25/10/2014


Noticias de guion

El veterano guionista, productor y director de cine y TV Manolo Matji impartió una charla sobre guion en el Master de la Universidad Pontificia de Salamanca

Horas de guión...
Horas de guión...

El guion de “Horas de luz” sirvió como elemento de partida para que Matji estableciera un debate con los alumnos en torno a la labor del guionista y las esencias del oficio.

Definiéndose fundamentalmente como “guionista”, a pesar de haber participado en la producción de alguno de los títulos más emblemáticos de la cinematografía española, Matji apostó por aprender este oficio desde la pasión por contar historias, restando importancia a la figura del guionista como creador. Lejos de confiar demasiado en los consejos mil veces propagados desde los manuales de guion, el director de “Horas de luz” puso gran énfasis en la necesidad que debe tener el guionista de contar una historia desde la intuición, manteniéndose fiel al mensaje que con ella se quiere transmitir.

Es “desde el dolor” que la vida proporciona, desde donde se debe partir para hablar de cualquier conflicto dramático. Los guiones deben “estar vivos durante el proceso de escritura”, puesto que en muchas ocasiones –añadió- la estructura y el final conocido de antemano como objetivo a cumplir “nos condenan a no centrarnos en lo esencial del relato” y nos llevan a fabricar “salchichas audiovisuales”.

Los alumnos del Máster de guion de la Pontificia tuvieron oportunidad de conversar con su autor sobre el proceso de escritura del largometraje “Horas de luz”, determinando las dificultades añadidas al tratarse de un guion basado en hechos reales (los vividos en prisión por el delincuente José Antonio Garfia) en el que se propone, de forma valiente, un punto de vista que atiende a la situación moral de culpabilidad y redención experimentada por los presos, y se señalan los agujeros negros de nuestro sistema carcelario.

Manolo Matji lleva ganándose la vida con el cine y la TV desde los años setenta. Como guionista de cine ha escrito o colaborado en cerca de veinte películas entre las que destacan obras imprescindibles de nuestro cine como “Los santos inocentes” (1981), “El sueño del mono loco” (1987) o “Besos para todos” (2001), además de co-escribir y dirigir “Horas de luz” (2003). Incesante también ha sido su actividad como productor, entre cuyas obras podemos mencionar “Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto” o “Tango”. Ha recibido, entre otros galardones, el “Premio Luis Buñuel” al mejor guion por “El hombre de moda”, y el Goya al Mejor Guion Adaptado por “El sueño del mono Loco”.

PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL I MASTER DE LA UNIVERSIDAD PONTIFICIA DE SALAMANCA:

postgrados.comunicación@upsa.es

I MASTER DE GUION


21/05/2006 18:39:40