23/04/2019


Noticias de guion

César Benítez: “El mundo del cine gira en torno al guion”


 

Es uno de los productores más prolíficos y sobre todo –dicen- con más suerte del cine español. Objetivamente, si lo comparamos con otros colegas suyos, en su filmografía el concepto “éxito comercial” aparece con más frecuencia que en la de otros. Para empezar, respaldó a Gómez Pereira en una serie de comedias claves para el resurgimiento del cine español y la recuperación del público (“Salsa rosa”, “El amor perjudica seriamente la salud”, “Boca a boca”...). También ha hecho con otros directores “Cha-cha-cha”, “Novios”, “Insomnio”, “La gran vida”... Ahora, mientras en la cartelera triunfa su cinta “Planta 4ª” y en su oficina bullen los proyectos, después de haber encontrado importantes socios financieros, hablamos con César Benítez sobre su relación como productor con el guion y sus autores.

¿Cuántos guiones de media suelen recibir en su productora, Boca a Boca, al mes?

De los que te llegan por generación espontánea, la media debe rondar entre quince a veinticinco guiones al mes. Estos, los que te mandan a través de correo, a través de mensajero, sin saber muy bien su origen. Luego tienes los de los profesionales que ya conoces, que te llaman y te mandan un proyecto.


¿Qué tipo de filtros utilizan para la selección de los guiones que les llegan? ¿Tienen un comité de selección o un grupo de lectores dentro de la productora?

Se ha establecido un registro de entrada que sí es muy importante porque hemos tenido problemas con la afluencia de guiones. Automáticamente se pasan a un grupo de lectores en el que te hacen un estudio muy sencillo: sacan una sinopsis y los valoran por datos de calificación. Sobre los guiones más interesantes y/o mejor puntuados, se hace una segunda lectura, ya de dentro del personal directivo de esta compañía. Los que pasen esta criba, pues me los leo.


¿Qué recibe más? ¿guiones de TV o guiones sobre proyectos cinematográficos?

Fundamentalmente de cine. De televisión llegan muy pocos, alguna que otra idea, pero generalmente lo que llega son guiones cinematográficos. De hecho nunca me ha llegado vía correo ordinario un guion para una serie de televisión. No es frecuente. A Boca a Boca habrán llegado por esa vía, unos diez proyectos televisivos en total.


¿Qué le parece el formato en que se presentan los guiones en España? ¿Le gustaría que hubiese un formato más o menos estándar como ocurre en América? ¿Cree que eso facilitaría la lectura para el productor?

Sí que lo agradecería, porque además resulta básico a la hora de desglosar un guion, a la hora de calcular los tiempos, de elaborar las órdenes de trabajo. Además te permitiría valorar los tiempos de la misma forma en una historia que en otra. En la productora, lo que nosotros hacemos es que cualquier guion recibido lo pasamos a nuestro formato, de manera que tenemos muy clara la medida de ese guion.


En su caso, a la hora de decidirse a producir un guion, ¿lo hace porque trata un tema que en ese momentote parece atractivo o comercial, o simplemente porque le gusta el guion?

Depende. Lo que si es cierto es que cuando estamos buscando un tema concreto, lo que hago es encargar el proyecto dentro de la productora. Trabajamos con muchísimos guionistas y formamos una especie de concurso interno en el que pedimos una sinopsis sobre el tema para luego decidir a quien se lo encargamos dentro de nuestra compañía.


¿Qué es lo que valora por encima de todo a la hora de aceptar o rechazar un proyecto?

Lo que se mira fundamentalmente es la idea, el tema y luego cómo está escrito el guion. También nos fijamos mucho si hay una idea aprovechable, si detrás hay un guionista con talento, porque a lo mejor resulta que ese guion no nos interesa pero sí nos interesa la persona que lo ha escrito. Evidentemente este mundo gira en torno al guion. Si no hay historias no existe el proyecto y cada vez necesitamos buscar nuevos guionistas con talento. En definitiva, lo que contemplamos es, sobre todo, si el guion merece la pena por si mismo o por la persona que lo escribe.


Si de pronto encontrase a ese guionista con talento, ¿tendría cabida en su productora o en sus proyectos?

Esta es la productora en que más gente ha debutado, por lo cual no cabe la menor duda de que tendría cabida total, y de hecho ya se ha demostrado.


¿Es partidario de analizar las historias, los guiones, para obtener un mayor rendimiento de la obra, para maximizar sus cualidades?

Sí lo soy. Creo que las cosas cuanto más se hablen, cuanto más se estudien, pues muchísimo mejor para todos. Sobre todo, e insisto, en un elemento como el nuestro, el guion, donde entre la obra y el resultado final se interponen mil cosas, es muy importante. Cualquier secuencia escrita debe ser rodada y por tanto debe ser analizada por el director de fotografía, por los actores, por el decorador, por el director… por todo el mundo.


Entonces, ¿estaría a favor de obtener un análisis profesional de un doctor de guiones?

Yo opino que es bueno analizar el elemento técnico de un guion. Luego el elemento artístico es más complicado porque depende más de la de intuición, del tema, del proyecto del guionista que es quien lo ha parido, del productor que decide hacer la película, del director que es quien lo va a llevar a cabo. Es decir, hay una parte más intuitiva, más relacionada con la inspiración que es muy difícil de juzgar, pero el elemento técnico debe ser valorado.


¿Qué piensa del estado de salud del guion español en la actualidad?

