30/05/2017


Noticias de guion

Hablamos con Lorena Muñoz sobre su presencia en Málaga con el éxito argentino "Gilda, no me arrepiento de este amor"


 

La opera prima en la ficción de Lorena Muñoz, "Gilda, no me arrepiento de este amor" no ha sido sólo una de las películas nacionales más vistas en la Argentina el año pasado. También acapara premios y nominaciones en los Sur de la Academia argentina, los Cóndor de Plata o los Platino. Nuestros compañeros de EscribiendoCine la calificaron como la mejor cinta nacional del año pasado, y ahora está empezando a conquistar otros mercados. Muñoz cuenta en esta entrevista exclusiva con NOTICINE.com cómo le ha ido en el Festival de Málaga, su estreno en Estados Unidos y la posibilidad de que la película se amplíe para convertirse en serie de TV.

- "Gilda", tras triunfar en la Argentina empezó a caminar por el mundo...
Sí, la película se acaba de estrenar en los cines de Estados Unidos. De hecho, el primer festival en el que estuvo la película fue allá el Miami, que fue hace unos quince días más o menos. Después de eso Guadalajara y ahora aquí en Málaga.

- ¿Cuál fue y es su relación personal con esta cantante de bailanta?
Yo me sentí muy atraída por la figura de Gilda, sobre todo porque ella es autora de la letra y de la música que toca y que canta, y esa música la representa totalmente, tiene una poética maravillosa. Pasa algo muy interesante que es que hay una especie de contrapunto emocional entre la música de cumbia, que es casi como un mantra de repetición, y la letra, que es melancólica y muy romántica. Ella es como una especie de heroína romántica, como una predicadora amorosa que le habla al pueblo, al público, les da un mensaje de aliento, un mensaje de esperanza. A la gente que está sola le dice que no pierda la esperanza, que el amor verdadero existe, pero que va a aparecer, a los que no tienen trabajo... Entonces todas esas características hicieron que ella se volviera un personaje muy interesante para mí, y muy querido también por mí. No sé si considerarme fan, porque yo la fui descubriendo con la investigación. A mí me gustaba mucho cómo cantaba, me gustaban mucho las letras y me parecía como muy misterioso el hecho de su muerte. No había información, porque ella tuvo muy pocos años de vida pública, fueron cuatro años más o menos, y antes de eso era maestra jardinera, estaba casada, tenía una vida muy tranquila...; y su familia no quería que ella fuese cantante de cumbia, y también se me ocurre que un poco a raíz de la tragedia que vivieron, donde quien sobrevive al accidente es su hijo, que es quien me da los derechos a mí, pero para él es su mamá, no es Gilda, y él en el accidente perdió a su abuela y a su hermanita.

- ¿Su película hubiera sido posible sin Natalia Oreiro, que además de actriz es cantante y guarda un parecido fisico notable con Gilda?
No hubiese sido posible esta película sin Natalia porque fueron casi en paralelo la elección de ella como protagonista y mi deseo de hacer la película. De golpe un día dije: "¿Pero por qué nadie hizo una película sobre Gilda? Es súper interesante", y empecé a investigar un poco más sobre el tema, e inmediatamente la vinculé con Natalia porque ya éramos amigas y porque Natalia es cantante, se parece mucho, y se me ocurrió proponérselo. Aparte es una actriz que me encanta. Yo había trabajado con ella en una película anterior que se llama "Infancia clandestina", de la que yo soy productora y ella es la protagonista, y se lo propuse y me dijo: "Me encanta, yo soy Gilda", que de hecho es el título de la película en Estados Unidos, "I am Gilda", y dijo que antes tendría que conseguir los derechos, ya que ella llevaba diecisiete años tratando de hacerla, pero no lo lograba. Cinco o seis productoras le ofrecieron que la protagonizara, y ninguna nunca llegó a concretarlo. Incluso le llegaron guiones a su casa, con el trabajo y lo complicado que es hacer un guion, pero nadie lo logró.

