22/04/2019


Noticias de guion

David Koepp: "Es imposible escribir una película que tú mismo no querrías ver y hacer un buen trabajo"

Koepp
Koepp

Desde principios de los 90, David Koepp se ha convertido en uno de los recursos de directores de la talla de Steven Spielberg, Brian de Palma o Sam Raimi. A él lo eligieron para que Misión Imposible diera el salto al cine, para que Spiderman hiciera añicos las barreras que separaban el mundo de las viñetas y celuloide y para que Indiana Jones consumara su regreso en una polémica cuarta parte. Fanzine Digital lo entrevistó con motivo del estreno de su tercera película como director de uno de sus textos: Ghost Town ('Me ha caído el muerto').

- Esta película pertenece al género del cine de fantasmas de corte comedia familiar, al que pertenecen Topper (1937), The Ghost Goes West (1935), Just Like Heaven (2005) y algunas más. Me gustaría saber si las tenías de alguna forma en mente bien como inspiración, tanto para cosas que hacer como para cosas a evitar.
Definitivamente, me inspiré en películas de los años 30, como Blithe Spirit, la de Noel Coward. Para mí es divertido porque las películas de fantasmas cubren, no ya comedias, sino horror, dramas y un amplio elenco de géneros... Creo que la razón de que sean tan adorables es porque dejan clara una premisa, sea dramático o no la idea de que hay algo tras la muerte que a todos nos gusta creer... Pero definitivamente buscábamos la línea de los años 30 y 40, fundamentalmente Blithe Spirit y otra que ahora mismo no recuerdo, que son muy inspiradoras del género porque fueron buenas historias cuando surgieron.

- La película encaja perfectamente con Ricky Gervais, no obstante he escuchado que en un primer momento llegaron a sugerirse otros nombres, como es el caso de Jim Carrey, aunque los diálogos parecen hechos a la medida del primero.
Sí, bueno Ricky iba de maravilla... a ver, cuando escribo intento no tener en mente un actor, porque en cuanto entra un actor cambia el personaje a su medida, así que en el primer borrador creo que el personaje ha de ser él mismo sin ninguna influencia. Nosotros estábamos hablando de ideas con Dreamworks, las primeras fueron las típicas figuras cómicas de Hollywood (como bien dices Carrey) y entonces alguien sugirió a Ricky y yo quedé inmediatamente encantado con la idea porque él encajaba perfectamente, y de hecho tuvimos que cambiar, quizá un 10% o menos del guion, y eso lo hace también más fácil para él para encajarle como humorista y permitirle improvisar de forma que desarrolle más al personaje.

- Llama la atención que con el repertorio de películas de peso en que has trabajado en tu carrera, de esta lo que más te atraía era la idea de hacer algo donde la cámara y las interpretaciones lo dijeran todo... ¿quizá porque estabas cansado de tanto malabarismo y espectáculo?
¡Sí!... ¡un poco! (afirma con énfasis y ríe) Yo creo que hay que hacer cosas diferentes, yo escribo películas que son grandes aventuras con efectos especiales y escenas complicadas, pero como director me ha interesado ahora más el peso de los personajes... y en este caso era la primera vez que me metía en una comedia. Ahí sentía que mi trabajo como director era no meterme en medio, dejar que los actores se encargaran de todo, y sólo crear un buen entorno para que estos trabajaran cómodamente.

- Hay siempre una tendencia a lo sobrenatural en tus trabajos ¿qué presencia tiene ese elemento en tu vida? ¿es sólo un pretexto en la ficción para personajes interesantes o hablar de nuestra realidad en otro tono?
Mi vida y mis película son cosas muy diferentes. En mi vida no creo en lo sobrenatural, no creo en fantasmas ni en gente viniendo de otros planetas, y eso supone una oportunidad para dar rienda suelta a esa vertiente en mi imaginación. Yo creo que una de las razones por las que la gente va al cine es para escapar, no para escapar necesariamente de vidas problemáticas, sino de sus realidades, para ir a escenarios fantásticos... es uno de los motivos por los que me interesa a mí ir al cine y por eso hago ese tipo de cine que me interesa ver.

