21/02/2019


Noticias de guion

Adiós a Bergman, uno de los grandes creadores del lenguaje fílmico del siglo XX

Bergman
Bergman

Lejos del mundanal ruido, de los festivales, los platós y los estrenos, en su isla de Faarö, ha muerto el guionista y director sueco Ingmar Bergman, según anunciaba este lunes una de sus hijas, Eva Bergman. Tenía 89 años y su dilatada carrera, una de las más influyentes en el cine de autor de la historia, quedaba atrás con una cuarentena de películas, a las que hay que sumar la dirección de obras teatrales y producciones para televisión. Siempre escribió los guiones de sus cintas, y también unos pocos libretos que adaptaron otros. Las relaciones y las obsesiones humanas, especialmente las de pareja y la muerte, respectivamente, estuvieron muy presentes en su obra. La última de sus películas en llegar a las salas fue “Sarabanda" (2003), una secuela de su "Secretos de un matrimonio", que reunió -tres décadas más tarde- a los personajes que interpretaron dos de sus actores más queridos, Liv Ullmann y Erland Josephson.

Nacido en Uppsala (Suecia), el 14 de julio de 1918, su infancia estuvo marcada por la figura de su padre, un pastor protestante que le sometió a una educación férrea y estrictamente religiosa, condicionada por la austeridad y las prohibiciones. Bergman, tras hacer de ayudante de dirección, realizó su primer film, "Crisis", en 1945.

Entre los títulos más relevantes de su carrera figuran "Sonrisas de una noche de verano" (1955), "El séptimo sello" (1957), "Fresas salvajes" (1957), "El manantial de la doncella" (1960), "El silencio" (1963), "Gritos y susurros" (1972), "Secretos de un matrimonio" (1974) "El huevo de la serpiente" (1977), "Sonata de otoño" (1978), y la ganadora del Oscar al mejor film extranjero "Fanny y Alexander" (1982).

Autor de libros, defensor de la causa del respeto a los metrajes y formatos en la emisión televisiva de las películas y profundo amante del cine, Bergman se había enclaustrado desde la muerte de su última esposa en 1995 en su isla báltica de Faarö (Gotland), a la que había dedicado varios documentales y que le había servido de escenario también a films de ficción.

Como algunos de sus personajes, el cineasta sueco fue un gran amante del amor. Se casó cinco veces y tuvo nueve hijos, dentro y fuera de sus matrimonios. En 2004 anunció en un libro la existencia de su novena hija, fruto de una relación secreta y extramatrimonial con Ingrid von Rosen, que comenzó en 1957 y con la que posteriormente contrajo nupcias en 1971. La joven no supo hasta los 22 años que era hija del genial cineasta.

A principios de esta década formalizó la creación de una fundación que lleva su nombre, a la cedió sus archivos, que incluyen fotos, películas y documentación escrita, para que se pueda estudiar el proceso creativo de sus obras. Estas han influenciado a cinestas no sólo europeos, sino norteamericanos, algunos tan dispares como Woody Allen o Steven Spielberg.

© abc guionistas

31/07/2007 02:15:26

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.