25/04/2019


Noticias de guion

Alicia Scherson estrena en Chile su multipremiada opera prima, "Play"

Scherson con su protagonista
Scherson con su protagonista

"Play", que acaba de estrenarse en Chile, es la primera película escrita y dirigida por Alicia Scherson, parte de la nueva camada de cineastas que está estrenando sus primeras obras en el país austral. Pertenece a una generación con estudios profesionales de cine, aunque a diferencia de otros que han estudiado en las escuelas locales, ella lo hizo en el extranjero. Pero si tiene en común con gente como Pablo Solís y Francisca Schweitzer ("Paréntesis") y Matías Bize ("En la Cama"), su interés por escribir primero y rodar luego temáticas contemporáneas y de corte urbano.

"Play" es una historia intrínsecamente urbana que se acerca al igual que "Paréntesis" al cine independiente norteamericano, en especial al cine de Sofía Coppola ("Vírgenes Suicidas", "Perdidos en Tokio / Lost in Translation"). Pero también tiene puntos en común con una tendencia de cierto cine latinoamericano actual, principalmente argentina Lucrecia Martel ("La Ciénaga", "La Niña Santa").

Realizada en formato de alta definición, "Play" también contó con el importante aporte en el equipo del argentino Ricardo de Angelis, director de fotografía de films como "Hombre mirando al sudeste" y "Un lugar en el mundo". La cinta acaba de recibir un premio especial en el Festival de Montreal, el galardón del público en el primer Festival de Cine de Santiago (Sanfic) y un importante premio a la mejor dirección en el Festival de Cine de Tribeca de Nueva York, creado por Robert De Niro, lo que le dio un importante impuslo internacional.

Según cuenta su directora Alicia Scherson: "A este festival le teníamos echado el ojo hace tiempo en el contexto de festivales que tienen proyección de alta definición, porque nos interesaba ver como funciona en HD. Nuestra apuesta por ese formato pretende ser más que una cuestión presupuestaria no más. Pero salió la coproducción con Francia, y pudimos hacer la copia en 35 mm., pero aún así vamos a tener una proyección en HD".

"Pero también", agerga la realizadora, "porque es un festival independiente, que se está perfilando como el nuevo Sundance. Tribeca tiene el glamour de Robert De Niro y fuera de competencia, siempre hay películas taquilleras, pero en competencia hay específica puro cine independiente, mucha opera prima y de todas partes del mundo".

Según explica la directora debutante, "vino el seleccionador para acá y a través de la cancillería vio todas las películas chilenas. Nos seleccionaron y en ese momento nosotros estábamos postulando a Cannes también pero no teníamos tiempo para esperar. Así que tomamos la decisión, súper sabia creo yo, de estrenar en un festival más chico y de no correr el riesgo de no quedar en Cannes".

Alicia Scherson estudió primero cine en Cuba, donde se empapó del cine clásico, y trabajó con grandes equipos humanos. Filmó en cine de 16 mm. Con cámaras profesionales de cine, editando en moviola, etc. Luego estuvo una temporada en Chicago, donde estudió en la Escuela de Arte y se enfrentó a otra realidad, más individual y con énfasis en las nuevas tecnologías, el video arte y el digital. "Allí aprendí a hacer películas yo sola, a montar, hacer sonido, etc. e hice proyectos más cercano al video arte, pero siempre ligado a la ficción".

Toda esa experiencia y visiones diversas sobre el fenómeno cinematográfico, fue las que reunió Alicia Scherson al desarrollar su primer largometraje. Según resume en sus propias palabras, "Play" cuenta la historia de "un arquitecto deprimido lo pierde todo. Pierde a su novia, pierde su maletín y sus ganas de vivir. Y comienza a ser perseguido por una chica mapuche que vive en Santiago cuidando a un viejo enfermo y que a partir de un maletín que se encuentra en la basura, comienza a obsesionarse por este hombre en crisis y a seguirlo por toda la ciudad. Una película muy urbana, que recorre casi todo Santiago y que tiene estas dos historias en paralelas".

"Por un lado", agrega Alicia, "hay una visión de Santiago, una manera de ver la ciudad y enfrentar este problema de ser santiaguino de vivir en una ciudad sin identidad. La película busca esta identidad, pero en un tono no realista, sino subjetivo y fabulesco. Pero que trata igual de peguntarse sobre esta mescolanza de culturas, de influencias de afuera. Y en esa misma línea, pensar en la identidad de la gente, las cosas que hacen que nos definamos. Hay varias preguntas ahí, tiradas en la mesa, pero no hay ambición de responderlas, solamente abrir esa discusión sobre la identidad".

© Daniel Olave-abc guionistas

15/09/2005 23:13:51

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.