cabrujas, por la capacidad que tiene para interpretar al venezolano.

Mi Vida por Sharon o ¿Qué te pasa a tí? se centra en un día en la vida de Carlos López (Carlos Mata), un típico macho criollo que vive aparentando lo que no es y quien con su gran labia trata de reconquistar a su ex mujer, Pastora (Mimí Lazo), resolver la relación con su joven amante y, sobre todo, recuperar a Sharon, la gran pasión de su vida y rival de sus mujeres. Carlos está dispuesto a aceptar todas las pérdidas de su vida, su trabajo, su ex mujer, su nueva pareja, pero la de Sharon, no; por lo que después de enfrentar un secuestro comienza una intensa aventura para recuperarla aún a riesgo de su vida.

¿Cómo surge la idea de "Mi vida por Sharon”?”

La historia parte de un episodio absolutamente real, en el que fui secuestrado por un grupo de delincuentes que trataron de robarme la camioneta, pero en medio de aquel conflicto se desarrolló una situación afectiva, que me dio pie para resolverla. Y para esta película, el explorar la comunicación entre un delincuente y un pícaro criollo, cuya salida estuvo en entender el código de esos seres, me fascinó. A raíz del secuestro me surge la idea de desarrollar las contradicciones de mi vida y de una manera u otra, digamos, la de los personajes que estaban cerca de mi en ese momento y fue realmente impactante.

Entonces, se me ocurrió la posibilidad de desarrollar el tema con humor, con sarcasmo, sin intenciones de juzgar a quienes me secuestraron, ni a nadie. Los seres humanos somos buenos y malos. Así sea el delincuente más furibundo, así sea la persona más buena del mundo, está llena de contradicciones. Creo que lo que me interesa de "Mi Vida con Sharon" es haber podido desarrollar un lenguaje, situaciones paralelas que gradualmente van cambiando en medio del proceso dramático. Y sobre todo, manejar el humor y al sarcasmo como elementos superefectivos para narrar las diferencias y las contradicciones de la sociedad venezolana actual.

Entonces, hay bastante de sí mismo en esta película...

Si, esta película tiene, de una manera u otra, parte de mis vivencias, de mis contradicciones, de mis experiencias. La vida afectiva de Carlos, el protagonista de la película, aunque tiene mucho de ficción, también tiene mucho de mi vida, que también, a veces está hecha trizas y pedazos. Carlos vive situaciones muy azarosas en medio de anhelos y posibilidades de recuperar su matrimonio y, al mismo tiempo, vive tremendas contradicciones, ya que cumple con sus compromisos pero el destino le guarda sorpresas bien particulares que se van desencadenando al calor de la película.

Aunque la historia tiene que ver con su propia vida elige a una guionista, Mónica Montañés, para escribirla.

Yo me senté a hablar con Mónica 2 ó 3 veces y, a partir de allí, ella escribe "Mi vida por Sharon y empieza todo el proceso de evolución". Entonces surge el gran drama entre los directores y los guionistas y es que tú, como Director, tienes que ubicar eso que es literatura en el cine. Es decir, lo que tú tienes realmente que hacer es que la intención, el concepto de la historia quede en la historia que tú vas a narrar cinematográficamente.

¿Tuvo entonces que realizar cambios sobre el texto?

Un guion tiene varias implosiones. Una implosión podría ser la lectura de los personajes donde se sienten más cómodos con un dialogo que con otro. Una lectura de un guion implica que te des cuenta que es muy largo, que tienes secuencias extremadamente largas, diálogos que tienes que recortar.

¿Puede ahondar en este tema?

La puesta en escena de un guion implica que el mínimo movimiento de las cámaras y la interacción con los actores te modifica, de alguna manera, produce de nuevo una implosión en lo que está planteado. Y después llega, quizás, la mayor implosión, por decírtelo más fuerte: la de montaje. Puedes editar toda la película cronológicamente, como estaba hecha, o después te das cuenta que es mejor empezarla el final, por darte un ejemplo extremo. O terminas con una película de dos horas y tienes que reducirla a 94 minutos, y ves que se te cae la secuencia, que es repetitiva… y la otra implosión es todo lo que implica la connotación de ese drama, ¿verdad?, darle la connotación a través de la música…

En resumen, ¿como considera usted un guion a la hora de rodarlo?

El guion cinematográfico es una conversación, una discusión, o una reflexión, que no se agota, entre un director de cine y los guionistas. Siempre los guionistas terminan con un sabor bastante particular en la boca. Pero lo importante es que quien escriba entienda que el espíritu, el concepto, la opción narrativa, la interpretación subjetiva de los personajes y, sobre todo, la orientación de la historia está interpretada dentro de todo ese proceso tan complejo que es realizar un largometraje. Y allí radica, muchas veces, las diferencias que pueden haber entre quien escribe y quien dirige para cine.

© C.A./ abc guionistas

13/11/2006 16:59:39

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.