19/12/2018


Noticias de guion

Miguel Angel Vivas estrenó en la Seminci: "'Tu hijo' es una película que va como un tiro"

Vivas
Vivas

22-X-2018

Con el largometraje "Tu hijo", de Miguel Angel Vivas se inauguraba el pasado fin de semana la 63 edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid. El director sevillano, que regresa a su país después de rodar sus últimos trabajos fuera de España y en inglés, ha estrenado mundialmente en la capital castellana su última película, un thriller impactante protagonizado por el veterano actor José Coronado, a quien acompañan en el reparto Pol Monen, Ana Wagener, Asia Ortega y Ester Expósito. La cinta, que llegará a los cines españoles el próximo 9 de noviembre, cuenta la historia del doctor Jaime Jiménez, cuyo mundo se desmorona cuando su hijo de 17 años queda en estado vegetativo debido a una brutal paliza. En esta entrevista exclusiva con NOTICINE.com, Vivas nos habla de su película más personal, rodada en su ciudad natal y de sus impresiones al aterrizar en un festival tan consagrado como la Seminci.

- Para un director de cine, ¿qué supone este estreno mundial en la Seminci?
Esta película para mí ha sido un antes y un después en muchas cosas. He tenido un proceso que me ha ayudado a reencontrarme, a redefinirme. Me la he planteado como si fuera mi primera película, no desde la realización, el espectáculo o el producto, sino desde querer hablar las cosas y contarlas, con lo cual, no tengo palabras de agradecimiento y para expresar la felicidad que me da estar en la Seminci, que es un festival de cine de autor y además estar inaugurando. Ver que todo lo que hemos hecho ha servido para algo y ver que todo este viaje, porque ha sido un viaje emocional tanto dentro de la película como el que hemos tenido los que la hemos hecho, de repente llega a un sitio que merece la pena.

- "Tu hijo" llegará a cines españoles el 9 de noviembre, ¿qué se van a encontrar los espectadores cuando vayan al cine a verla?
Se van a encontrar una película que no es de usar y tirar. Ahora mismo las películas que se ven en el cine las vemos, nos gustan, pero en el rodillo final de los créditos ya la estamos olvidando y cuando vemos la de mañana ya no nos acordamos de la anterior. Yo quería hacer una película que quedase, que hablase con el espectador y que mañana se acuerde de ella. Es una cinta que estoy convencido de que deja poso en el espectador porque le está hablando a él directamente y le va a hacer reflexionar sobre muchas cosas. La película tiene un corte clásico en el sentido de que el personaje se mueve a golpe de decisiones morales y al final llega un momento en que la cámara gira al espectador, que ha estado apoyando esas decisiones, y le hace replantearse en voz alta ese apoyo y le hace pensar en lo que hubiera hecho él. Le hablamos directamente y por eso se remueve tanto porque se tiene que replantearse quién es él como persona. Yo creo que el espectador se replanteará sus errores como ser humano y como ser humano social en la sociedad en la que vivimos y que hemos construido entre todos. Se van a encontrar con una película que va como un tiro, que funciona con unos puntos de giro brutales y sobre todo que hace reflexionar sobre las cosas, que no es un entretenimiento para olvidarlo al día siguiente.

- Regresó a Sevilla, su ciudad natal, después de rodar sus últimos trabajos en inglés y fuera de España, ¿diría que es su película más personal?
Sí, totalmente. Es la más personal, la más honesta y la más importante que he hecho hasta ahora. Y no quiero decir que sea ni la mejor, ni la peor, para mí es la más importante por todo esto.

- ¿De dónde viene la idea?
Casi desde "Secuestrados". Muy poco después de hacerla ya quería hablar de esto. No me gusta el mundo en el que vivimos. Creo que vivimos en una sociedad enferma, en una sociedad mala como mundo, como seres humanos, y no hablo solo de política, hablo de todo y quería hablar de la herencia que estamos dejando, de cómo la educación y la herencia nos lleva a que sigamos cometiendo los mismos errores. Somos casi medievales, seguimos teniendo los mismos problemas que había entonces, en la violencia, en el machismo, en la manera de construir la sociedad… Así vamos a cometer los mismos errores una y otra vez y no ayudamos a que la siguiente generación cambie. Ahora estamos en un momento en el que se ve un cambio. Yo siempre he dicho que sabe mejor del siglo XX quien ha entendido el siglo XXI. Pero es que la sociedad sigue sin entender el siglo XXI y seguimos luchando contra cosas que deberíamos abrazar todos. Todo lo que está pasando en el siglo XXI deberíamos abrazarlo y nos cuesta muchísimo, pero no creo que sea porque seamos malos, que sí lo somos, es porque hemos sido educados de una forma y tenemos que ayudar a romper eso. Por supuesto que Jaime es como es porque ha vivido en un mundo que era como era, pero es que su hijo vuelve a serlo también, comete los mismos pecados que el padre. Hay una mirada de padre a hijo, por eso es "Tu hijo", porque tú tienes una responsabilidad con tu hijo y la responsabilidad no es traer dinero a casa, y puedes decir "no es que yo no tengo hijos", vale, pero hay una generación que va a venir después de ti, tenemos una responsabilidad todos.

