21/08/2019


Noticias de guion

Everardo Gout habla sobre "Días de gracia"

Gout
Gout

Una de las más ambiciosas producciones mexicanas de los últimos tiempos llega este fin de semana a las salas nacionales. Unos temas familiares para miles de ciudadanos, como son el fútbol, la violencia y los secuestros, confluyen en "Días de gracia", opera prima de Everardo Gout, que se estrenó el año pasado en el Festival de Cannes y fue exhibida el mes pasado en el Festival de Guadalajara, donde obtuvo el premio al el mejor director, además del que entregaron los periodistas presentes.

La cinta cuenta con un equipo de trabajo de talla internacional, entre los que se encuentran los editores José Salcedo ( "Hable con ella", "La piel que habito") y Hervé Schneid, ("Delicatessen", "Amèlie"); y los músicos Nick Cave (The Proposition, 2005), Atticus Ross ("La red social") y Shigeru Umbebayash ("In the Mood for Love").

La trama de "Días de gracia" es cruda, sórdida y violenta, concebida narrativamente como un rompecabezas acerca de un policía, un rehén y unos secuestradores, cuyo hilo conductor son las crónicas televisivas de los mundiales de futbol. En esta cinta participan en el reparto Dolores Heredia, Carlos Bardem, José Sefami, Mario Zaragoza, Paulina Gaitán y Tenoch Huerta, quien lleva el papel protagónico y para prepararlo se inscribió él mismo en la academia de policías. Hugo Lara habló con Gout, coautor del guion junto a David Rutsala.

- Hay quien ha comparado "Días de gracia" con "Amores Perros", ¿Qué opina?
Sobre todo por la posibilidad de un nueva idea de cine mexicano, como en su momento lo hizo "Amores Perros", pues es básicamente seguir demostrando al mundo entero que hay ideas interesantes y que se pueden desarrollar y narrar de una manera proactiva, que sean temas fuertes y que sean también para el público en cualquier idioma.

- ¿De quien fue la idea de que Tenoch entrará a la escuela de policía?
Yo creo que el crédito fue de él, de su compromiso actoral, de su profesionalismo, de su gran talento. Yo le di el guion como un año y medio antes de que filmáramos, y luego platicamos con él, no quería aceptar la película, estaba como indeciso, de sus miedos personales con el viaje de este personaje. En algún momento platicamos de la preparación y no me acuerdo como salió el tema pero dijo: “Yo quiero meterme a la academia de policía”, y se metió a la academia de Ecatepec, él es oriundo de allá, y es un ambiente bastante rudo. Estuvo 4 meses en su preparación de policía sin que supieran ni los compañeros ni los instructores, y cuando se destapó ya pudo hacer el curso de fuerzas especiales que fueron otras 8 semanas me parece. Así, el resto del cast pudo entrenar con ellos, Mario Zaragoza, José Sefami, Marco Pérez. Hay policías que nos acompañaron al set e interpretan al resto de la palomilla de los policías. Le enseñamos la película a los altos mandos policíacos, porque dijimos "vamos a entrarle al toro por los cuernos", mejor que la vean con nosotros. Para nuestra sorpresa les encantó y de hecho se la están mostrando a muchos policías, pues han tenido un par de proyecciones para policías, porque sirve para alertar de los peligros de la corrupción, de los valores éticos y de lo que se tienen que enfrentar allá afuera (en la calle).

- Dado que los secuestros es un tema duro y desgraciadamente familiar para mucha gente ¿no teme que pueda darse una reacción negativa en parte del público?
No, porque lo que hemos tenido hasta ahora es una reacción al revés, a la gente que la ha visto le encanta y la recomiendan mucho. Primero que nada tratamos de hacer una película entretenida, para nosotros era muy importante hacer algo visualmente espectacular, sonoramente espectacular, para no tratar ni de aleccionar ni de aburrir al público, ni de engañarlo, sino de subirlo en esta montaña rusa de emociones y de viajes de sonoro y visuales en la cual el trasfondo es la realidad en la que estamos todos sumergidos. La gente se identifica y ha agradecido poder ver desde otro ángulo lo que estamos viviendo.

