10/08/2020


Noticias de guion

"El nuevo mundo", la superproducción soñada por un autor maldito del cine USA

Farrell
Farrell

A pesar de la escasez de su obra filmada, al igual que ocurre en España con Víctor Erice, el norteamericano Terrence Malick ha atesorado por años una fama de creador genial y maldito de la que pudiera salir gracias a la leyenda histórica más popular de la Norteamérica colonial, la relación entre el explorador irredento John Smith y la india Pocahontas. El nuevo mundo, que costó más de 30 millones de dólares y cuenta con el ídolo de jovencitas Colin Farrell como principal protagonista, pasará a la historia por varios motivos, pero puede ser a la vez la definitiva tumba de Malick para la industria de Hollywood o su rescate de lo minoritario. Tras un estreno en sólo tres salas el pasado diciembre, este fin de semana podrá ser vista en todas las ciudades importantes de Estados Unidos.

Muchos quedamos sorprendidos cuando en marzo de 2004, poco después de que se anunciara que dirigiría un film sobre los últimos tiempos de "Che" Guevara en Bolivia (que de momento no se ha rodado), producido por Steven Soderbergh y con Benicio del Toro como protagonista, con Javier Bardem y Benjamin Bratt, Malick dio un portazo y prefirió poner su talento al servicio de una leyenda amorosa que conocen al dedillo todos los norteamericanos desde la escuela, y que narrara Disney en el dibujo animado Pocahontas.

Sin embargo, el elogiado cineasta que en 30 años sólo había dirigido tres títulos, Malas tierras, Días del cielo y La delgada línea roja, simplemente se estaba decantando por hacer realidad un viejo sueño, ya que hace cerca de un cuarto de siglo que Malick acariciaba llevar al cine esta historia, según la productora Sarah Green, quien supervisó el proyecto: "Tuvo la idea en los años setenta y la conservó en su imaginación. Y como todas sus películas, El nuevo mundo muestra una profunda comprensión del ser humano".

Y si citamos una explicación de la señora Green es por Malick sigue siendo elusivo. No sólo no ha concedido entrevistas, sino que ni siquiera el "press-book" recoge una sola cita o explicación del guionista y realizador, ni hay imágenes en la documentación del cineasta filmando. Sí se sabe que el perfeccionista autor decidió retirar la versión lanzada en diciembre para remontarla de cara a este estreno nacional.

Colin Farrell, por su parte, ha dicho que trabajar a las órdenes del carismático Malick es algo que ningún actor rechazaría: "Sólo tiene que mencionar un proyecto y los actores acuden en tropel. Ni siquiera hace falta leerse el guion porque la pureza de todas y cada una de sus películas es más que suficiente. Terry es como un sabio, tiene la sabiduría de muchos más años de los que lleva viviendo en esta planeta, además de una gentileza asombrosa y una ferocidad increíble a la vez. Es un poeta. El mayor don que tiene, aparte de la inteligencia, es que ve lo que no vemos los demás, la belleza y la tragedia de la vida cotidiana. Sabíamos que respetaría a todas las partes involucradas, incluyendo a los indígenas, a quienes Terry hace un homenaje a su cultura y su pueblo y cuya belleza no sólo ha sido malinterpretada, sino ignorada, por los colonos de este gran país".

Para incorporar a Pocahontas, Malick y Green buscaron una adolescente con especiales características, "una actriz capaz de aportar al papel inocencia, bondad, juventud y vitalidad pero también alguien que pudiera envejecer, experimentar el sufrimiento, pasar por tiempos difíciles y madurar de un modo muy profundo. Encontramos actrices maravillosas para interpretar a Pocahontas a una edad más madura y también estupendas jóvenes llenas de luz, pero fue complicado dar con una actriz con la suficiente capacidad para hacer la transición de una edad a otra. Buscamos durante meses en Estados Unidos, luego en Canadá y después en otros países", ha dicho la productora.

Un mes antes del rodaje apareció Q’orianka Kilcher, que entonces tenía 15 años. Es hija de un peruano de la etnia Quechua / Huachapaeri y una suiza, y con formación como cantante y bailarina sólo habia aparecido brevemente en El Grinch, que protagonizó Jim Carrey. "Daba un poco de miedo poner a una desconocida en un papel como este, pero la vida de Q’orianka - y no su formación – la hizo perfecta para el personaje. Cuando le hicimos una prueba, sin maquillaje, se salió literalmente de la pantalla. Fue algo muy hermoso y completamente cautivador. Era...Pocahontas", recordaba Green.

El reparto se completó con el veterano y sólido Christopher Plummer, Christian Bale, August Schellenberg, Wes Studi y David Thewlis. La imagen siempre ha sido una obsesión para Malick, y el elegido para supervisar la fotografía fue el internacional camarógrafo mexicano Emmanuel (Chivo) Lubezki (Y tu mamá también, Como agua para el chocolate, Sleepy Hollow...). Lubezki colaboró con Malick para rodar casi el cien por cien de la producción con luz natural.

El film se filmó en el verano de 2004, y aunque dudaban poder encontrar zonas de la Virginia donde ocurrieron realmente los hechos narrados en las mismas condiciones que en el siglo XVII, una visita a la zona les permitió descubrir que sí era posible, y en aras de ese perfeccionismo de Malick, allí trabajaron con una especial obsesión de fidelidad respecto de la ambientación, vestuario y utilería.

El nuevo mundo ha recibido buenas críticas en general, aunque parece existir cierto consenso en que su larga duración (dos horas y media) y el estilo de Malick no la convierten en el producto más apetecible para los consumidores de palomitas. El estreno en Europa será el próximo febrero, con una presentación fuera de concurso en la Berlinale.

© abc guionistas

19/01/2006 00:46:47

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.