20/04/2019


Noticias de guion

Fernando Castets: “Escribir sobre el amor entre una mujer y un hombre es más difícil que sobre las Galaxias”


 

Irradiando energía, Fernando Castets, guionista de El mismo amor, la misma lluvia, El hijo de la novia, y de Luna de Avellaneda se presenta a la entrevista con ganas de contestar rápidamente a las preguntas y marcharse. Quizás fuera porque nos encontrábamos en plena hora de comer, quizá porque no le gustan los periodistas. La duda se disipa cuando comenzamos la conversación. Castets disfruta hablando de cine, vive el cine.

Defina su estilo

Churrigueresco, como en la Plateresca. No, ojalá tuviera un estilo. Me parece que lo estoy buscando. No sé mi estilo, si sé lo que me gusta hacer. Me gusta la comedia, me gusta contar historias... me gusta el cine en nuestra lengua.

Últimamente está llegando mucho cine argentino a España, sobre todo a partir de la crisis por todos conocida. ¿Esto significa que la producción ha aumentado, que la crisis agudiza el ingenio o que simplemente en Europa hemos tardado mucho en darnos cuenta de su talento?

En Argentina crisis hubo prácticamente siempre y antes no ha habido aluvión de películas como ahora. Creo que hay suma de talentos, crisis, capacidades. Ha habido muchas películas buenas. Creo que hay un poco de moda también, no todas las argentinas son buenas ni todas las buenas son argentinas. Ojalá que dure. En cualquier caso hay que sostenerlo industrialmente, hay que hacer muchas películas para que alguna salga buena. A España ha llegado mucha de la producción argentina y lo que gusta es el mosaico que representa. Hay un montón de estilos y personas diferentes haciendo diferentes tipos de películas. Creo que eso es lo que atrae. Yo he hecho La ciénaga, El hijo de la novia, La libertad... es una mezcla de tantos estilos que en principio es interesante.

¿Alguna vez ha pensado que no tiene control sobre sus guiones? y si ese fuera el caso, ¿ha tenido problemas con el director?

Por suerte nunca me han echado del set. A algunos no fui porque sabía que me iban a echar. Hasta ahora he tenido suerte, no creo que sean tan categóricos, en cualquier caso. Yo tengo una especie de matrimonio con Campanella que comenzó a los 25 años de casados porque fuimos compañeros de estudios. Tuve entonces todas las desventajas... (riendo). Así que en ese sentido llevamos una relación laboral.

¿Qué opina sobre las adaptaciones cinematográficas de las novelas?

Me causa gracia una cosa que enseñaban en Argentina. Había un ítem que era “adaptación libre y adaptación cautiva” y yo decía que habría alguna con penas, otras serán prisión perpetua, habrá jerarquías en todo esto. No sé muy bien qué quiere decir. A veces uno es fiel al libro y otras está haciendo totalmente lo contrario. Cuando en una novela dice que un personaje pensó algo yo me pregunto si aparecerán globitos como en las historietas o si aparecerá una voz en off, que es espantosa. Un libro bueno y ordenado es la guía telefónica, pero nadie lo quiere filmar. El que lo respete fielmente va a hacer una película muy aburrida, aunque como tiene una gran cantidad de personajes puede ser algo más entretenido.

Cuando escribe, ¿se deja llevar por sus personajes o tiene toda la historia cerrada desde el principio?

Uno traza un plan, pero ya que hay que sentarse seis, ocho o doce horas, si está todo planeado es algo parecido a copiar. Uno siempre lucha con el miedo a la hoja en blanco y todo eso, pero me gusta pensar que ya que el resto del día voy a estar sentado escribiendo por lo menos que me entretenga un rato.

¿El estado de ánimo con el que se sienta a escribir se refleja en sus personajes?

Me imagino que más de lo que me supongo, pero creo que a todos nos pasa. Lo que ocurre es que tampoco es una totalidad, porque yo puedo ser muy desorganizado en las cosas de mi vida, pero a la hora de sentarme a trabajar, me siento y trabajo. También pude ser interesante que los personajes sean un poco así, no sólo loco o cuerdo, sino una mezcla de todo. 

¿Está suficientemente valorado el trabajo de guionista?

Alguien me dijo que el guionista es como el piloto de un avión. Cuando yo voy de vacaciones el único recuerdo que no tengo es el del piloto, salvo que el avión se caiga, cosa que tampoco conservaría. Quiero decir que no me gusta ese concepto. Siento que a veces se nos quiere dar demasiada importancia al guionista, porque no la sacan por otro lado.

¿Es más complicado escribir un guion fantástico que uno realista?

Que una mujer se enamore de un hombre no me parece una historia sencilla. Creo que es mucho más complicado que lo de “en una galaxia muy lejana...” y todo eso. Lo que pasa es que hay una tendencia a adherirse fácilmente a protones y neutrones que a cosas más sencillas como el amor y la amistad.

¿Por qué no se hacen películas como en Hollywood?

Por qué no me pregunta, ¿por qué no hacemos películas como en La India?, que hacen mucho más. Por el poderío económico, nada más que es por eso. Ellos deberían hacer cine como nosotros.

© G.Martínez / R.Mesonero – abc guionistas

28/01/2004 23:29:45

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.