25/08/2019


Noticias de guion

El colombiano Harold Trompetero empareja a Leguízamo con una perra


 

La amistad que unió al actor bogotano afincado en Estados Unidos John Leguízamo con su compatriota Harold Trompetero, a raíz de su participación en "El paseo 2", una de las más exitosas comedias del cine colombiano, producida por Dago García, le ha motivado una nueva colaboración, esta vez con una historia muy distinta, el emotivo drama de amistad entre un marginal y una perra de la calle, en el marco de un penal. El protagonista de "Moulin Rouge" ha regresado así a su ciudad natal, desde donde ha compartido en redes sociales imágenes del rodaje y junto a su hija, que lo acompaña.

En "Perros", Leguízamo es Misael, un hombre cuarentón, que ingresa a la cárcel de su pueblo. Allí se encuentra con La Sarna, una perra rabiosa de la calle. En medio de la desolación y la tristeza se crea entre ellos una fuerte amistad. La vida en la cárcel y su convivencia con el animal llevan a Misael a descubrir que en la vida, a veces, los animales tienen sentimientos más puros que los seres humanos. El día que queda en libertad Misael enfrenta el dilema de quedarse encerrado en la cárcel con su perra o salir en libertad y perder al único ser que lo ama.

Coescrita por el prolífico Trompero, quien alterna producciones comerciales con otros proyectos más personales, como este, junto a Gerardo Pinzón y Feiver Pinto, "Perros", según ha contado el cineasta colombiano, parte de una dolorosa experiencia propia. "Hace algunos años, mi madre se enfermó -explica Trompetero- y tuvo un grave episodio maníaco en que botó su vida por la borda a tal punto que, incapaces de soportarla, todos los miembros de la familia terminamos por abandonarla. El único que se quedó junto a ella durante toda esta etapa, cuidándola y apoyándola como podía, absolutamente leal, fue nuestro perro. Esta anécdota marca para mí un punto de partida para apropiarme de este guion".

La película combina a actores profesionales, encabezados por John Leguízamo, junto a intérpretes "naturales" sin experiencia previa. "De esta manera -dice Trompetero-, los primeros le aportan a sus personajes todas las sutilezas emocionales necesarias, y mientras que los segundos, escogidos también por sus experiencias dentro del sistema penitenciario, le traen a la película una gran dosis de realismo".

El realizador colombiano ha querido filmar toda la cinta con cámara de vídeo al hombro, "para transmitir una impresión documental que le permitirá al espectador sentir el mismo dolor que Misael". Igualmente, filma en un verdadero penitenciario rural, con un mínimo de luces, aprovechando al máximo las fuentes de luz reales, "reproduciendo la severidad de este encierro".

abcguionistas

25/06/2015 23:52:15

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.