Francamente yo creo que está verde. Sí, creo que en España, quizá porque es una profesión muy autodidacta, se carece de una formación real, una formación técnica. Los guiones que recibimos normalmente vienen carentes de ritmo y la mayoría son muy largos. Existen unas reglas básicas que los americanos cumplen muy bien. Hay un libro estupendo de Linda Seger que te plasma las necesidades básicas a la hora de escribir una película con un espíritu comercial. Aquí esas reglas no se respetan. Creo sinceramente que es porque hay una falta de formación técnica por parte de los guionistas españoles.


Entonces, ¿aconsejaría a los guionistas nóveles a recibir una formación específica sobre las técnicas del guion?

Sí, yo creo que es fundamental porque el cine tiene un componente artístico y un componente técnico. Del mismo modo, el guion también debe tener un componente artístico, es evidente, y un componente técnico. Lo que no sé es qué sitios hay que sean realmente buenos. El guion es un elemento muy técnico y hay que saber dominar esa técnica. Yo no entiendo cómo se puede escribir un guion de ciento sesenta páginas cuando uno de más de cien, ciento diez páginas, es un guion que está largo ya de entrada. Existen unas reglas de juego que como se desconocen no se usan y que sin embargo son muy eficaces a la hora de poder llevar adelante un proyecto cinematográfico.


¿Qué otras formas de aprendizaje les recomendaría?

Hay un ejercicio que creo que es fantástico: leer guiones y ver sus películas. Los americanos tienen una técnica muy clara. Puede tratarse de guiones malos, con más o menos talento, pueden ser de comedia o drama, pero técnicamente todos son muy similares y en cualquier caso resultan técnicamente eficaces y correctos. Aconsejo leer un guion y luego ver la película. Para mí es uno de los aprendizajes más efectivos que hay.


¿Cree que el guionistas profesional, con al menos una obra proyectada o emitida públicamente, cumple estas normas básicas?

Yo creo que funcionará de una manera inconsciente. No sé si resulta una frivolidad afirmar que la experiencia te da una fórmula de hacer las cosas, de tal manera que aquí en España, aun habiendo grandes guionista, hay pocos grandes guionistas. Es un campo que está todavía por explorar, que tiene que crecer. Por supuesto si creo que un guionista que esté consagrado por oficio ha aprendido un método de trabajo que tiene mucho que ver con estas reglas.


Con qué tipo de guionistas prefiere trabajar, ¿con uno ya consagrado en la profesión, que puede resultar más reacio a las modificaciones de su obra, o con un guionista que empieza?

Yo prefiero un guionista con talento. Me da igual que sea nuevo o que sea viejo. No todos los consagrados tienen talento. Lo que falta, en general, en esta profesión es humildad. No solamente en el mundo de los guionistas, sino también en el mundo de los directores, de los productores…Cada vez que dices algo estás como alterando su obra maestra y claro es muy difícil explicarles que eso no es una obra maestra.


Muchos guionistas se quejan de que sus guiones no han sido respetados a la hora de rodarlos y que han sufrido numerosos cambios relacionados con los distintos componentes de una producción. ¿Qué opina al respecto?

Que eso es una obra audiovisual: una unión de muchos elementos técnicos y artísticos. El autor de un guion no es el autor de una novela al que lo único que se le interpone en su proceso es una máquina de escribir o un ordenador. En esta profesión se te oponen muchas cosas: un director, un director de fotografía, unos decorados, etc. Entonces, lo que hace falta en primer lugar es que conozca suficientemente el medio para poder visualizar como se va a realizar lo que uno está escribiendo. Yo he leído secuencias de guiones en que resultaba prácticamente imposible averiguar la idea que el autor debía tener en la cabeza, pero claro, él tampoco sabía como había que llevar a cabo esa transformación de su idea en imagen. Yo creo que un guionista debe saber lo que es posible, lo que es viable y lo que resulta necesario para llevar a la pantalla lo que es su idea.


¿Qué otros consejos daría a un guionista que empieza?

De entrada que vea mucho cine, que lea los guiones y luego vea las películas. De hecho muchos guiones se están editando ya. Que intente conocer el sistema de rodaje de una película, que aprenda la parte técnica, que no es ninguna tontería y tampoco va en detrimento de su creatividad. Y después que escriba y escriba y escriba….


¿Y Qué aventura debería estar dispuesto a emprender para que un guion suyo fuera leído por una productora como Boca a Boca?

Que lo intente, es decir, que llame a muchas puertas, que este es un oficio, que a mí, que empecé hace treinta años, me dijeron que era un oficio de pesados. Entonces no hay que cortarse, hay que ser pesado, insistir, llamar y llama y llamar… Porque el día que se te abre una puerta a lo mejor es tu gran oportunidad. Sobre todo que sea constante.


¿Qué virtudes, actitudes o conocimientos les sugeriría que cultivaran?

Que intenten ser efectivos más que originales. Muchas veces queremos contar algo totalmente nuevo mientras que las cosas, la vida, el ser humano, siguen siendo iguales que hace cinco mil años. No hemos cambiado. Cambia la manera en que vivimos las cosas pero no la esencia. Es decir, la historia. Desde el teatro griego está todo contado. El hombre sigue viviendo por lo mismo, por la pasión, el odio, los celos, el hambre, la codicia… Es lo que mueve al ser humano, ahora y hace cinco mil años. Se trata de cómo contarlo. Que tampoco se coman mucho el coco con esto, porque los hombres seguimos siendo los mismos. Al final vamos a contar la misma historia.

© abc guionistas

28/01/2004 23:38:10

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.