25/03/2019


Noticias de guion

Natassja Ybarra, guionista de "Dos lunas", "Infames" o "Las Aparicio"

Ybarra
Ybarra

Con motivo del próximo Taller de Biblia y Piloto para Series de Televisión que la escritora de teleseries mexicanas Natassja Ybarra impartirá bajo la organización de El Inquilino Guionista en las instalaciones de AMTEC-CINE el próximo 22 de Noviembre, y con la inquietud de los guionistas interesados para las mencionadas “transformaciones” de la televisión en español, realizamos esta entrevistaa una de las jóvenes representantes de la nueva narrativa en televisión:

Talía García: ¿Te gustan, consumes telenovelas?
Natassja Ybarra: Cuando se presenta la oportunidad de ver qué se está haciendo en la industria en la que trabajo, la aprovecho. Nunca he entendido a la gente que llega a hacer televisión mientras presume cuánto tiempo tiene que no la ha visto y lo que es más, ¡ni siquiera tiene una en su casa! Si alguna ventaja le lleva la televisión al cine, es esa relación tan inmediata con el espectador. Ofrecerle al público un producto que no consideras digno de entrar en tu propia casa, se me hace una falta de respeto. ¿Consumo telenovelas? Sí, poco pero sí. ¿Me gustan? Como en todo, hay un par de joyas nadando en un mar de mierda, nomás que en el caso de la telenovela ese mar es un océano bien profundo.
TG: ¿Telenovelas, teleseries, soap operas? ¿Qué diferencias encuentras y cómo defines lo que escribes?
NY: Las soap operas son una cosa exótica y lo más probables es que no haya visto más que un par de minutos (si sumamos segundo a segundo) de las décadas enteras que lleva General Hospital al aire. Yo crecí viendo las telenovelas del 2 retransmitidas por Univision.
Las teleseries son este hibrido de serie y telenovela (que es más telenovela que serie) que surge a partir de la difusión masiva de las series estadounidenses. La diferencia está en los números. Tanto en presupuesto como en capítulos y creo que es eso, la reducción en la cantidad de capítulos, que juega a favor de la calidad de la historia.
TG: ¿Cómo fue el trabajo de investigación con Infames?
NY: El mejor comentario que me hicieron sobre Infames, una teleserie que exhibía los tejes y manejes de la clase política, lo hizo una amiga que se codea con esos desagradables personajes en el día a día. Me dijo que se veía a leguas que ninguno de los creativos involucrados conocíamos ese mundo como ella. Nuestros escándalos palidecían en comparación a los que ella había atestiguado. Después de 6 meses en el fango, fue un aliviane escucharlo, como si a pesar de todo lo que investigamos y aprendimos, una parte de nuestra inocencia hubiera permanecido intacta.
El proyecto fue desarrollado por Anaí López y Verónica Velasco, con base en el manuscrito inédito de una mujer que estuvo inmiscuida en el mundo del cabildeo. Durante el proceso de escritura recibimos el apoyo de dos asesores, un psicólogo, Andrés Ize Ludlow, y una politóloga, Isa Gil. Como en Camelia la Tejana, otro proyecto en el cual la investigación fue parte fundamental de la historia, los asesores nos brindaron recursos invaluables. Los titulares y la experiencia de cada escritor como mexicano, también lo fueron.
TG: ¿Qué referencias tomas para la escritura y desarrollo de tus teleseries?
NY: Ahora dicen que cuanto más veas la televisión, menos vas a vivir. Yo soy una consumidora voraz. Lo veo todo y en muchas ocasiones lo hago muy a mi pesar (bueno no, jamás tanto). A lo que me prende, le hago honor a mi trabajo. Sobre todo cuando se trata de darle forma a una idea. Gracias a mi mujer me he vuelto también una consumidora voraz de cine. Y ahí también están las referencias. A la hora de escribir, se cuela siempre mi experiencia, todo el bagaje emocional. Resulta que escribir es muy pinche terapéutico.

TG: ¿Qué diferencias encuentras entre las telenovelas de Venezuela, Brasil, Colombia y México?
NY: Hace un par de semanas participé en un taller de análisis de medios en Bogotá, el tema a tocar era la heteronormatividad en la telenovela latinoamericana. Los grandes villanos: los mexicanos. Nuestras telenovelas son las que menos permiten que la diversidad (sexual, de género, racial y étnica) llegue a pantalla.
En mi opinión, en lo general (temas), la telenovela mexicana es más recatada y moralina que la telenovela sudamericana, y en lo particular (formato, estructura), es mucho más rígida y tradicional. Los ejemplos que se dieron en el taller, por ejemplo, de telenovelas colombianas con personajes principales del sector LGBTI, o de descendencia indígena o africana, fueron una sorpresa agradable. Sobre todo puestas en contraste con las producciones de las grandes televisoras nacionales, con sus elencos blancos y heterosexuales, sus mujeres caprichosas y sus hombres ultra dominantes.

TG: ¿Que te gustaría hacer como guionista de televisión?
NY: Quiero contar esas historias que te hacen abandonar tu realidad para caer, unos minutos más tarde, de vuelta en ella pero llena de preguntas nuevas. Quiero formar parte de equipos de escritores que se clavan, que convierten ese trabajo que hacen para la caja tonta en una labor de amor y que en el proceso, cuando todos los elementos se sincronizan, lo elevan a arte. He tenido la suerte de ser parte de equipos y proyectos así, quiero más.

TG: ¿Hacia dónde va la televisión mexicana y qué posibilidades tiene?
NY: Día a día caen sobre los escritorios de productores y ejecutivos cientos de pilotos y carpetas. De cada cien, diez ideas son buenas, y quizás una le valga la pena a los que ponen la lana. La bronca es que las razones para financiar ese proyecto en particular, no siempre son ni las mejores, ni las más honestas.
De este lado también tenemos que apechugar, no sólo son los de la feria. También el talento tiene sus broncas. Ejercemos con frecuencia la autocensura, nos protegemos. Hay mucho miedo en México a salirse del camino trazado. Pero la buena televisión, y se ha demostrado a lo largo de su corta pero acelerada historia, cuenta historias que de una forma u otra (contenido, lenguaje, historia) rompen los esquemas.
A pesar de todo esto, creo que estamos en el mejor momento para aferrarnos a las pocas pero importantes posibilidades que hay y buscar maneras de que cada vez haya más.

Talía García, de El Inquilino Guionista / Noticine

17/10/2014 22:15:42

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.