- El protagonista es un padre buscando venganza ante la inactividad de la policía. ¿Cree que hay muchos Jaime Jiménez por el mundo? ¿Diría que todo vale cuando se trata de un hijo?
Estamos en un momento, con las redes sociales, en el que todo cambia. Antes de que se convierta en costumbre ya ha cambiado. Vamos tan deprisa con todas las noticias que vemos en Facebook, en Instagram…noticias falsas que nos las creemos enseguida porque no nos paramos y no reflexionamos. Estamos en un momento de mucha indignación social, pero a la vez en el que no se reflexiona sobre las cosas, salimos enseguida a protestar, hay algo de eso en la película. Ha pasado esto y sin escuchar y parar a ver qué ha pasado, ya tomas una decisión. Tenemos que tomar las decisiones enseguida porque mañana estamos en otra cosa. Todo cambia rápido. Estamos en una sociedad líquida en la que todo cambia enseguida y creo que eso es lo que hace que salgamos a la calle. Por ejemplo, la película "Death Wish", de Charles Bronson de los años 70, hoy yo la veo y la disfruto especialmente porque sé que es una película de otra época. Una película hecha hoy de ese hombre que tiene que salvar a la mujer, que no escucha a nadie, y que como es el hombre de la casa va a matar a los que hayan hecho daño a su esposa sería obsceno. Rodar "Death Wish" hoy en día sería inmoral, pero verla hoy no, porque la estamos viendo con el prisma de los ojos de aquella época. A mí me encanta, no me gusta que evitemos eso. Eso existió, era una época y creo que hay que verla desde esos ojos, pero hoy estamos en un mundo de cambio y por eso digo que es la primera película en la que me he planteado que como director me están dando una voz y tengo una responsabilidad. Por eso la película puede ser buena, mala, puede gustar o no, puede estar más contado lo que quería contar o no, pero lo he intentado hacer de la forma más honesta posible. Quiero contar esto y voy a pensar mucho cuál es la manera de hacerlo y no voy a ser demagogo, no voy a intentar dar vueltas, voy a contarla como la he querido contar, mejor o peor, no lo sé.

- ¿Piensa que el cine español está atravesando un buen momento? ¿Y el cine de autor?
Estamos en un momento en el que es muy difícil hacer cine de verdad, cine de autor. Es la época de los productos. Ahora mismo es muy difícil salirte porque no tienes manera de financiación si no eres un producto que le gusta a todo el mundo. ¿A todo el mundo qué significa? Que no hagamos buenas películas, sino que hagamos películas desechables porque hoy en día se cree que para que una película guste no tiene que hacer reflexionar sobre nada, no tiene que hablar de nada, hay que olvidarlo al momento y tiene que ser un producto de consumo de usar y tirar como un cleenex, eso es lo que se está haciendo. Pero de repente se están haciendo algunas, por ejemplo, este año la nuestra la vamos a estrenar con "Quién te cantará", de Carlos Vermut, hace poco se estrenó también "Entre dos aguas", o el año pasado "Verano 1993". Dentro de esta imposibilidad de hacer un cine que no sea producto, en la periferia hay una serie de directores y sobre todo de productores y distribuidores que se la han jugado también, y se está haciendo un cine increíble.
- Lo difícil es hacerlas fuera del paraguas de los canales privados de TV, con lo que ello conlleva...
Sí, la pena es que no vamos a tener nunca la repercusión que va a tener el cine producto que tanta pereza me está dando a mí, sobre todo porque es lo único que me están ofreciendo en la cartelera y no quiero ver más esto. Estoy cansado de ver "La mejor película de superhéroes de todos los tiempos" y mañana ya no me acuerdo de ella. En el rodillo final ya la he olvidado. Al día siguiente otra vez lo mismo y ya no me acuerdo de la anterior. Es la mejor porque no me acuerdo de ninguna más, las olvidamos, son películas para echar una hora y media sentado comiendo palomitas y no volver a pensar en ellas. Creo que eso es bonito, pero hemos perdido que las películas tengan algo más, incluso antes, el cine comercial tenía más. Ahora mismo cuanto menos tenga mejor, no queremos ofender a nadie, estamos en la época de no ofender y, ¿cómo no se ofende?, no diciendo nada, hagamos la película más vacía posible, no vaya a ser que alguien se ofenda si hablamos de algo. Superhéroes dándose guantazos y ya está.

- ¿Cuál es la dificultad más grande a la hora de sacar adelante un proyecto cinematográfico como este?
En este caso ha sido un proceso maravilloso. Primero la persona con la que me he encontrado, que es Enrique López Lavigne, el productor, que es quien me empujó y me dijo: "Miguel Angel, haz la película que quieras, hazla como quieras, quítate los corsés de las películas americanas, de las series, del público y si quieres hablar de esto habla de esto". Fue el que me ayudó a encontrar eso y a partir de ahí lo he disfrutado en todo momento. Sé que ha habido problemas de financiación, pero eso ya es un tema de producción, y yo la he disfrutado. Ha sido un viaje. La película es un viaje emocional, es un viaje en coche, es un hombre perdido en la noche buscando esa venganza y hacerla ha sido lo mismo, un viaje emocional que me ha cambiado, yo he hecho ese viaje con la película. No sé si es fácil o difícil porque lo que yo he hecho es seguir en coche todo el tiempo a la vez que Jaime.

- ¿Por último, ¿Podría adelantarnos algo de sus próximos proyectos?
Ahora estoy en una nueva película con Enrique, estamos escribiéndola y va a dar demasiado de que hablar, para bien o para mal. No puedo decir mucho más, sólo que la próxima también será con Enrique López Lavigne y que tengo muchas ganas de que nos pongamos en ella, pero necesitaba estrenar esta, enseñarla, para acabarla y que mi cabeza diga ya, ahora he acabado la película, cuando se la muestre al público.

Mireia Quintana abcguionistas

28/11/2018 11:40:16

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.