20/04/2019


Noticias de guion

El septuagenario guionista Shintaro Ishihara resucita a los kamikazes

Imagen de la película
Imagen de la película

Al son que marca una épica marcha militar, un avión «zero» atraviesa una de las pantallas gigantes de televisión que centellea en el concurrido cruce de Shibuya, el barrio de las tiendas de moda para los jóvenes de Tokio. Dicho plano se mezcla con otras conmovedoras imágenes donde varias mujeres se despiden entre lágrimas de un grupo de soldados, casi adolescentes, que se disponen a partir hacia el frente y que, en su último brindis, apuran una copa de sake mientras una cinta blanca con la bandera del Sol Naciente se agita entre sus cabellos.

Son los protagonistas de «Ore wa, kimi no tame ni koso shini ni iku», el último éxito del cine nipón que podría traducirse como «Voy a morir por ti», según informa en un reportaje el diario ABC. No en vano, esta gran producción, que ha costado 10,7 millones de euros, refleja la vida de los pilotos kamikazes que, durante los últimos compases de la Segunda Guerra Mundial, estrellaban sus aviones contra los portaaviones y destructores americanos para hundirlos.

El primero de dichos ataques tuvo lugar en la isla de Leyte, en Filipinas, en 1944, casi al final de la contienda y cuando el Imperio del Sol Naciente intentaba a la desesperada frenar el avance de la Armada de Estados Unidos. Con dicho propósito, el vicealmirante Takejiro Onishi ideó una estrategia basada en reclutar a jovencísimos pilotos suicidas cuya máxima destreza a los mandos de un avión consistía en evitar los cañonazos de los barcos enemigos para empotrarse contra sus cabinas de mando.

Más de 2.000 cazas fueron lanzados en estas misiones que consiguieron hundir 34 buques americanos y sembraron el pánico en la flota del Pacífico. De ellos, 402 despegaron de la base aérea de Chiran, situada al suroeste del archipiélago nipón en la prefectura de Kagoshima. Allí se desarrolla esta película que, dirigida por Taku Shinjo, no sólo ha triunfado en las taquillas de Japón tras su estreno el pasado mes de mayo, sino que ha suscitado un fuerte debate social por glorificar la figura de los kamikazes, considerados hasta ahora el máximo exponente de la locura que provocó el imperialismo nipón, comparable al nazismo de Hitler.

Mientras los pilotos suicidas son retratados como despiadados villanos sin ningún aprecio por la vida en la mayoría de las producciones de Hollywood, en esta polémica cinta aparecen como valerosos héroes. Para entender tan radical cambio de papeles hay que ponerse en la piel del guionista, Shintaro Ishihara. A sus 74 años, Ishihara no es sólo uno de los escritores ultranacionalistas que mejor representa a la extrema derecha nipona, sino también el gobernador de Tokio desde hace tres mandatos. Famoso por decir que las mujeres sin capacidad reproductiva son «inútiles», así como por otros comentarios racistas sobre los inmigrantes, Ishihara ha basado su historia en las conversaciones que mantuvo con Tome Torihama. Esta mujer regentaba un restaurante junto a la base de Chiran y se convirtió en una especie de «madre adoptiva» de los imberbes pilotos suicidas, muchos de los cuales le confiaban sus miedos y temores y hasta desafiaban a la Policía Militar entregándole cartas de despedida para sus familiares.

Uno de ellos era Shinichi Uchida, teniente y mártir con tan sólo 18 años. En su última misiva antes de estrellarse contra un navío de guerra americano, aseguró a sus abuelos que iba «a deshacerse de esos gaijins (diablos extranjeros)» y que traería «el cuello del presidente Roosevelt». A pesar del ejemplo tan poco aleccionador que desprenden sus palabras, tanto el director como el guionista insisten en que su película es «antibélica» y que tales «preocupaciones y sufrimientos no se pueden encontrar en la sociedad de hoy». Afortunadamente, tendrían que haber añadido, pero no lo hicieron.

Y es que esta cinta revela el creciente militarismo del que hace gala buena parte de la sociedad nipona.

© abc guionistas

21/09/2007 22:11:32

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.