20/04/2019


Noticias de guion

"Animales de compañía", una película "de guion"


 

La última película de Nancho Novo y María Botto, "Animales de Compañía", que se estrena el próximo miércoles, puede entenderse como un alegato por la supresión de las tormentosas reuniones familiares, pero al final no es sino una fábula sobre ese mal necesario que es la familia, incluso la más estrambótica. Si en algo coincidieron todos los actores de esta cinta "coral y de guion" es en lo bien que se lo pasaron en el rodaje, que no duró ni un mes, se desarrolla en un solo decorado -la casa familiar- y contó con un presupuesto bastante bajo, informa EFE.

El filme, dirigido por Nicolás Muñoz, relata en un compás casi teatral la cena del 65 cumpleaños de un padre de familia (Miguel Rellán) a la que acuden sus vástagos: la hija perfecta (Cristina Alcázar), la alternativa y problemática (María Botto) y el rebelde antiglobalización (Javier Pereira).

Añádanse al cóctel dos yernos -uno, perfecto (Francisco Boira), el otro, una "mosca cojonera" (Nancho Novo)-, una esposa moderna que intenta armonizar la situación (Mireia Ros), una empleada doméstica (Tatiana Astengo) y un reptil fugado de su terrario, y el conflicto está servido.

"Como director, mi mayor reto fue hacer de árbitro entre tantos actores tan diferentes, cada uno de un mundo", señaló el también productor de la película, Nicolás Muñoz, para quien la familia es "una mina donde encontrar situaciones".

A pesar de que los platos vuelen en los encuentros familiares, el filme no es un alegato contra estas reuniones, pues "mucho más triste es que llegue la Navidad y estés tu solo", sostuvo.

El guionista, Rodrigo Muñoz, precisó que no buscaban la comedia fácil, sino un enfoque realista que reflejara a la muy polarizada familia española actual.

"Puede haber cenas tensas, cenas turbulentas y después, como un mundo aparte, las cenas familiares", ironizó el guionista, para quien "una cena no es tal si no acaba como el rosario de la aurora".

Nancho Novo, el yerno inesperado, inoportuno y nada bienvenido, aseguró que es la primera vez en su carrera que le dejan "hacer el ganso, que es lo que a mí me gusta", y añadió que la película es "prácticamente una función de teatro divertida, cañera y con mucha mala leche".

Ironizó, además, sobre las posibilidades en España de una modesta cinta nacional sin respaldo de grandes productoras o televisiones: "si esta película fuera francesa o argentina, triunfábamos que te cagas".

María Botto, la conflictiva hija de en medio, destacó lo "surrealista e inteligente" del guion y su muy corrosivo sentido del humor, y definió su personaje como una "chica excéntrica con gran necesidad de llamar la atención".

Mireia Ros encarna a la "madre contenedora que intenta normalizar una situación que constantemente se escapa de las manos", y consideró que el filme "es un buen referente sobre el antes y después de la familia actual", además de una cinta "honesta e inteligente con la que el público se lo pasa muy bien".

La hija mayor es interpretada por Cristina Alcázar, quien definió su rol como el de "la hija que todo padre querría tener" y que junto al de su marido forma "los únicos personajes que se entienden, quieren y respetan tal y como son".

Por último se encuentra el benjamín de la familia, encarnado por Javier Pereira, un rebelde "aún en esa edad en que cree que sus ideas son las únicas que valen y que empieza a repartir mierda por esa boquita". Eso sí, rebelde mientras vive cómodamente en casa de sus padres.

© EFE - abc guionistas

22/12/2009 09:40:27

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.