29/10/2020


Noticias de guion

Christophe Offenstein habla sobre la coproducción franco-española "En solitario / En solitaire"

Cluzet con Offenstein
Cluzet con Offenstein

El francés Christophe Offenstein (director de fotografía de "Pequeñas Mentiras sin Importancia" y otras recientes películas francesas) se lanza a la dirección con "En solitario / En solitaire", protagonizada por François Cluzet ("Intocable") con la que participó en el Festival Internacional de Cine de Gijón, donde obtuvo un premio del público. En Francia ha llegado a los 5,6 millones de dólares, desde su estreno el mes pasado, y el próximo 1 de enero llega a las salas españolas, país coproductor. En charla exclusiva con NOTICINE.com, el nuevo realizador, y coguionista con Jean Cottin y Frédéric Petitjean, y más veterano fotógrafo dice no querer decantarse por ninguna de las dos tareas.

- ¿Cómo surgió este proyecto?
La idea que se esconde tras la película ya era barajada por la productora desde tiempo atrás. Hacía ya unos cincuenta años que la idea existía sin desarrollarse. Se habían escrito varios guiones, pero ninguno de ellos había llegado a buen término. Mi productor me propuso realizar el guion y yo dije que sí.

- Nos encontramos ante una cinta de aventuras, rodada en alta mar. ¿Fue muy complejo el rodaje?
La verdad es que sí. Fue una elección que tomamos desde el principio, queríamos rodar en decorados naturales. Por eso, desde el comienzo nos expusimos a las dificultades, aunque es cierto que no sabíamos hasta qué punto era complicado rodar en mar abierta, pero nos preparamos para ello y al final, lo logramos.

- ¿Llevó mucho tiempo?
43 días en alta mar. 53 días en total con el resto del rodaje.

- ¿Por qué se escogió al español José Coronado?
La película es una coproducción franco-belga-española y todo lo que tenía que ver con los sponsors era español. Yo conocí a José en París, cuando estaba rodando allí. Es un hombre extraordinario, con el que me entendí desde el principio y muy accesible. La pena es que al final tuve que cortar muchas de las escenas en las que salía porque quería orientar más la película hacia la relación existente entre los dos personajes principales y no tanto hacia los industriales. Por eso, tuvimos que ocultar un poco su personaje y esta parte de sponsors, que consideramos que era menos interesante para la historia. Pero no tiene nada que ver con su prestación, que fue excelente.

- ¿Qué tiene su película de especial?
Yo quise abrir la película a un público amplio y es el primer elemento que yo destacaría. Intenté hacer una película popular con la que cualquiera pudiera identificarse. Cuando uno hace cine, tiene que tratar de llegar al máximo número de personas, al menos conseguir que el público pueda recibir la cinta en un primer grado y digerir el mensaje que se quiere transmitir. En segundo lugar, destacaría la relación humana que se muestra en el film. Las relaciones humanas nos pertenecen a todos y se rebelan en todos. Por eso, destacaría esa relación humana que se da en un contexto duro, delicado, en el que es difícil salir adelante.

- ¿Qué le ha aportado la experiencia como director?
Creo que ha sido muy enriquecedora, pero además, es verdad que la relación con el proyecto artístico es diferente cuando uno es director. Cuando uno es director de fotografía sí que es verdad que uno trabaja al servicio de otra persona y procuras hacerlo bien para otros. Sin embargo, como director la responsabilidad es mucho mayor, pero también la huella que uno deja en la película. Hay que combinar la experiencia con la parte artística de la película y yo creo que esto es lo realmente interesante para mí. Uno puede expresar con sus propios medios, experiencias y lagunas. Uno, siendo director se sitúa en primer plano y para mí, esto es el culmen en la creación artística.

- ¿Le gustaría dirigir a algún actor o actriz?
(Risas). Robert De Niro, Al Pacino… No estaría mal. Pero no, no particularmente. Yo creo que siempre hay un actor idóneo para el personaje que uno ha escrito o concebido y yo la verdad es que tengo un gran respeto hacia todos los actores. Ellos están expuestos y uno cuenta historias a través de esos actores. Pienso que la elección del actor tiene que ser no analítica sino instintiva. Yo tengo la suerte de conocer a muchos.

