18/03/2019


Noticias de guion

Entrevista a Arturo Arango, guionista de "El cuerno de la abundancia", por Elisa Puerto Aubel


 

Arturo Arango es de lejos uno de los guionistas más importantes de Cuba. Escritor de novelas, ensayos y cuentos, su trabajo en el mundo del guion cinematográfico se dió a conocer mundialmente gracias a las películas dirigidas por Juan Carlos Tabío, que sigue contando con Arango para sus proyectos. Juntos crearon "Lista de espera", "Aunque estés lejos", y la recientemente estrenada "El cuerno de la abundancia", presentada en Madrid a lo largo de este mes en el marco del Festival VivAmérica.

Arturo Arango compagina su papel de director de Cátedra de Guion en la EICTV con talleres y asesorías en diversos países y la contínua escritura de sus obras en diferentes formatos.

1) El cuerno de la Anbundancia vuelve a reuniros a ti y a Tabío, partiendo de un tratamiento escrito por ti. ¿Cómo funcionan trabajando ustedes dos?

Aunque parezca la respuesta para un making off, nos va de maravillas. Me gusta mucho trabajar con Juan Carlos porque él disfruta construir la historia y, a la vez, en esta fase y en todas las demás, sabe escuchar a sus colaboradores, incorporar sus sugerencias, hacerlos partícipes del proceso de realización. Juan Carlos es tan guionista como director.

2) ¿Cómo fue el proceso de la escritura de este guion?

Al principio un poco complicado. Buscábamos una idea, y recordé varias anécdotas en torno a una herencia millonaria que podría recibir cierta familia cubana. Le escribí un e-mail a Juan Carlos contándole algo de lo que conocía de la realidad. A él le gustó la propuesta, pero la realidad que yo describía era tan enloquecida que desconfió un poco de su verosimilitud. Encontramos un artículo de Mauricio Vicent, publicado en El País, donde contaba no sólo lo que estaba ocurriendo con esos supuestos herederos, sino también otros momentos del siglo XX donde la noticia de esa fortuna había estremecido a todos los que llevan ese apellido en Cuba. Escribí una larga sinopsis, casi un cuento, en primera persona, al que Juan Carlos le fue agregando comentarios sobre la concepción de la puesta en escena. Ese texto, de unas 15 páginas, fue lo que enviamos a Tornasol como "sinopsis".

Cuando ellos nos dieron luz verde, em mayo, yo estaba en Guadalajara, México, impartiendo clases y, a la vez, empeñado en la revisión de una novela. Le pedí a Juan Carlos que esperara un mes, y yo me pondría a escribir. Juan Carlos estuvo de acuerdo y, al mismo tiempo, comenzó a enviarme escenas. En ese momento veíamos el inicio de la película de formas totalmente distintas. Él me mandaba, yo también. Pasamos así como una o dos semanas, convenciéndonos uno al otro, por email, y a golpe de escenas. Hasta que él emvió un híbrido donde pudo unir mi punto de vista con el suyo. Y ya a partir de entonces todo corrió sobre ruedas. Regresé a La Habana a mediados de julio (del 2008), y en pocos días tuvimos una primera versión muy satisfactoria.

3) ¿Cuál fue tu intención al idear esta pelicula? ¿Cuál es el mensaje que pretendiste plasmar?

Te confieso que, casi siempre, la intención es contar una historia que me atrae. El hallazgo, la definición del mensaje, vienen después. Recuerda también que el arte es polisémico, y que cada espectador encontrará su mensaje o se identificará con la película de una forma particular. Por eso tampoco me gusta declarar esas intenciones temáticas. Me parece que, si lo hago, estoy influyendo, interviniendo, en la libertad de los espectadores para apropiarse libremente de la propia película.

4) ¿Participaste de algún modo en el trabajo con los actores o en la realización de la película durante su filmación?

Pienso que el último proceso en que un guionista debe participar es en el trabajo de mesa. Estuve en la lectura del guion con Juan Carlos y los actores principales, y fue muy enriquecedor, muy gratificante. Allí no sólo precisamos intenciones o perfilamos el carácter de los personajes, sino que escuchamos, e incorporamos, importantes sugerencias de actores muy experimentados.

Cuando voy al rodaje es para aprender, para darme cuenta de cómo funciona y cómo no funciona en la puesta en escena lo que en el papel puede parecer impecable.

5) La publicidad que se está haciendo de la pelicula no tiende a incluírte a ti, desgraciadamente. Esta infra-valoración del guionista se da en el mundo entero. ¿A qué crees que se debe? ¿Cómo podría cambiar esta infra-valoración general?

Es algo a lo que estoy acostumbrado. Siempre digo a mis alumnos que si quieren ser guionistas para satisfacer la vanidad, están equivocados. Debe ser que la presencia de los guionistas, salvo excepciones, no ayuda a vender la película. Sin embargo, me parece que esa infra-valoración, como la llamas, está cambiando. Arriaga ha hablado mucho de ella, ha contribuido a que se tenga conciencia, porque antes, ni siquiera existía eso conciencia. La promoción del cine es muy interesada y muy injusta. Recuerda que en los años 40 y 50 los directores no existían, nadie hablaba de ellos. Existían los actores, que son los que le dan rostro, presencia. Son, además, las bellas y los bellos.

También, quizás, nuestro discurso es demasiado serio, demasiado intelectual. Pero así somos.

6) ¿Cómo ves al guionista cubano dentro del marco cinematográfico mundial?

La pregunta es difícil, enorme. En Cuba, hasta hace relativamente poco tiempo no había guionistas, salvo excepciones. Había directores que escribían sus películas o escritores que se acercaban de manera episódica al cine. Tal vez los primeros que tomaron esta labor en serio fueron Ambrosio Fornet y Jesús Díaz, y poco después Senel Paz, quien ya entró en la profesión de una forma mucho más constante, sistemática. El mismo Senel, durante los años que dirigió la cátedra correspondiente en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, hizo posible la formación de un grupo de jóvenes que sí son, digamos, guionistas puros. En especial, me refiero a Arturo Infante, Alejandro Brugués, Xenia Rivery, Patricia Ramos, Serguei Svododa, entre otros. Algunos de ellos se han convertido en directores, otros hacen literatura, pero su pensamiento profesional y su entrada a la película es como guionistas.

7) ¿Qué proyectos tienes para el futuro? ¿A qué te dedicas en estos momentos?

Ahora mismo acabo de terminar un largo cuento con el título "El Cuerno de la Abundancia". ¿Te resulta familiar? Trabajo, además, con Xenia Rivery en la reescritura de un guion, "Al borde del río", que dirigirá un joven realizador cubano, Rigoberto Jiménez. Estaré, durante el Festival de Cine de La Habana, como uno de los asesores del Taller de guiones que se ha instaurado este año para autores latinoamericanos. Comienzo a calentar, con Tabío, los motores para un nuevo proyecto, que por ahora parece titularse "Línea circular". Reviso un libro de ensayos. Lo malo es que todo eso lo hago en el tiempo que me deja libre la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, trabajo que también me encanta porque tenemos, en este momento, un grupo de alumnos extraordinario.

Elisa Puerto Aubel, para abcguionistas.

18/10/2008 13:37:53

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.