21/04/2018


Noticias de guion

Hablamos con Méndez Esparza, ganador del Independent Spirit: "Siempre me ha atraido esa idea de un cine que abrace lo cotidiano"


 

El sábado 3 de marzo "La vida y nada más / Life and Nothing More" ganó el premio Independent Spirit a la mejor película de menos de medio millón de dólares de costo. El español afincado en Estados Unidos Antonio Méndez Esparza narra, en estilo documental, la realidad de una madre soltera (Regina Williams), que vive al norte del estado de Florida con sus hijos. En un contexto de desigualdad social, la vida de la protagonista queda reducida a una constante lucha por llegar a fin de mes, al mismo tiempo que se enfrenta a la rutina y las dificultades del día a día, entre ellas la problemática conducta de su hijo y su permanente conflicto a la hora de integrarse en la sociedad. NOTICINE.com habló en exclusiva con el cineasta madrileño.

- ¿Qué significa este premio?
Ha sido fantástico, un reconocimiento a todos, porque hay una cuestión simpática en el cine que yo he hecho hasta ahora. Está la figura del director, pero el director recoge el trabajo de muchos. Mis películas son películas muy pequeñas pero donde cada uno siempre pone pues casi dos brazos de esfuerzo, de pasión. Soy muy exigente con todo el equipo y es cierto que todo el mundo tiene una participación casi extrema y que sus manos estén en todos los puntos de la película. Los actores son maravillosos, todos, hasta el que sale un minuto es genial. Entonces no sé un reconocimiento a esa labor de todo el mundo hasta esa gente que no sale en la película pero que nos ayudó mucho, porque es una peli muy pequeña a pesar de que luego tiene un presupuesto pero es una peli donde mucha gente fue culpable digamos, mucha gente nos ayudó muchísimo para poder hacerla.

- Sus dos películas, "Aquí y allá" y "La vida y nada más", pasaron por varios festivales. ¿Cómo resultó esa experiencia?
Vinimos con "Aquí y allá" y con esta a San Sebastián, también estuve en Toronto y Cannes... Lo que más me gusta es cuando el público de pronto te encuentra donde sea y te comenta alguna cosa. En algunos festivales hay mucho más contacto con la gente que en otros. Yo creo que las dos películas son muy distintas y creo que, no sé si diferencias, en el fondo siempre acompañas la película con ganas de que la gente la descubra, como con esa expectación y aquí eso está muy presente. Con "La vida y nada más" hay una cercanía que hace que el estreno cobre una importancia, tengas una respuesta genial. Es verdad que en Cannes hay más prensa e industria y en otros es mucho más cuestión de publico. Entonces es muy bonito, porque en Cannes es un poco más agresivo.

- ¿Cómo surgió hacer "La vida y nada más"?
Fue un arrebato, no hay como un "voy a hablar de"... Vivo ahí, en Florida desde hace como 5 años, tengo un hijo americano... Tras dos años y medio pensé que quizás podía contar una historia de una madre soltera americana y luego todo va montándose a raíz de ahí, pero la película empieza con una idea muy pequeña, muy clara y luego voy como armándola. Soy muy consciente siempre de mis limitaciones, por lo que si yo hubiera sabido la película como era desde el primer momento no se si lo hubiera hecho, no tengo ni idea... Luego también uno tiene muchas dudas y tres semanas antes de filmar pensé: 'Yo no hago esta película porque es imposible'. Hay muchos puntos al hacer una película en que la cosa está a punto de desarmarse. Incluso una de mis mayores preocupaciones siempre haciendo películas es: '¿Voy a acabar la película o no , pero acabar es voy a hacer la última escena o no?' y eso estuvo presente durante todo el rodaje, es mucho más arriesgado de lo que puede parecer, arriesgado como que dices esto se abandona y se queda aquí.

- Lo que este premio evidencia es que su película ha gustado...
Esa era mi esperanza, que la película gustara. Siempre fue la esperanza. Luego me fijo en uno de los puntos de la película, esta idea de los neorrealistas de Zavattini, en este caso que huyeras del drama, huyeras del guion, huyeras de las situaciones impuestas... Y yo siempre me ha atraido esa idea de un cine que abrace lo cotidiano, porque la vida debía de ser suficiente para un drama. Luego es verdad que no soy tan fiel. Llega un momento dado en que el drama tiene mucha fuerza pero sí, que es una idea de las que tenía. Para mí una película es tan exigente, lo comparaba con una amante esposa: Te ocupa todo el tiempo, no tienes nada que hacer, interviene en todo. Con mi mujer, mi familia, mi trabajo está ahí en medio, además yo siempre le doy prioridad. No es como que me tiene que pedir tiempo, casi yo se lo busco de donde sea. Es verdad que hace meses ya la película está como aparte, ya casi no me pide tiempo, tampoco tengo que dárselo, porque la película hace lo que le da la gana y eso es muy raro. Ahora esto pensando en que hagó como lo siguiente, pero no tengo tiempo físico de pensar. Tengo algún proyecto pero todo está como en ebullición, está el agua puesta a ver si hierve.

abcguionistas

15/03/2018 01:20:25

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.