22/10/2019


Noticias de guion

El guionista menorquín Bep Moll cree en las posibilidades de su isla

Moll, con el creador del futbolín
Moll, con el creador del futbolín

Bep Moll guionista y productor menorquín, cree que en las posibilidades de su isla como escenario cinematográfico, según ha contado al diario Ultima Hora. Su empresa hecha humo. «Estamos ultimando una segunda parte del documental del futbolín». Después del éxito del primero, el cineasta menorquín es considerado ya una eminencia sobre el deporte rey jugado en tablero. «Hoy parto hacia Londres para participar en un homenaje al creador de este deporte», admite. Precisamente, la televisión pública británica, la BBC, está interesada en «Tras el futbolín». Si lo acaba proyectando, la cadena se añadiría a Euskal Telebista y DocuTV, que ya lo emitieron. En la cadena vasca, el reportaje logró un nada desdeñable 5,6 por cien de telespectadores.

No es la única trama que calienta motores. Moll y el resto del equipo de la productora barcelonesa ultiman dos series diseñada para ser emitidas en el móvil, cuyos capítulos tienen un minuto y medio de duración. «Se titularán 'Blody Hell' y 'Detective Hunter' y serán de humor adolescente y gamberro. Vodafone está interesado en ellas», explica Moll. En un formato más amplio, el guionista también se encuentra «a punto de firmar un contrato para poner el guion a un largo de artes marciales».

Con todo y pese al evidente éxito de su carrera, el isleño reconoce que no es fácil trabajar en el cine. «No es como lo pintan los making off americanos», apunta. «Es muy duro, hay muy poca oferta y mucha gente», admite. Para que lo entienda el público, esfuerzo que hace constantemente en su trabajo, Moll revela un ejemplo significativo. «Muchos extras que acuden a rodajes se cansan y se van. Para hacer un plano quizás se tardan tres horas», explica.

El también responsable de Tratart explica que, una de las técnicas usadas para rodar una escena es repetirla una y otra vez hasta que sale bien sin grabar, para luego conectar el equipo. «Y eso exaspera a los no iniciados», detalla.

Pese a las dificultades que plantea rodar una película «y aún más proyectarla», Moll no descarta que su tierra sea partícipe de un filme algún día. «Si los directores, y más los americanos, conocieran la Isla vendrían aquí. Puede parecer Escocia o el Caribe, ya que tiene rincones únicos». Hasta la fecha, no parece que esto vaya a producirse, ante cierto disgusto de Moll. «El Consell y el Govern parecen más preocupados en el turismo y las cuestiones ecuestres. El cine aún viene grande a la Isla», critica. Con todo, el cineasta no lo ve todo tan trágico. «Trabajar en el celuloide es una ilusión. Si no eres nadie debes partir de cero. Pero a mi no me ha ido tan mal», concluyó. Tras la entrevista hizo las maletas. Londres lo esperaba.

En primer lugar, Moll destaca que hace falta una formación, acudir a un centro que enseñe las habilidades necesarias para aprender a filmar. «Pero de las escuelas sale mucha gente. Los centros privados son como un Operación Triunfo del cine», dispara Moll con su inquebrantable criticismo. Tras el aprendizaje, viene la fe. «Hay que trabajar mucho de free-lance, llamar a todas las puertas e insistir, volver a llamar», explica el guionista.

La endogamia, además, está al orden del día. «Empiezas haciendo un guion. Y o eres de la Asociación de Guionistas o Productores o tienes contactos, no prospera», alerta. «Y dependes del patrocinio de las subvenciones o las TV's», añade.

El rodaje también exige sacrificios. «No hay grandes despliegues. Ahora un equipo de rodaje pueden ser dos personas, polivalentes. Uno puede llevar la cámara, ser director y ocuparse de la fotografía a la vez», apunta el menorquín.

Por último, es dificil que se proyecte en el cine si no convence a una major. americana «Controlan las salas españolas y claro, ponen sus películas», finaliza Moll.

© abc guionistas

03/06/2008 21:17:17

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.