- Cuando se estrenó "Gilda" hubo ciertas reticencias del que fue pareja y manager de la artista...
En realidad yo no estoy tan al tanto de esas declaraciones, pero me parece que él está en su derecho de decir lo que quiera, porque él es protagonista de la historia, y si para un actor es difícil verse representado en una película, imagínate para alguien del que estás contando parte de su vida. Nosotros tomamos sólo un pedacito de esa vida y tratamos de hacer una interpretación justamente de eso, no es un reflejo de la realidad o de la verdad absoluta, si es que existe, ya que la verdad es bastante subjetiva, pero me parece que estamos rodeados de interpretaciones, y ésta es una más, y seguramente habrá otras películas, quizás más adelante, sobre otras versiones de Gilda también. Ésta es una de ellas, como hay muchas películas sobre Perón o sobre Gardel, por ejemplo. Yo digo siempre que es nuestra Gilda, es como la mirada que tenemos nosotros sobre ella, y Toti Giménez, que se llama así su representante, estaba muy cerca de ella, además estuvo en el accidente. Yo lo respeto muchísimo, y me parece que él está en paz con el proyecto. Nosotros seguimos hablando, incluso hay una posibilidad de hacer una serie de trece capítulos, en la que estamos en tratativas bastante avanzadas, y él también participa de esto, lo que pasa es que el no participa como actor, él no actúa de sí mismo, porque lo que pasaba es que yo le propuse al resto de los músicos -él también es el tecladista- que formaran parte de la película, ya que eran veinte años más jóvenes que ella cuando sucedió el accidente, y ellos ahora tienen la misma edad que Natalia -los músicos originales-, pero Toti tiene veinte años más, y además yo necesitaba a un actor con una preparación dramática, porque a mí me gusta trabajar con actores.

- ¿Esperaban que la película fuese tan comercial y tan estimada?
La verdad es que no lo esperábamos, y fue una suerte así de milagro digno de Gilda, porque hicimos casi un millón de espectadores, que es impresionante, y en Uruguay, que también es coproductor de la película, ya que la película también es uruguaya -en un porcentaje menor-, también se estrenó y fue un éxito de taquilla increíble, así que esperamos que en el resto de países donde se vaya a estrenar pase lo mismo. Fue impresionante lo que pasó, porque aparte no sólo nos fue muy, pero muy bien de público -la gente tiene una respuesta muy hermosa sobre la película, y yo recibo mensajes muy, pero muy bellos, sino que nos fue muy bien con las críticas, que también es algo extraño que pase.

- Además es favorita para los Cóndor de Plata de la prensa argentina...
Sí, tenemos doce nominaciones, y para los Premios Sur, y estamos nominados a los Platino también, así que con suerte, si Gilda quiere, estaremos por Madrid este año.

- Usted decía que Gilda ha ayudado a la película. ¿Se apunta usted a los que consideran a Gilda como una santa?
Sí, hay gente así y yo lo puedo entender porque su mensaje era de mucha esperanza. Como te comentaba, ella antes de cada recital, de cada show, incluso antes de cada tema daba una especie de prédica amorosa, y me parece que el amor en ese sentido es sabio, muy recíproco, y vuelve. La gente no es tonta y se da cuenta, y esas cosas trascienden. También me parece que su mensaje era de mucha devoción y de mucho cariño y respeto, porque ella era muy auténtica, se mantuvo siempre muy fiel a sus principios, a su estilo musical y a su forma física también, porque en ese momento ella era muy flaquita, morena, con poco busto, se vestía muy delicada, muy femenina siempre, pero muy sutil. Era sensual, pero no era muy provocativa, y la verdad es que en ese momento las mujeres en el ámbito de la cumbia y de la música tropical eran rubias despampanantes con -como ella decía- doble ancho, mujeres con muchas curvas, y en esa época a ella le resultó muy difícil eso, lograr imponerse a pesar de todo ello, y ella siempre decía que lo logró gracias a la gente, gracias al público.

- ¿Qué me puede contar de la acogida acá en Málaga?
Todavía no sé cómo fue porque hubo una función de prensa, a la que yo no fui, pero sí voy en un par de horas, a la noche, en la función de gala de la película, a la presentación, y ahí quiero ver qué pasa con la gente. No sé lo que significa para la película estar en este certamen, pero te puedo decir lo que significa para mí, que es un placer enorme, porque es un festival que quiero muchísimo donde tengo muchos amigos. Ya vine en otras oportunidades, vine en el año 2003 en competencia con un documental, "Yo no sé qué me han hecho tus ojos", y después vine en el 2010 como Jurado de documentales, y por eso me siento como en mi casa, o un poco mejor que en mi casa.

Jon Apaolaza abcguionistas

09/04/2017 23:59:12

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.