11/08/2020


Noticias de guion

Angeles Mastretta: Nueva novela antes del estreno en pantalla del primer guion


"Maridos"

Reconoce su obsesión por el azar y los finales felices. “No soy nada ‘dark’”, dice la escritora mexicana Ángeles Mastretta (Puebla, 1949), en declaraciones a Reforma. En su nuevo libro, "Maridos" (Seix Barral), el amor es una chispa que ningún dolor apaga. De Puebla a Mérida, y de Ciudad de México a Líbano, los escenarios cambian, pero no el impulso de las mujeres que habitan las historias, “sobrevivientes” de relaciones amargas que han decidido andar su camino con alegría y con valor, dejando atrás las desventuras. La periodista, escritora y guionista debutó este año en este último oficio con la adaptación de su exitosa novela "Arráncame la vida", un guion que acaba de filmar Roberto Sneider y se estrenará en México a lo largo del año entrante.

Sentada en su estudio, un espacio amplio, iluminado, que sólo comparte con unas violetas y un pez melómano, de nombre Lápiz, que gira cuando la escucha cantar su mejor interpretación, Arráncame la vida, Mastretta acepta que el azar es implacable y caprichoso para lo bueno y para lo malo, pero uno escoge cómo enfrentarlo. Ella le plantó cara a los 16 años, cuando supo que tenía epilepsia, y lo aceptó cuando se dio cuenta de que sería escritora. En su libro están, dice, las historias que le contaron sus amigas, las que oyó y las que se inventó, historias que imagina como una conversación que busca mantener preso al lector y sorprenderlo.

Mastretta estuvo acompañada en su trayecto literario por su hija Catalina, de 20 años, con quien compartió muchas pláticas de sobremesa por las que transitaban sus heroínas; su marido, el escritor Héctor Aguilar Camín, fue quien la oyó quejarse cuando la narración no fluía. Los finales felices, dice, le llegan sin querer, a eso la conducen sus personajes: mujeres despistadas como ella misma, soñadoras, lúcidas, juguetonas. “Creo en la alegría como algo que se busca, como una actitud de agradecimiento porque uno está vivo. Muchos de mis finales felices los personajes los buscan, a lo mejor no duran para siempre, pero caminan hacia allá”. Ni una de sus mujeres se desvía de la ruta hacia la alegría, una decisión que Mastretta asume como deliberada, aunque la califiquen de ‘light’. “Uno tiene que ser fiel a sí mismo. Yo quiero contar historias de sobrevivientes; sé que a esa misma historia podría convertirla en una catástrofe, pero no quiero. No tengo ganas de escribir de malas personas, no quiero”.

Son personajes que no se torturan. Mastretta pasa por lo oscuro de las relaciones casi de puntillas. “Creo que soy más buena para librarme de los conflictos que para enfrentarlos; no es una cualidad ni un defecto, así soy”. w ¿Cuál sería su consejo para librarse de un mal marido? Salir corriendo... Hay que hacerse de una fortaleza interior. Muchas mujeres siguen viviendo con sus maridos cuando no los soportan porque tienen miedo; no digo que haya que ser valiente en todo, pero hay asuntos cruciales donde si uno es valiente una vez, la pasa menos mal el resto de sus días. Yo no tengo para nada la teoría de que todos los hombres son malos y las mujeres buenas; me parece que todos tenemos matices, pero me resulta muy difícil entender a alguien que vive con un hombre golpeador y no sale corriendo.

- De entre todos los maridos sobre los que escribió, ¿se cuidó de dejar a salvo al suyo?
No, el mío está ahí por todas partes. De repente me dice: ‘No creas que no me reconozco’, y yo le digo: ‘No creas que lo escribí para que no te reconocieras’.

- Cuando el marido se va con otra mujer, sus esposas abandonadas parecen muy comprensivas. ¿Pecan de indulgentes?
A mí esa indulgencia me parece una forma de la inteligencia. ¿Qué tipo de agravio es que uno se enamore de alguien más? Si se enamoró de otra, alguien a lo mejor se enamora luego de mí otra vez. La vida da para muchas cosas. Sí, hay mucha indulgencia, porque el ánimo vengativo da mucha flojera. Ya hay muchas telenovelas, un escritor tiene que ponerse otro desafío.

- Después de escribir el libro, ¿qué ha entendido sobre la pareja?
He empezado a compadecer a una parte de los hombres. Veo a mi hijo Mateo, que tiene 25 años, y a las niñas de su edad; la mayoría, no todas, aunque vayan a la universidad, están esperando que un hombre las mantenga. Yo lo veo y digo: ‘Pobre, si le gusta una de esas niñas, ¿qué va a hacer?, porque no tendrá sólo que cargar consigo mismo, tendrá que hacerse cargo de que esa niña viva como vive, ¡qué agobio!’. Veo también que las mujeres que están dispuestas a tener un destino —me pasó a mí con muchos hombres antes de dar con Héctor—, a lidiar con el mundo, a ganarse la vida y a no depender de un hombre, tienen una bronca grandísima. Hay muchas mujeres de 35 años que no tienen pareja porque caminaron de más, ¡qué horror! Lo difícil es que esos hombres y esas mujeres que se necesitan están dispersos, no necesariamente se encuentran.

- ¿Contra qué se mantiene en pie de guerra?
Peleo por la armonía interior, y por el deber de que la gente que tengo cerca sea lo menos infeliz posible. Hay otras batallas que ni siquiera vale la pena dar: querría tener 30 años y sentir como siento ahora, pero eso es imposible; entonces, hay que dar la batalla contraria: soy la que soy, siento como ahora, y me arrugo y ni modo, pero tengo otros prodigios.

© abc guionistas

10/12/2007 09:15:45

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.