17/06/2019


Noticias de guion

José Luis Borau recibió el Premio al Cine y los Valores Sociales

Borau y su premio
Borau y su premio

La Reina Sofía entregó al cineasta aragonés José Luis Borau, de 78 años, el I Premio al Cine y los Valores Sociales por su "intachable trayectoria profesional". Doña Sofía destacó también el empeño del realizador en transmitir "valores sociales" a través de la imagen y la palabra. Con la voz emocionada, Borau consideró "inmerecido" tan preciado galardón. "Cuando te conceden un premio es porque te quieren, y sentirse querido es la antesala de la gloria". Se refirió al cine como una "adicción" que te prolonga la existencia, pues "permite abrir ventanas y encontrarte con otras vidas y otros tiempos".

El Premio al Cine y los Valores nace con la pretensión de homenajear a aquellas personas que, a través del cine, han logrado transmitir una ética que ayuda a prevenir conductas de riesgo, como el consumo de drogas. "No me han dado un galardón por ser un buen chico, pues nunca lo he sido, pero a partir de hoy he adquirido un compromiso con la Federación de Ayuda contra la Drogadicción y lo voy a cumplir; cuenten conmigo".

El Premio al Cine y los Valores pretende galardonar la trayectoria de aquellas personas que, a través del trabajo cinematográfico, han logrado transmitir valores sociales que contribuyan a la prevención de conductas de riesgo como el consumo de drogas. José Luis Borau ha desarrollado su carrera como realizador desde los años 60. En su filmografía hay títulos tan reseñables como Furtivos, Tata mía, La Sabina o Niño nadie.

Después de comenzar la carrera de Derecho y de trabajar durante un corto periodo de tiempo como crítico de cine en el periódico Heraldo de Aragón, José Luis Borau (Zaragoza, 1929) estudió desde 1957 en la Escuela Oficial de Cinematografía en Madrid, enseñanza que finalizó con la realización del corto En el Río (1961).

En sus inicios se centró en el spaghetti western y en el thriller. Prueba de ello son Brandy (1963) y Crimen de doble filo (1965). Tras estos dos largometrajes decidió filmar únicamente aquellas películas que estaban bajo su propio control. Por eso fundó su propia productora, El Imán, en 1967. Durante diez años dirigió, sobre todo, anuncios y produjo películas de otros. Igualmente trabajó como profesor para guiones en la Escuela Oficial de Cinematografía.

Su primera película con El Imán es el thriller político Hay que matar a B (1974), que puso ya de manfiesto su estilo preciso y minucioso en la dirección. Un año después llegaría su primer éxito comercial con el drama Furtivos, uno de los mejores ejemplos del último cine franquista, que obtuvo en 1975 la Concha de Oro del Festival de Cine San Sebastián y el premio a la mejor película en lengua española.

Tras filmar La Sabina (1979), dirigió en 1984 la coproducción hispano-norteamericana Río Abajo, con David Carradine y Victoria Abril. Con Tata Mía en 1986 -que contó con Imperio Argentina y Carmen Maura- logró una nominación para los Goya como mejor guion. Posteriormente dirigiría Niño Nadie. En 1993 filmó la serie de televisión Celia, basándose en historias de Elena Fortún, con gran éxito de público.

De 1994 a 1999 fue presidente de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas. En 1995 fundó su propia editorial -Ediciones El Imán- para libros sobre cine. Ya en 2001 obtuvo con su película Leo (2000) el premio Goya a la mejor dirección. Asimismo ganó el premio especial del jurado del Festival de Cine de Málaga y, junto con La Comunidad, de Álex de Iglesia, el Premio Fotogramas de Plata. En 2003 recibió por su obra narrativa Camisa de once varas, el Premio Tigre Juan. Recientemente la Chunta Aragonesista le ha concedido el III Premio Aragoneses en Madrid.

© abc guionistas

30/10/2007 20:29:06

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.