- A pesar de que tu mayor fama se la lleva tu trabajo como guionista, tu labor tras la cámara ha mostrado virtudes y has afrontado retos complicados, como es el caso de adaptar a Stephen King en un relato muy difícil de llevar al cine. ¿Es quizá porque tenéis rasgos similares, como una mentalidad cinematográfica y la afición citada a lo sobrenatural?
Bueno, es algo bonito en que creer, tengo un enorme respeto por King porque es uno de nuestros grandes narradores de historias y yo creo que lo que más admiro de él es que simplemente se limita a seguir escribiendo, cada día de 9 a 1... algunas de sus historias son buenas y otras no tanto como el quería, pero eso es la vida del escritor, a veces no eres tan bueno como tus ideas, puedes ponerle mucho arte y aplicar las herramientas ganadas a lo largo de los años para contar la historia, y luego tropezar con la forma de materializar la idea... lo que hacen los escritores es perseguir a la idea, y lo que admiro de King es que nunca para, acaba un libro y entonces va a por la siguiente idea...

- Y por alguna de tus declaraciones queda claro que tienes una mentalidad cinematográfica en que tus textos tienen claro qué ha de hacer o no la cámara, hasta el punto de que en La Habitación del Pánico tu sugerías los planos en que la cámara recorría todas las estancias... aunque habitualmente no es bueno sugerirlo para que el director no se moleste...
Sí, trato de hacerlo lo más claro posible sin decirlo, hay una forma de escribir cuando estás trabajando para otro director que sugiere lo que la cámara ha de hacer, sin decirlo, porque si lo dices es una forma de garantía de que él no lo hará por estar metiéndote en su trabajo, así que puedes ser un poco más sutil que eso y sugerirlo de otra manera indirectamente.

- Volviendo a Ghost town, el personaje principal es un solitario que de pronto se ve rodeado de fantasmas que quieren valerse de su “don” para comunicarse con ambos mundos. La idea se te ocurrió en un día de trabajo en el que no querías hablar con nadie ¿tiene ese personaje algo en común con la soledad habitualmente asociada a una faceta del trabajo de los escritores?
Sí, totalmente... yo creo que hay un espacio solitario en todos nosotros... como escritor necesitas silencio, te acostumbras a él, lo disfrutas... y algunas veces hablar con la gente es una intromisión tan grande en tu mente que harías cualquier cosa por evitarlo... así que fue divertido escribir ese personaje. Hacerlo en el entorno de un drama habría sido imposible porque en el sentido de la comedia podemos evitar odiar el personaje y disfrutar con él y sus rarezas...

- En ese sentido, ¿crees que el oficio de escritor acaba provocando algo de esa soledad como entorno necesario para el trabajo, o la naturaleza solitaria influye en la elección del oficio como forma de expresión?
Crey que hay algo de ambas cosas. La otra cara del silencio es la soledad y lo que más necesitas es el aislamiento, y es algo que se aleja de la idea de, por ejemplo, casarse y tener una familia... es horrible porque llegas a casa y has de salir de ti mismo... cuando estoy en mitad de una escritura y concentrado me lleva una hora callar esa parte de mi cabeza... mi familia está acostumbrada, se limitan a saludarme con un breve “hola” y quizá me preguntan luego ¿sigues sin estar aquí?

- Ese “mal día” en que no querías hablar de nada venía tras un problemático día de trabajo... ¿fue en el curso de Indiana Jones?
Lo cierto es que hubo muchísimas cosas durante Indiana Jones que me hicieron sentir frustrado, porque era un guion muy difícil de hacer, hubo que hacer muchos, muchos guiones y mis mayores frustraciones iban contra mis propias limitaciones, no hay nada que me enfade más que mis propias deficiencias... no obstante, en cuanto a Ghost Town la idea me vino durante el último día de de rodaje de Ventana secreta, fue un rodaje largo y como director había estado mucho tiempo filmando y es una gran tortura, salvo que tengas mucha personalidad es una tortura, hay tanta gente, hay tantas demandas, eres como una propiedad pública durante ese tiempo...

- Y ya sacado el tema... he de preguntarte por Indiana Jones. Había una doble forma de acercarse al personaje, el enfoque fresco con el que se hizo grande en “El Arca Perdida”, o el de acto final familiar que ya se abordó como teórico cierre en “La última Cruzada”. Cómo se aborda ese trabajo sabiendo que se viene de una situación con guiones muy avanzados finalmente cancelados...
Sí, claro... la primera, En busca del Árca Perdida, es una gema, una joya, nunca podría ser igual, esa es mi sensación... lo que podíamos hacer era dar lo mejor para hacer algo como historia diferente, sería fantástico tener al personaje de la primera cinta pero no puedes ignorar el hecho de los 27 años que han pasado, la persona simplemente cambia, hay cambios de personalidad, en la vida, en sus vidas y emociones... espero que el personaje que trajimos de vuelta fuera interesante, yo conozco a algunas personas a las que no les gustó pero es el riesgo que tomas cuando escribes para un personaje con un perfil tan alto...

