20/09/2018


Noticias de guion

Meritxell Colell, y la española "Con el viento", en la Berlinale: "Volver a los orígenes es volver a la madre"


 

La cineasta catalana Meritxell Colell coincidió con otra catalana, Isabel Coixet, en esta edición de la Berlinale que entregará sus premios el sábado. Sin embargo, frente a la ya estrenada "La libreria", la cinta de Colell, "Con el viento", debuta mundialmente en la seccion Forum, donde se proyectan las películas más experimentales y rompedoras del certamen de la capital alemana. Como "una búsqueda de la verdad" define la cineasta su film, en la entrevista exclusiva que mantuvo con NOTICINE.com.

- ¿Qué diría que es "Con el viento"?
Es la historia de Mónica García, una coreógrafa de danza contemporánea que tiene que volver a su pueblo tras la muerte de su padre, y la película se centra en la relación entre madre e hija durante seis meses, que es el tiempo que le pide la madre que se quede hasta vender la casa. Se trata de una película sobre el retorno a los orígenes, sobre la necesidad a volver a estar cerca de la familia para reconciliarse un poco con uno mismo.

- Se ha dicho que su película, que cuenta con actores y sobre todo actrices no profesionales, está próxima al documental...
Es una película que nace de un impulso personal, que era retratar el pueblo de mi familia materna. De hecho, hemos rodado en el pueblo de mis abuelos y quería como mostrar esa vida que desaparece con una generación, y por eso era muy importante también que toda la gente que apareciera en la película fuera del lugar, no tener actores interpretando papeles, sino buscar la realidad de la gente de ese lugar y su singularidad. Por eso pensamos en contar con las protagonistas, que fueran por un lado Mónica García, que es coreógrafa en la vida real, y por otro lado con Concha Canal, que hace el papel de Pilar. Yo siempre digo que no es una película autobiográfica pero sí que está basada en emociones reales, tanto mías como de las protagonistas, y eso creo que es lo que tu decías que es una película que roza el documental, tiene mucho que ver con eso con una búsqueda de la verdad, tanto en cómo se retrata el espacio como la manera en que las actrices conectan con los personajes.

- Unas actrices que en realidad no lo son... o al menos no profesionales...
Justamente si hay algo bello en la película es que casi lo que se buscaba era que no actuaran, por eso era muy importante que las actrices compartieran muchas cosas de su vida real con los personajes, entonces trabajábamos mucho desde quien eran ellas, que surgiera una verdad propia, que tu estuvieras viendo la película y no tuvieras claro si estás viendo a la actriz o al personaje. En esos momentos en los que se da, es muy bonito, porque hay una verdad y una espontaneidad que cuesta encontrar en un actor profesional. Hay grandes actores profesionales pero justamente lo que dices, el hecho de no tener técnica también le da a la interpretación cierta ingenuidad y espontaneidad, hay algo de intuición respecto a cómo se abordan las emociones y como se transmiten. Trabajábamos sin guion. Había un guion escrito, pero ellas no lo tenían, entonces trabajábamos mucho sobre situaciones. Era muy importante esto de dialogar mucho con ellas sobre el personaje, y sobre la familia creamos una memoria de familia, ensayando escenas que no iban a salir nunca en la película. Gracias a eso, compartían recuerdos vivencias experiencias y al llegar al momento de rodar la escena en cuestión reaccionaban tal y como reaccionaban los personajes que yo tenía escritos en el guion, y me parecía muy importante que ellas llegasen a lo que estaba escrito, pero con sus propias palabras y con sus propios mecanismos

- O sea, que seguían inconscientemente un guion que no habían ni leído...
Es muy bonito como muchísimas veces coincidía, y otras no, pero lo que pasaba ahí era muy mágico. Yo tenía que hacer el ejercicio de despegarme de lo que estaba escrito y darme cuenta que a veces era mucho mejor donde habían llegado ellas que lo que yo tenía escrito. Hemos trabajado mucho con dialogo, sobre todo con Mónica García, que es una actriz maravillosa. Al ver la película te das cuenta que no será una actriz profesional, pero su trabajo como intérprete en el mundo de las escénicas le da una presencia brutal y un dominio del cuerpo y de sus emociones muy fuerte.

- ¿Cómo fue el camino de su película hasta Berlín?
Ha sido un camino realmente muy largo, un proceso de aprendizaje donde la película y yo nos hemos tenido que encontrar la una a la otra, justamente porque parte de un lugar muy personal y digamos que empezó a tomar forma en 2014, cuando conocí a Mónica García, y ese momento que dices: "Aquí hay la película junto a ella", y ha sido un viaje largo junto a productores y un equipo muy implicado y muy apasionado. Fue un rodaje, siempre decíamos que aspiraba a recuperar esa idea del neorrealismo, de decir, vamos a rodar mucho tiempo, nos vamos a dar tiempo para hacer las cosas pero con un equipo muy pequeño, muy íntimo. Hay que pensar que filmábamos en una aldea de seis habitantes y entonces no podíamos ir con el despliegue de un gran rodaje. Eramos siete. Entonces, ha sido como todo un proceso muy familiar en el buen sentido de la palabra, muy íntimo, y hora poder estrenar en Berlín es un lujo y la verdad es que está yendo muy bien.

- ¿En qué lo ha notado?
Las reacciones están siendo muy muy buenas. Hemos tenido dos proyecciones, con la sala llena y preguntas y respuestas después que han sido un éxito absoluto. Es muy bonito también ver la diversidad de puntos de vista, cómo cada uno ve la película desde un lugar muy distinto. Hablábamos de que es una película sobre lazos familiares, sobre el retorno a los orígenes, también es una película sobre la despoblación en España y una pérdida de la generación entonces es como que cada tipo de espectador puede conectar con cosas muy distintas.

- También es una película muy femenina...
Es femenina porque está protagonizada por cuatro mujeres, dirigida por una mujer y hay gran parte del equipo que es femenino y lo es también porque se centra en la relación madre-hija. No es que sea conscientemente femenina en un sentido político del término, sólo que me parecía muy interesante explorar esta relación madre-hija cuando se está hablando de volver a los orígenes. Al final, volver a los orígenes es la tierra, es la casa, es la madre.

abcguionistas

12/03/2018 23:29:36

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.