29/10/2020


Noticias de guion

El guionista Manuel Hidalgo afirma que "hay que venir llorado" para escribir para el cine

Hidalgo
Hidalgo

Manuel Hidalgo (Pamplona, 1953) ha publicado cinco novelas, es columnista, guionista y crítico de cine. Condujo magacines televisivos en los años 80 y ejerció el periodismo en varios medios de comunicación. Atesora una cultura enciclopédica y vive de la palabra. Escribe con precisión y sencillez, una delicia ante tanto pedantón. Al presentar en Logroño su obra, 'Lo que el aire muere', ganadora del I Premio Logroño de Novela, aseguró en declaraciones a El Correo que para seguir guionista hay que llegar "llorado".

-¿Qué es primero, el libro o la convocatoria del concurso?
La idea es antigua. La empiezo a pensar en 2001.

-¿De qué fuentes bebe?
De la calle. Estoy con los ojos y oídos muy abiertos. En los tiempos de periódico no se pisaba tanto en la calle, se estaba en la redacción y en los salones. Tomo café, oigo a los camareros...

-Este libro supone un cambio de registro literario.
Sí, había hecho novelas que trataban más las relaciones personales, de amores y desamores. Siempre me interesaron. Me dije: 'y si yo hiciera algo que hable de la sociedad de hoy de manera amplia y profunda'. Ésa fue la idea que está detrás de este libro.

-¿Escribió la novela a ritmo frenético o pausado?
Se interrumpió porque hubo guiones de cine por medio. Eso de que 'oyes, que si quieres, y resulta que es mañana cuando hay que empezar'. Surgió lo del concurso y retomé la novela.

-El libro es coral. Eso requiere una técnica porque los personajes afloran, desaparecen.
Es mucho trabajo porque es coral y, a la vez, está contado con la técnica del simultaneismo. Tiene cogollo con cuatro personajes principales y luego se ramifica a muchos hasta que forma un friso.

-Manejó siempre un lenguaje sencillo y preciso en el adjetivo.
La sencillez tiene que ser un logro que luego esconda o cobije la mayor profundidad de campo posible. Me gustan que mis textos fluyan. Hacer las cosas sencillas es muy difícil.

-Que tomen nota rebuscados que rescatan palabras disecadas.
Los escritores excesivamente orfebres del lenguaje, si no son los maestros, no me interesan. Si cojo 'Salambó', de Flaubert, y describe un banquete con los platos, vegetales, animales... Es Flaubert. Ahora, el que a Flaubert le llega a la mitad y busca la sobreactuación, me aburre, no me interesa.

-¿Escribir un guion permite alguna libertad estilística?
Hay que venir llorado a eso de ser guionista. He tenido suerte por una razón: o bien me han hecho encargos porque el tipo tenía un problema y me encargaba la solución, o he trabajado con un director de igual a igual.

-En resumen, cine y literatura son dos mundos muy alejados.
Con la novela dices 'está aquí y la he escrito yo'. En el cine hay otra satisfacción. Se sabe que la película está ahí, hecha entre muchos, pero nadie hubiera empezado si no hubiera escrito alguien los diálogos.

-¿Es un disciplinado escritor?
Desde que dejé el periódico soy razonablemente disciplinado a la fuerza. Hay que producir. El 98 por ciento las mañanas comienzo a escribir a las 10. Me avisan de pases de películas, un libro que se presenta a la una de la tarde y no voy. Aunque fuera de lo militar, la disciplina exige fugas. Ese día que dices: 'esta mañana, paro'.

-¿Cómo vio al oscarizado Bardem en 'No es país para viejos'?
Hay una equivocación con el personaje. Es un actor buenísimo pero hace un personaje de composición; es decir, aquel que con la ayuda de una sola clave y de una apariencia física, toca esa tecla durante hora y media.

© abc guionistas

17/03/2008 06:04:36

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.