- De sus trabajos como director de fotografía, ¿cuál escogería?
No lo sé. Quizás, "Blood Ties". "No se lo digas a nadie" sería otra a destacar. Hay otras cintas más pequeñas, más intimistas de las que también me siento orgulloso.

- Una vez comprobadas ambas experiencias, ¿con qué se queda, director de fotografía o realizador?
No hay ninguna de las dos actividades que prefiera. Son dos enfoques artísticos distintos. Creo que como director de fotografía seguiré trabajando. Cuando uno maneja bien las técnicas de director de fotografía es un placer colaborar con un amigo director de cine que necesita tu ayuda. Pero pienso que si volviese a hacer una película, me gustaría desarrollar las dos actividades, porque así tendría una visión de conjunto y no tendría que explicar al director de fotografía lo que yo quiero que se haga. Al final las emociones pertenecen a cada uno y es difícil hacerse comprender y colaborar con otra persona.

- ¿Qué virtudes considera indispensables para llegar a ser un buen director?
Primero, hay que tener ganas de contar una historia y sentir la pasión necesaria para dirigir a los actores. Además, hay que hacer que ellos consigan interpretar. Esta es la base de toda buena dirección. Luego, es importante el desarrollo de la propia dirección, tratar de hacer que todo sea fácil y fluya.

- ¿Soñaba desde niño con llegar a trabajar en este mundo o fue algo que llegó por casualidad?
Extrañamente, no era mi sueño. Yo siempre había querido trabajar con la imagen y de hecho, fui a una escuela de fotografía y fue esto lo que me llevó al cine. Pero todo ello sucedió con una progresión lenta porque yo comencé desde muy abajo. Para mí, dirigir no ha sido un sueño, sino una pasión, una obsesión que se ha ido construyendo.

- ¿Cómo recuerda su primer trabajo en la profesión?
La primera vez que trabajé en el cine, fue en unos estudios en París que ya no existen y era una producción española. Era una película en blanco y negro y mi trabajo era montar proyectores e iluminar pasarelas, limpiar las lentes… Mi primer recuerdo es que estaba totalmente sorprendido porque en aquel momento el cine funcionaba aún con un sistema similar a las castas, todo estaba muy jerarquizado. Uno no podía hablar con el director, uno era un simple obrero y todo estaba muy constreñido y encorsetado.

- ¿Qué piensa del cine a nivel mundial? ¿Y en su país?
Creo que en Europa nos va mal. Pienso que tiene que defenderse una unidad europea. El sistema de distribución y de presentación de las películas tiene que cambiar. Hay que intentar llevar a los jóvenes a las salas de cine porque en estos momentos no están asistiendo. Quizás, deberíamos tasar o limitar la importación de tantas películas estadounidenses, porque realmente nos está invadiendo. Allí, el cine es una gran industria y creo que esa es la gran diferencia entre EEUU y Europa.

- ¿Nos contaría alguna anécdota que recuerde de algún rodaje?
Anécdotas tengo muchas. ¿Alguna graciosa? Bueno, recuerdo una vez que fuimos a Marruecos. Queríamos un coche y tardó cuatro horas en llegar; cuando por fin lo tuvimos, se le había acabado la gasolina así que tuvimos que empujarlo. A veces, la organización provoca problemas. En todos los sitios donde uno va a rodar hay la misma pasión, pero los métodos son diferentes y hay que saber adaptarse a esas diferencias.

- ¿Tiene algún otro proyecto en mente como director?
Sí. Lleva un tiempo desarrollarlos, porque en Europa nos gusta escribir; no aceptamos cualquier cosa a la ligera, los proyectos se construyen desde el principio y luego se van desarrollando. Por lo tanto sí, tengo varios proyectos entre manos, pero esta vez no relacionados con la navegación.

CRISTINA F. FIMIA abcguionistas

30/12/2013 22:59:25

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.