23/04/2019


Noticias de guion

Andrzej Wajda: Polonia pierde a su cineasta más internacional


 

Durante años el gran cineasta de la Polonia socialista, a pesar de su personal escasa simpatía por el régimen, Andrzej Wajda murió este domingo a los 90 añós, nueve meses después de estrenar su última película, "Powidoki / Afterimage", que ha sido propuesta por su país para el Oscar extranjero. El veterano realizador y guionista se expecializó en los últimos años en revisiones históricas y biopics, como las que dedicó a la matanza de oficiales polacos en "Katyn" o "Walesa. La esperanza de un pueblo". En el año 2000, la Academia de Hollywood le entregó un Oscar de honor por toda su carrera.

Entonces, se refirieron a él como "un hombre cuyas películas han dado a las audiencias de todo el mundo un punto de vista de un artista sobre la historia, la democracia y la libertad, y que al hacer esto, él mismo se convirtió en un símbolo de valentía y esperanza para millones de personas en la Europa de la postguerra".

Sus primeras películas (la trilogía "Generación", "Kanal" y "Cenizas y diamantes", a partir de 1954) discursan en torno a la nueva Polonia que emergería de las ruinas de la II Guerra Mundial, tema recurrente en su obra hasta casi el final de su vida, literalmente, como quiera que uno de sus últimos títulos ("Katyn") a la sazón nominado al Oscar extranjero, se enfocaba en el mismo conflicto. Ya antes su cinta "La tierra de la gran promesa", fue nominada al mismo premio en 1975. Otras de sus cintas más conocidas fueron "El hombre de marmol", "El hombre de hierro", "Los poseídos" o "El director de orquesta".

Sobre "Katyn", la historia de le ejecución masiva de oficiales polacos por el ejército soviético, que le tocaba personalmente, dijo: "Nunca pensé que viviría para ver la caída de la URSS, o que la libertad de Polonia me daría la oportunidad de retratar en la pantalla el crimen y la mentira de Katyn. Mientras que el crimen de Stalin privó de la vida a mi padre, mi madre fue tocada por las mentiras y la espera en vano de su regreso".

No por ello, el desde muy temprano respetado y elogiado cineasta dio la espalda a la contemporaneidad; su cine, de profundas raíces polacas cualquiera que sea su interés ideotemático, alcanzó siempre connotaciones universales. Durante los 70 y los 80, por ejemplo, reflejó, casi siempre de modo magistral los fuertes latidos políticos de su país y la actividad del sindicato disidente Solidaridad.

Oscar Honorífico en 2000 y análogo reconocimiento (Oso de Oro) en Berlín seis años después, Wajda fue elegido a principios de los 90 senador y director artístico del Teatro Powszechny de Varsovia, sin abandonar su trabajo en el cine, el cual, aún facturado fuera de Polonia (el caso de "Dantón", de 1982) parecía obsesionado por un monotema: la relación individuo-contexto político, la lucha del primero contra las adversas fuerzas históricas y sociales.

Su último film, "Powidoki", sobre la vida artista polaco vanguardista Wladyslaw Strzeminski, perseguido por sus ideas, fue seleccionado por las autoridades culturales polacas para el Oscar del año próximo, calificándolo como "una conmovedora historia universal sobre la destrucción de un individuo por un sistema totalitario".

abcguionistas

30/10/2016 13:35:04

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.