31/03/2020


Noticias de guion

El complicado camino de Chan Kaigé hacia en Oscar extranjero con "La promesa"

Kaigé
Kaigé

"La promesa", nuevo film escrito y dirigido por Chen Kaigé, es la más ambiciosa producción cinematográfica en la historia de la República Popular China, con 35 millones de dólares de presupuesto, seis meses de rodaje y más de un millar de "extras", la mayoría soldados. El gobierno chino, a pesar de las primeras reticencias de la censura, decidió elegirla como su representante ante la Academia de Hollywood para los próximos Oscars, y la adquisición por parte de IDG, la nueva compañía de los hermanos Weinstein, parecía garantizar un buen lanzamiento en el mercado norteamericano y una activa campaña de los otrora expertos de Miramax, pero el acuerdo entre IDG y los productores chinos quedó roto a finales del pasado diciembre, por aspirar los segundos a un estreno más amplio que el que estrategicamente proponían los Weinstein.

El caso es que esta superproducción china, una historia épica, fantástica y romántica sobre los amores de una princesa con un esclavo en tiempos atribulados, protagonizada por Hiroyuki Sanada, Jang Dong-Kun, Cecilia Cheung, Nicholas Tse, Chen Hong y Liu Ye, tras ser nominada ya a los Globos de Oro, tiene ahora dificultades para estrenarse comercialmente en Estados Unidos a dos meses de los Oscars. No obstante, ya ha cumplicado con las normas de la Academia. Los Weinstein, que compraron sus derechos en el pasado Cannes tras ver apenas 12 minutos de "trailer", impusieron casi 20 minutos de corte a la versión final china de 121 minutos y la presentaron a los académicos y a la asociación de la prensa extranjera, que la nominó a los Globos de Oro. Paralelamente, "La promesa" se estrenaba el pasado día 15 en China batiendo records con 9 millones de dólares en su primera semana.

A Kaige, quien ya estuvo nominado por "Adiós a mi concubina" en 1994, la posible estatuilla no le quita el sueño. "El momento que más me emociona es cuando encuentro algo brillante durante un rodaje, mucho más que el momento en que recibo un premio", decía hace poco a Hollywood Reporter. Sin embargo, ya ha aceptado estar en la próxima Berlinale, aunque fuera de concurso.

El cineasta, nacido en 1952, probó suerte en el cine occidental con "Suavemente me mata" pero ahora parece más interesante en continuar rodando en su país, además sin necesidad de coproducción foránea. "No me resulta difícil conseguir dinero de inversores privados chicos y garantizarlas como mínimo un 10% de rentabilidad. En mi país cada vez más compañías privadas están interesadas en el negocio del entretenimiento y mucha gente con mucho dinero quiere participar", aseguraba en la misma entrevista con HR.

© abc guionistas

03/01/2006 22:21:31

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.