24/08/2019


Noticias de guion

Enrique Rentería: "La novela es un terreno de mayor libertad que el guion"

Rentería
Rentería

En entrevista con el diario La Jornada de Jalisco, el narrador y guionista de cine y Tv mexicano Enrique Rentería ("Todo el poder", "Ciudades oscuras" y "Las lloronas"), habla de su (recientemente aparecida) cuarta novela "En los ojos de los gatos" (Tusquets, 2008), una radiografía de las últimas cuatro décadas en la historia del país, a través de tres generaciones de personajes femeninos que participan de los hechos más trascendentes del periodo.

–Primero que nada ¿por qué las mujeres como personajes?
Por circunstancias de vida, me tocó desde muy joven vivir entre mujeres; un tiempo con mi abuela, mi tía, otra que había enviudado y tenía una bebita. Así fue, con seis o siete mujeres, y me fue fascinando su capacidad de sobrevivencia, porque creo, por lo menos en mi experiencia (mexicana o latinoamericana), a veces las mujeres terminan haciéndose cargo de todo en la familia. No sé, me fascina. Soy medio lesbiano, supongo.

–Ya hablando de la novela ¿fue del todo intencional que los personajes femeninos coincidan siempre en circunstancias de vida con eventos fundamentales de la historia reciente de México?
Totalmente, mi intención fue la de hacer un fresco de los últimos 40 años en el país, concretamente en la ciudad de México. Se me presentó entonces la posibilidad de hacerlo a través de personajes mujeres y, como me fascinó la idea, fui juntando de ese modo los elementos. La estructura se determinó tal como la planteas. Y en ella están las historias de mujeres que enfrentan el embarazo muy jóvenes, solteras, que se quedan sin hombres, enmarcadas por eventos muy violentos, por su propia naturaleza.

–¿Pensó en el rasgo de infrecuencia que tiene el elegir personajes femeninos para hacerles protagonistas indirectos de estos hechos?
Sí, también. Comienzo estos hechos en los 60, pero se suceden las cosas conforme las décadas sucesivas van aconteciendo. Por ejemplo, la nieta, nacida en los ochenta, cerca del presente resulta embarazada y decide no tenerlo, aborta, tiene ese otro tipo de libertad. Y claro, detrás de estos tres personajes hay una cuarta mujer, Lolita, la tía que comienza a abrirse paso por sí misma, encontrando su manera de ser libre…

–Si no improbable, para la época, un personaje como Lolita es, por lo menos, atípico ¿no le parece?
Bueno, tal vez. Aunque una amiga me decía una vez que ese personaje le recordaba a una tía suya, y que de alguna manera todos tuvimos una tía Lolita. No lo sé. Puede sonar infrecuente, aunque creo que hay siempre algún familiar (tío, primo, lo que sea) que nos inicia en la vida, pudo ser enseñándonos a manejar, mostrándonos lo que significa una actitud provocativa, en fin, ser el que nos muestra el camino para muchas cosas. La tía Lolita, si ves, no llega más allá, muere muy joven.

–Fuera de lo histórico o lo social, otro hecho importante es que los personajes enfrentan un medio y momentos muy violentos ¿fue para mostrar de algún modo el carácter?
Sí. Aunque eso está lleno de vivencias, incluso personales, como una manera de meterse en los propios personajes para hacerlos vivir a través de otros detalles que le pertenecen a la vida de uno.

–¿Le parece una vía aceptable para la ficción este camino que elegiste? Lo digo pensando en el desacuerdo manifiesto por esta clase de organización de los hechos por parte de otros autores.
Para mí el terreno de la ficción es donde pueden ocurrir hechos de lo real aunque resulten improbables, el sitio donde precisamente puede suceder aquello que en la realidad no. En la novela se refieren hechos que acontecieron durante las últimas cuatro décadas en este país, pero elijo el camino de la literatura porque creo en él, como el que me permite relatar algo que no tiene por qué responder a la lógica de lo real.

–Este mosaico resulta vasto y diverso, incluso da cabida al lenguaje poético (relacionado al sustrato emotivo de los personajes) ¿funciona un poco como contrapeso también?
En parte, como contrapeso para otorgar un escenario a lo que sucede.

–Confía en este tipo de narrativa ¿no cree que existe un riesgo no pequeño de que sea considerada como una novela de tesis?
Pues sí, pero el riesgo existe para cualquier escritor si se piensa en cómo va a tomarlo el lector. Es el riesgo de toda literatura, si se va a creer o no, a tomar como el reflejo de un espejo o no, a entender o no. Así, yo espero que esta novela encuentre sus propios espejos, alguien que diga que algo le gusta, le engancha o seduce.

–Es usted también guionista, dado que en esa profesión se suele proyectar visualmente los acontecimientos ¿es así cuando trabaja en algo que será una novela?
Bueno, mi educación fue siempre en la imagen. Soy ante todo guionista de cine y televisión, tengo que guiarme (pues así es mi manera de pensar) a través de las imágenes. Para efectos de la historia, ésta no podría ser atractiva para producirse en cine o televisión (son 40 años en el tiempo). En la novela uno no se preocupa por ese tipo de cosas, es un terreno de mayor libertad, otra forma de compromiso, más abierta.

–¿No tiene ningún tipo de expectativa acerca del probable recibimiento que tenga "En los ojos de los gatos"?
Pues algo así como una rara sensación en el estómago. Ojalá encuentre a sus lectores. Se trata de mi cuarta novela y así ha sido siempre, deseo que encuentre a su lector, un cómplice que diga ‘esto es así’, que se enamore de algún personaje. Esa es la clase de expectativa que tengo.

–Los gatos y la mitología ¿son alguna clase de obsesión para usted?
Están ahí, sobre todo, porque me fascina la mirada de los gatos, animales de visión despectiva, parece que no les importamos; por otro lado, es el único animal que, míticamente, encarna el mito de la resurrección (las nueve vidas). Sobrevive, y me interesaba un animal que reflejara esa capacidad que puede adjudicarse a las mujeres.

–Y también con el modo de contar, en una parte se dice que “sólo a través de los ojos de los gatos puede verse la realidad”.
Es cierto. Pero hay más detalles, recuerda que los gatos también avanzan por generaciones y, en la novela, su genealogía acompaña la de los personajes.

© L.J.J. / abc guionistas-NOTICINE.com

18/10/2008 12:21:30

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.