17/06/2019


Noticias de guion

Ray Loriga, escritor y guionista: "El cine comercial está todavía muy ligado a la literatura"


"Teresa..."

De la literatura a la dirección de cine pasando por el guion, la trayectoria de Ray Loriga no conoce los convencionalismos. El escritor y guionista impartió una conferencia en la Facultad de Derecho de Córdoba acerca de un genio también inclasificable: Leonard Cohen, y con este motivo dialogó con el diario Córdoba.

- Ahora que las grandes reilgiones abandonan a la mística, usted acaba de hacer la película sobre Santa Teresa y viene a hablar de Leonard Cohen. ¿Cree en la mística contra los fanatismos?
Creo que sí. He abordado el tema de Santa Teresa de Jesús precisamente por eso, y por eso vengo a hablar de Leonard Cohen. Yo creo que la mística es la manera en la que el hombre inteligente se acerca a Dios. Y se acerca desde una posición individual, no desde una posición colectiva y airada y grupal y racial, sino de una manera pensante. La cuestión de Dios, que es interesante dentro del alma de un poeta, en manos de un asesino se convierte en un arma mortal. Y es lo que estamos viviendo de una manera u otra.

- ¿Esperaba la repercusión de la película?
Bueno, es una historia muy vieja. Parece que la Iglesia ha secuestrado a Dios y que nos tiene que dar permiso para hablar de Él. Afortunadamente no es así, vivimos en una sociedad libre, y Dios o la cuestión de Dios es de todos.

- ¿Percibe que la situación empeora?
No lo sé, tampoco soy muy catastrofista, porque ahora dicen que la juventud nunca ha estado peor, y si uno mira a la juventud de 1944 estaba la mitad de Europa vestida de fascista matando a la otra mitad. Así que tampoco puedo decir que este sea uno de los momentos más lúgubres de nuestra triste historia. Sí que creo que a veces hay un pequeño abandono de la gente por las ideas, por pensar de manera individual, por leer para enterarse. Pero bueno, supongo que son etapas, no soy muy pesimista.

- Hablando de la mística, en España hay una gran tradición. Usted ha leído a Santa Teresa y a San Juan de la Cruz, del que habla como uno de sus autores favoritos. ¿Cree que pese a sonar tanto sus nombres son lo suficientemente conocidos?
Curiosamente, se habla mucho de los santos y a mí me ha tocado vivirlo en mis propias carnes recientemente, por parte de gente que ni siquiera se ha tomado la molestia de leerlos. Si tenemos en cuenta que el 90 por ciento de la gente que va a misa no ha leído la Biblia ni siquiera, esto hace pensar un poco qué clase de religiones vivimos. La gente entiende la religión como un ticket para el paraíso: si cumples una serie de rituales te aseguran una plaza en el cielo. Y Hay gente que entiende la búsqueda de Dios como una lucha intelectual y del alma, bastante más compleja que eso. Y además normalmente es la gente que no cree ni siquiera que le vayan a dar ni siquiera un asiento en el cielo. Simplemente quiere buscar algo hermoso dentro de su alma. Leonard Cohen es uno de esos.

- Viene a hablar de Leonard Cohen se retiró durante varios años a un monasterio zen. ¿Cree que el poeta debe alejarse algo del mundo para escribir?
El escritor siempre tiene que tener un margen para la escritura. Siempre hay que dar un pasito atrás, a veces adelante, pero no puedes estar en el magma de todas las cosas. En el caso de Leonard Cohen, si le oyes a él contar su experiencia budista, es dura y árida, pero en realidad es una persona la que le llevó a este templo. Es un maestro zen que era amigo suyo, y con el que descorchaba botellas de vino francés. Tampoco era una cosa tan arretadora y tan asceta como se puede imaginar. Es verdad que el alma de un artista, y de un artista famoso y con éxito más, tiene que buscar su balance para ser interesante. Y yo creo que era lo que buscaba Leonard Cohen, que como cualquiera, por muy genio que sea, tenía el corazón tan roto como todo el mundo y busca sus maneras de curarse.

- Que era un artista singular, que publicaba discos cuando lo creía oportuno. Y sin embargo sus trabajos, como el «I´m your man», siguen sonando actuales casi veinte años después.
Es muy interesante de Leonard Cohen el encontrar su propio tempo. En una industria que exige todo el tiempo la excelencia, Leonard Cohen ha sabido buscar su excelencia con el tiempo que a él le hacía falta. A veces ese tiempo se dilata, a veces son diez años entre disco y disco, a veces tardaba un año para escribir tres canciones. A mí me parece bien que haya conseguido imponer su ritmo al ritmo de las cosas. Es un triunfo, la verdad.

- Usted ha desembocado de la literatura en el cine. ¿Cree que hoy están casi condenados a entenderse?
El cine sigue siendo para mí gusto demasiado dependiente de la literatura. Sigue siendo un poco novelistas ilustradas. Hay otro cine: David Lynch lo intenta, Godard lo ha intentado y lo ha conseguido. Hay gente trabajando en cine que busca otros caminos. El cine comercial como lo entedemos, sí está todavía muy ligado a la literatura, para mi gusto en exceso.

- Y al revés, influye en la literatura, porque mucha de ella parece casi escrita para cine.
Sí, también se produce el fenómeno inverso, literatura que parece planificada para el cine. Pero bueno, supongo que son leyes de comercio más allá de leyes artísticas.

© abc guionistas

18/10/2007 05:48:19

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.