19/12/2018


Noticias de guion

Chely Lima enseña guion y muestra sus fotografías

Lima
Lima

Sólo el amor que siente por el cine explica que la escritora cubana Chely Lima incursione en la fotografía con la misma pasión que pone en sus guiones, en los talleres que ha impartido sobre esta materia durante casi tres décadas y en la fotografía. Quien explore Detrás de la pared de niebla, su galería cibernética ubicada en chelylima.mifotoblog.com, descubrirá una faceta poco conocida de esta artista ``nómada por necesidad y por placer'' --frase con la que se define--, que no hace mucho se estableció en Miami después de vivir entre Quito, Guayaquil, Buenos Aires y San Francisco, informa El Nuevo Herad.

``Apenas me estoy estrenando en el arte de la fotografía. Lo que aparece en mi blog sólo es una muestra de lo que he hecho hasta el momento. El título Detrás..., es una especie de juego de palabras con el nombre de Pared de niebla [pareddeniebla. blogspot.com], un blog de poemas donde incluí versos de Alberto Serret (su pareja de muchísimos años, fallecido en Quito en el año 2003) y de algunos poetas huéspedes'', explica.

En el sitio se pueden ver autorretratos, paisajes urbanos, puentes en construcción y rostros de amigos. Una muestra que delata su inquietud por apresar todo lo que ve.

Lima cataloga el Taller Introductorio de Guion y Dramaturgia de Cine y TV que condujo en el Miami Dade College recientemente como ``un abc'' para guionistas novatos, muy similar a los que impartió junto a Serret en Ecuador y Buenos Aires desde que salió de Cuba. ``Es lindo ser guionista, aunque es un trabajo un poco ingrato. La historia del buen cine y de la buena televisión ha probado que sin un guion sólido no es mucha la calidad que se puede lograr''.

Cuando vivía en Cuba Lima publicó poesías, cuentos y Brujas, una novela breve cuya segunda parte vio la luz en la Editorial Planeta Mexicana, bajo el título de Confesiones nocturnas. También incursionó en la radio y coescribió series juveniles para la televisión --Hoy es siempre todavía, Del lado del corazón, Castillos de cristal y Shiralad-- que alcanzaron altos niveles de audiencia en la década de los años 80. En el equipo figuraban Serret y los novelistas Antonio Orlando Rodríguez y Daína Chaviano. Luego escribió con Serret el guion del filme Solteronas en el atardecer (Guillermo Torres, 1990) y figuró entre los alumnos de Gabriel García Márquez en la Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de los Baños.

``Esa etapa me marcó muchísimo. En parte porque San Francisco y sus alrededores son de una extraordinaria belleza, sin contar que es uno de los lugares más tolerantes que he conocido'', evoca, al tiempo que reconoce que el hecho de haber permanecido tanto tiempo fuera de Cuba la llevó a comprender que la tolerancia es una de las cosas que más le facilitan la vida al inmigrante. ``Toda esa región que rodea la bahía es mágica. Y no podía ser menos, porque están bajo un patronazgo muy poderoso, ¡el de San Francisco de Asis!'', dice convencida, aunque aclara que se considera ``pagana'' y ``franciscana''.

En cuanto a su vida en Miami, un lugar que está empezando a conocer, lo que le parece más valioso es la posibilidad de coincidir con personas de varias culturas. ``Yo creo que las fronteras son incapaces de frenar la hermandad entre la gente que ama las mismas cosas'', subraya. ``En Ecuador tuve amigos que me sostuvieron cuando me quedé sola de repente, tras la muerte de Serret. Pero en Argentina me ocurrió algo similar. Allí conocí personas que siguen siendo parte de mi núcleo familiar, porque yo no creo que familia sea únicamente la que heredaste, ni aquella conformada por quienes nacieron bajo tu misma bandera''.

Ahora la escritora está concentrada en una nueva novela, Bañera en San Francisco, y un par de obras de teatro. Entretanto, prepara un taller para novelistas que la devolverá a las aulas del Miami Dade College en febrero, sin dejar de atender un grupo que se inicia en la literatura que ya empezó a publicar ``tímidamente'' en el sitio escritoresdemiami. blogspot.com. Y como siempre hace un lugar para el cine, Chely acaba de concluir un proyecto junto con Antonio Orlando Rodríguez sobre el que evita dar detalles. ``Es algo que se está `cocinando' y ya veremos qué tal se deja ``comer''', dice adoptando un falso tono misterioso.

``Fue una época de mucho trabajo'', evoca. ``Si entré a la televisión fue porque Antonio Orlando nos dijo que podía ser divertido. También fue quien nos convenció para que nos convirtiéramos en `trabajadores independientes', lo que era toda una aventura en aquella época; sobre todo, porque no estábamos muy bien vistos en el complejo y represivo ambiente laboral del país''.

Tras abandonar la isla en 1992, Lima y Serret se establecieron en Ecuador, donde se integraron al canal Ecuavisa y escribieron series de corte policíaco y adaptaciones de obras de la literatura ecuatoriana, tales como El Chulla Romero y Flores, 7 lunas, 7 serpientes, entre otras. Una década más tarde, la escritora saltó a Argentina, donde vivió cerca de cinco años hasta que le ofrecieron una pasantía en el Museo DeYoung de San Francisco, California.

© E.N.H.-abc guionistas

05/01/2010 20:18:23

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.