11/08/2020


Noticias de guion

Del libro a la pantalla: "Revolutionary Road"

Haythe
Haythe

"Revolutionary Road" fue el debut como novelista de Richard Yates, publicada cuando tenía 36 años, y poniéndole instantáneamente en el candelero literario. Ya desde poco después de su estreno, y hasta la fecha, otros escritores han venido comentando apasionadamente su fuerza. Tennesse Williams la calificó de “inmediata, intensa y brillantemente viva. Si hace falta algo más para realizar una obra maestra de la ficción moderna norteamericana, yo no sé que pueda ser”. Kart Vonnegut apodó a la novela “el Gran Gatsby de mi época”. William Styron dijo que era “una novela hábil, irónica, bella, que merece ser un clásico”.

Muchos compararon a Yates con Fitzgerald en el sentido de que se convirtió en un cronista de su época, haciendo con el anhelo, la ambición y el caos matrimonial de la “Era de la Ansiedad” lo que Fitzgerald había hecho para la “Era del Jazz”. A medida que pasaba el tiempo, la novela se iba haciendo cada vez más relevante, incluso visionaria, sugiriendo el comienzo de la Era Digital, el cambio de papel y el fortalecimiento de las mujeres en los hogares norteamericanos, y la tendencia cada vez mayor al conformismo. Hasta el día de hoy, "Revolutionary Road" sigue siendo una obra intemporal y provocativa.

Sin embargo, pese a toda la atención que despertó la novela, el propio Yates nunca alcanzó en su vida el éxito por el que luchó tan ardorosamente. Luchando toda su vida, al igual que sus personajes, contra el alcoholismo, la depresión y la dificultad para relacionarse, murió por causa de un enfisema a los 66 años de edad. No obstante, su obra sigue viva en el corazón de sus lectores, gracias sobre todo al afán publicitario de sus fans confesos entre las filas de los gurús literarios contemporáneos, entre los que se encuentran Richard Ford, Nick Hornby, Joan Didion, David Hare, Kate Atkinson, Stewart O’Nan y Sebastian Faulks, quienes empezaron a hablar en público, y a menudo fervientemente, de la influencia de "Revolutionary Road".

Con tantos sentimientos apasionados en torno a "Revolutionary Road", no era fácil encontrar a un guionista dispuesto a adoptar un enfoque nuevo sobre la adaptación. La búsqueda llegó a término con Justin Haythe, que no sólo es guionista (co-escribió el thriller "La sombra de un secuestro" junto con Pieter Jan Brugge), sino, lo que es igual de importante, un aclamado novelista por derecho propio, obteniendo una nominación al premio Man Broker por su debut, "La luna de miel".

Haythe sabía que entraba en un terreno resbaladizo para un escritor, pero creyó que valía la pena el riesgo porque la historia de Yates aún habla muy alto y claro. “Aunque la novela está ambientada en los años 50, los personajes son muy reconocibles psicológicamente para la gente de nuestra época”, dice. “Creo que esta historia es muy relevante para nuestras vidas de ahora, y sin embargo está centrada en una época fundamental en la historia norteamericana. Merecía que se hiciera una película”. Al igual que el propio Yates, Haythe consideró que la historia era más grande que su época y su localización. “Nunca lo enfoqué como si tratara sobre la vida en las zonas residenciales”, explica. “Creo que es una historia mucho más amplia acerca de la fragilidad y el deseo humanos”.

La dificultad estribaba en presentar en la pantalla a Frank y April Wheeler de una manera accesible pero sin idealizarlos románticamente (ni satirizarlos) dejándoles que revelen, mediante sus palabras y sus actos, sus esperanzas, sus miedos y las formas en que chocan contra las prohibiciones de la sociedad sobre el modo en que hombres y mujeres deben actuar los unos con, y sin, los otros.

Para Haythe, el eje primordial de la historia es el convencimiento de los Wheeler de que son especiales, diferentes, destinados a algo mucho más grande que la vida que llevan ahora, una ilusión que será hecha añicos por las circunstancias. Por mucho que se crean alguien que está por encima de la influencia de la cultura consumista que se está desarrollando a su alrededor, cada vez se dan más cuenta de que han caído en su poder igual que sus amigos y vecinos. “Lo que hace que el romance entre Frank y April sea tan emocionante al principio es la suposición de que no son como todos los que les rodean”, explica. “Y luego llega un día April y le dice a Frank, ‘sabes, nos estamos volviendo como todos los demás, así que vamos a hacer algo para cambiar nuestras desilusionadas vidas. Salgamos de aquí. Vayamos a París. Salvémonos’. Pero su gran fuga nunca tiene lugar”.

De hecho, París seguirá siendo una fantasía irrealizada porque April se queda embarazada, haciendo recapacitar a Frank y consiguiendo que cambie toda la dinámica entre ellos. “París se convierte en un símbolo grandioso de valor y potencial”, dice Haythe. “Yo creo que en el fondo se trata de la siguiente cuestión: si uno tiene la ocasión de intentar ser la persona que siempre quiso ser, ¿qué cosas se descubrirán acerca de quién es uno mismo en realidad?

La admiración y el respeto que Haythe sentía por todo lo que Yates había logrado en el libro le inspiró el deseo de ser tan fiel como fuera posible al tono y los diálogos de Yates en la adaptación, reconociendo a la vez que una película es una creación diferente de una novela. “En una novela, uno tiene acceso inmediato a las confesiones interiores de los personajes, mientras que en una película, el arte está en dramatizar eso”, observa. “Espero fervientemente que la película consiga que haya más gente que descubra a Yates, y le de el reconocimiento que él siempre quiso y mereció”.

© Paramount - abc guionistas

22/01/2009 11:57:29

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.