- Háblenos de los colaboradores de primer nivel que tiene "Días de gracia" ¿Cómo lograron convencer al editor y a los músicos?
La película tiene una estrella que la ha seguido y la gente de alrededor del mundo se interesa. Empezamos a colaborar primero con José Salcedo, que es el editor de Almodóvar. Cuando abrimos la coproducción con Francia, necesitábamos ir a editar allá y queríamos un editor de habla hispana para que entendiera que estábamos hablando. José fue un elemento clave en esto. Él no vio imágenes, vio el guion y dijo “me interesa muchísimo esta manera de narrar la historia, como un rompecabezas fragmentado de emociones humanas”. Él es un gran editor y tiene una capacidad para llegar muy fácilmente a la mejor condición humana, tiene un ojo clínico impecable para ver las mejores actuaciones y los mejores momentos de cada individuo. Como son tres historias, yo tenía la idea de que fuera una colaboración también de montajistas o de editores, y entonces buscamos a Hervé Schneid que es uno de mis héroes de todos los tiempos, imagínate hizo "Delicatessen", hizo la primera película grande de Lars Von Trier ("Europa", 1991), es uno de los grandes maestros que tengo. Y nos encontramos con un ser humano maravilloso, es increíble que se entusiasmó mucho con la película, le enseñamos como 20 minutos el proyecto, y nos dijo "tengo que ser participe de él".

- ¿Y los músicos? ¿Cómo los convenció?
La película cuenta tres historias, cada una se filmó en un formato distinto, y queríamos que cada una tuviera un creador, teníamos claro que necesitábamos a tres compositores distintos. Buscábamos que cada una de las historias te pegara más en el vientre que en la mente, que fuera algo más emocional, que sintieras que estás en otro tiempo pero que no los supieras con certeza, por qué era el juego de la película. La investigación duró cinco años mientras escribíamos el guion, fue un trabajo en paralelo de ir puliendo el guion conforme íbamos entrevistando y nutriéndonos de toda esta investigación. Mientras lo hacíamos, teníamos un par de compositores y de coros que nos acompañaron todo el viaje y esos eran como una fuente de inspiración, como Nick Cave y Warren Ellis. Y entonces los empezamos a contactar así sin conocerlos, a Nick Cave lo contactó mi hermano, él sabe que soy fan de su trabajo, y fue un largo proceso hasta llegar a él. Le mandamos un DVD con un primer corte, cuenta la leyenda que estaba con él John Hillcoat, el director de "The Proposition", que son buenos amigos y que también es guionista. Nick le dijo a John: “mira me llegó esta cosa rara de México, vamos a ver que opinas” y cuando John la vio le contestó “Tienes que hacer esta película... mira los planos que inventaron”. Y fue así que los empezamos a buscar a todos. Les decíamos: "mira ésta película mexicana pero no hay dinero, ¿te interesa?". Yo creo que les daba risa que alguien se atreviera. Luego contactamos a otro músico, Atticus Ross, que en su momento "Días de Gracia" era su tercera película. Cuando lo contactamos nadie lo conocía. A mi me gustaba mucho su sonoridad porque sentía que iba muy de la mano con las imágenes, porque es una historia donde estás en el punto de vista de una persona que está en cautiverio y que no puede ver. Así, logramos la atención de este músico y aceptó. Empezamos a trabajar y luego resultó que como al mes se estrenó su película que resultó ser "La Red Social", y con ella ganó un Óscar y un Globo de Oro por ese trabajo. Primero la gente me decía: "¡Orale! ¡Tienes a Nick Cave! ¡que bien!", y cuando les hablaba de Atticus Ross me decían "¿y ese quién es?"... y ahora casi es al revés. La otra historia es más femenina, muy fuerte, muy elegante y muy delicada, de esa feminidad expuesta a la violencia y a una carrera contra el tiempo. Así, recordé otro de los grandes compositores que me encantan, Shigeru Umbebayashi, que siento ha hecho el maridaje perfecto en mi opinión entre una película y un score, en "In The Mood For Love" de Wong Kar Wai. El productor Ozzcar Ramírez encontró los datos de su agente y le mandó un mail. Nos decían "bueno, no tienen lana, que padre, pero mándenos un screening de la película". La vieron y les gustó. Quiso tener una conferencia skype con nosotros y empezamos a trabajar así. El maestro Shigeru Umbebayashi, un ente iluminado, un músico excepcional, elegantísimo y con una conexión increíble también. Fui a grabar el score a Japón con él y primero teníamos un traductor, porque él no habla bien inglés y yo no hablo japonés y tenía que trabajar entre español y japonés. Nos duró mucho el traductor, porque al segundo día después de un par de sakes y un día y medio metidos en la chamba, ya nos entendíamos perfectamente.

CORRECAMARA/Noticine

12/04/2012 17:33:15

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.