- Hablando de las complicaciones en el guion, hemos comentado que tú sientes una devoción natural por la ficción desde tus tiempos de estudiante, hasta tu tesis iba dirigida en ese sentido. ¿Crees que te han reclamado para tantos trabajos importantes porque hay muchos guionistas que cuando intentan dedicarse al género no creen en él o no lo sienten igual, y por eso hay tantas películas que se dedican al espectáculo con un fondo tan hueco o superficial?
Bueno yo creo que... no puedes fingirlo. No puedes ponerte a imaginar qué quiere la audiencia o qué le gustará, has de desearlo por ti mismo, es imposible hacer o escribir una película que tú mismo no querrías ver y hacer un buen trabajo. Tú has de querer ver esa película. Da la casualidad que yo adoro las películas de acción, los thrillers, las comedias... así que, para bien o para mal, yo sé que no todas las películas que he hecho son buenas, pero nunca fue por una falta de voluntad, yo siempre quise ver esa película, era la forma correcta de hacerla. Yo sé que otras muchas personas intentan abordar el tema de ficción por razones comerciales, pero ellos no creen en el género realmente, y eso ha de notarse.

- Habiendo sido tres veces tu propio director ¿cómo te sientes más realizado, con una adaptación fiel a tus deseos o dirigiendo sea como sea el resultado?
No, definitivamente dirigiendo te sientes mucho más realizado, es una experiencia mucho más completa ... incluso si la película no es buena o tan buena como otro podría haberla hecho, te sientes mejor, porque la entiendes y si cometes errores entiendes por qué y qué intentabas hacer, haya funcionado o no. Pero siempre prefiero las películas hechas por mí a las que otros hicieron con mi guion.

- ¿Podrías decirme qué película consideras que fue más fiel, y menos fiel a lo que pretendías hacer como guionista? (al margen de que el resultado fuera bueno o malo).
No quiero despreciar ninguna, algunas las prefiero a otras, Carlitos’Way (Atrapado por su pasado) estaba muy, muy cerca del guion y era una película fantástica... La Guerra de Los Mundos fue también muy fiel recientemente, muy correcta contando la historia... esas son las que ahora se me ocurren...
Y sí tengo algunas de esas que no fueron fieles a lo que yo pretendía, pero prefiero dejarlas donde están porque siguen siendo mis “niños”.

- Y tras hablar de un héroe icónico como Indiana, he de nombrarte a Spiderman. Muchos vieron esa primera entrega en la que tú trabajaste una forma respetuosa y ambiciosa de rendir culto al personaje, que se ha ido volviendo progresivamente decadente y un mero show ¿cómo lo ves tú? ¿has seguido la saga?
Sí, claro, vi las otras, yo creo que es difícil contar esa historia varias veces, la segunda era increíblemente fuerte, la tercera es algo que habría hecho de una forma diferente o que como fan me habría gustado de forma diferente, pero en general, como franqucia, tomando como un todo las 3 películas, simplemente redifinieron como de buenas podían ser las películas de superhéroes, y ahora lo demuestran películas como Batman. Pero cuando la primera de Spiderman apareció en 2002, nadie había hecho una película de superhéroes tan bien hecha, con actores tan conocidos, con tanta atención al personaje y con un director tan conocido, todo junto...

- Por ello te iba a preguntar: Spiderman marcó un antes y un después cuyo último eslabón parece ser Batman, cuyo guion ha llamado la atención por su seriedad. ¿Crees que es una demostración a los productores y la industria de que un guion serio puede ser útil en términos de audiencia?
Sí claro, yo no sé cuando la cosa de los superhéroes empezará a agotar, quiero decir, sólo puedes amenazar con explotar la ciudad un número de veces, así que me pregunto cuantos años podrá durar el género, 3 o 4, o quizá 50, no tengo ni idea, es algo que en general hace interesante el negocio del cine ya que nadie sabe cuales van a ser las tendencias... pero creo que por ahora claramente la audiencia lo acepta y se están buscando nuevas formas de explorar por lo que es muy vital para el cine...

- Aparte de tu próximo trabajo como guionista (Angels&Demons 2009, Ron Howard), me gustaría saber si tienes proyectos como director.
Oh sí, estoy escribiendo un guion para mí mismo y es un thriller político llamado Articulo 2 que estoy haciendo para Columbia, justo ahora estoy en él.

© Fanzine Digital / abc guionistas

18/03/2009 10:04:31

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.