25/10/2020


Noticias de guion

El guionista David Planell pasa a la realización con una película "extraña y con un formato cercano al teatro"

Planell
Planell

Cansado de ser “mercenario de ideas ajenas”, el guionista y cortometrajista David Planell lleva tres semanas “quitando disfraces” a los protagonistas de su primera película como director, "La verguenza". El multipremiado Alberto San Juan –en los últimos tres meses ha logrado el Goya y el Fotogramas de Plata al mejor actor por la también ópera prima "Bajo las estrellas"- es el único intérprete masculino de esta drama intimista sobre una pareja que está a punto de adoptar a un niño peruano con trastornos de conducta al que tiene en periodo de acogida.

Varios cortos y numerosos guiones de televisión avalan a David Planell, quien escribió con Gracia Querejeta las dos últimas historias dirigidas por ésta -"Héctor" y "Siete mesas de billar francés", que se llevó el premio del jurado al mejor guion en el último Festival de San Sebastián. “Era el momento de dirigir y producir mi propia historia para controlar el trabajo”,dice el novel cineasta, que asegura que la adopción de este conflictivo chaval –rol encarnado por Brando Lastra- es una excusa para ahondar en un tema que da mucho de si: la pareja.

Planell sabe muy bien que España es el segundo país en adopciones extranjeras porque se ha documentado exhaustivamente sobre el asunto y se ha entrevistado con parejas que están en la misma situación que sus protagonistas, pero insiste que la adopción es “el pretexto para ver como una pareja que parecía bien sólida, sufre movimiento sísmicos con la llegada de este chico. Pero de las crisis somos capaces de sacar lo bueno”, desvela en la amplía y luminosa casa en la que viven Lucía –Natalia Mateo- y Pepe –San Juan-, principal localización de esta producción que toma el título “por la mala conciencia que, en un momento dado, tienen todos los personajes. A todos se les saca los colores”, avisa. Y “todos” son, además de la pareja, la trabajadora social que les ayudó a gestión la adopción, la cuidadora del chaval y la compañera de piso de ésta.

"La verguenza" transcurre en la mañana en la que la asistenta social va a la casa de los futuros padres adoptivos para ver si son aptos o no para cuidar de un niño. Una mañana en la que se desatan las pasiones contenidas y estalla la tensión en esta pareja de clase media desahogada con profesión liberal, ideología progresista y sensibles a las causas sociales “desde su atalaya burguesa”, apunta Planell, que al meter el dedo en las ideologías “se dan cuenta que éstas se quedan cortas a la hora de explicar al ser humano”, reconoce.

"Me identifico mucho con el personaje, porque pasa por una especie de crisis de los 40, como yo, aunque mi vida ha sido una continua crisis, que empezó cuando pasé de la infancia a la madurez", dijo con humor San Juan, en declaraciones que recoge la agencia EFE. En la cinta, el actor es un hombre que junto a su pareja (interpretada por Natalia Mateo) busca adoptar un niño peruano, lo cual desatará una serie de conflictos de grado más bien existenciales: "Está en crisis y se cuestiona si, a sus cuarenta años, va a ser capaz de cuidar de un hijo, porque no sabe si es capaz de cuidar de sí mismo".

Esta crisis que vive su personaje ante una situación particular, considera que representa un espectro más amplio que aqueja a toda la sociedad: "Retrata las crisis en la que vivimos las personas, una crisis que realmente está en el entorno, porque vivimos en una sociedad que no ha madurado, que no ofrece ayuda, ni cooperación, y en la que el individuo está bastante perdido".

Producida por Avalon, y contando con el apoyo del ICAA y TVE, la cinta se rueda desde el pasado 11 de febrero en localizaciones de Madrid. Debido a su presupuesto acotado, el rodaje se extenderá por tan sólo cuatro semanas. "Está siendo un trabajo muy intenso, en el que hemos tenido que ensayar durante varios días...Alberto está siendo de gran ayuda porque es un actor que tiene nervio, empuje y que ha propuesto nuevas cosas", explicó Planell, quien definió la película como "extraña, de autor, de tonos raros, con sobresaltos, planos secuencia, con un formato cercano al teatro, y en el que recae un gran peso sobre Alberto".

© abc guionistas

07/03/2008 03:00:43

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.