20/02/2019


Noticias de guion

"Cargo de conciencia": La corrupción a través del oficio de un octogenario cineasta

Escenas del film
Escenas del film

A sus 84 años, el guionista y realizador argentino Emilio Vieyra ha decidido volver a ponerse en la silla de director con "Cargo de conciencia", un film que se estrena comercialmente este jueves en la Argentina, y puede enmarcarse dentro de lo que se conoce como thriller, aunque su "look" retro haga que la definición "policial" resulte más acertada.

Vieyra cuenta con una trayectoria de cuatro décadas, en las cuales ha transitado todos los géneros. Fue el responsable de las películas de los Comandos azules -una serie de comedias protagonizadas por un grupo parapolicial-, los primeros sucesos del ídolo de la canción Sandro ("Quiero llenarme de ti", "La vida continúa" o "Gitano"); el musical de Leonardo Favio "Simplemente una rosa"; comedias costumbristas como "Villa cariño está que arde"; el wéstern "Los irrompibles"; y thrillers con bastante erotismo como "Sucedió en el internado" o "Correccional de mujeres". Tampoco escapó al cine fantástico clase B y títulos como "La venganza del sexo", "La bestia desnuda" o "Sangre de vírgenes" lo transformaron en una figura de culto.

Con "Cargo de conciencia", Vieyra borda un policial a la antigua usanza siendo muy fiel a su estilo y convocando a un reparto de veteranos intérpretes entre los que se cuentan Rodolfo Ranni, Pepe Soriano, Rubén Stella, Alicia Zanca, Cristina Alberó, Cecilia Maresca, Aldo Barbero, Ricardo Bauleo y Adrián "Facha" Martel. La cinta parte de un guion escrito por el octogenario cineasta, sobre corrupción, donde trata el tema del tráfico de drogas a través de la investigación que inician un periodista y un policía, quienes intentan descubrir qué se esconde tras el presunto suicidio de un senador nacional.

© abc guionistas

16/08/2005 05:22:25

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.