26/10/2020


Noticias de guion

Fernando Trueba: "Azcona ha sido la personalidad más fuerte del cine español"

Trueba, en Huesca
Trueba, en Huesca

"Rafael Azcona ha sido la personalidad más fuerte que ha tenido el cine español". El cineasta Fernando Trueba se refirió el lunes en Huesca con esta rotundidad al guionista riojano, fallecido en Madrid en marzo de 2008. Se trata, comentó a este periódico, de la persona "más influyente" en su vida y con la que compartía "una de las relaciones humanas más hermosas", un hombre "muy discreto, muy humilde, muy independiente, muy libre, con un gran sentido del humor y muy natural", informa el Diario del Alto Aragón.

Fernando Trueba, que ha dirigido películas tan reconocidas como la oscarizada Belle Èpoque, participó ayer en el ciclo de homenaje a Azcona, organizado por la Academia de Cine, el Festival de Cine de Huesca y la Universidad de Zaragoza. Antes de la proyección de la película "La niña de mis ojos", que Trueba escribió con Azcona, el director mantuvo un coloquio con el profesor de la UZ Roberto Sánchez, tras una breve presentación que realizó el director del Festival de Cine de Huesca, Ángel Garcés.

"Es la persona que ha tenido una mayor influencia en mi vida, en cuanto a la visión que uno tiene del mundo y de las cosas, no sólo del cine, sino de la vida, de la familia, de la pareja, de la amistad, de la gastronomía, de la política, de las cosas reales que luego te conforman la cabeza", aseguró Trueba a este periódico, antes de iniciarse la conferencia-. Tengo la sensación de que cada vez que estaba con él aprendía algo y algunas lecciones que me ha dado se me han quedado muy marcadas".

La primera película que escribieron juntos Fernando Trueba y Rafael Azcona fue "El año de las luces", aunque el director reconoció que en dos ocasiones anteriores le había propuesto trabajar juntos en unas comedias y el guionista le dio "calabazas", porque consideró que no era su género. "Él quería saber la película que tú querías hacer y, si no sentía que él era la persona idóneas para hacerla, no la hacía".

Fernando Trueba aseguró que trabajar con Azcona era, además, muy divertido. "Siempre lo hacíamos en bares, cafeterías y restaurantes. A Rafael no le gustaban nada las oficinas ni la casa. La casa le gustaba como reducto privado y nadie conocía a su familia. Yo había saludado a su mujer, Susi una vez y, después de morir él, he coincidido con ella en diversos actos y a veces intercambiamos un e-mail y nos contamos alguna cosa".

Precisamente, una de sus películas más famosas, "Belle Èpoque", se gestó en el asador madrileño El Frontón, donde preparan una carne, unos pimientos y un rape, que ayer volvieron a hacer suspirar a Trueba. Allí se juntaron un día a comer con el también director José Luis García Sánchez, cansados los tres amigos de que sus reuniones únicamente se produjeran por motivos de trabajo. Aquellos almuerzos se prolongaron durante quince años más. Antes, sin embargo, Azcona les propuso comenzar a escribir una película, como "excusa" para mantener esos encuentros. "Creo que mucha de la alegría que hay en la película es por lo bien que lo pasábamos -indicó-. Cuando nos dieron el Goya, Rafael lo recogió, lo llevó al restaurante y allí sigue". En ese mismo local, los tres escribieron después "Suspiros de España y Portugal", que dirigió José Luis Sánchez.

Trueba consideró que Rafael Azcona y Willy Wilder son las dos personas más inteligentes que ha conocido en su vida y se consideró un privilegiado por ello, al tiempo que destacó algunos puntos que tenían en común, como su "tremendo sentido del humor, su gran bondad y su simpatía. Pero la cualidad número uno que tenían -enfatizó- era lo radical y profundamente normales que eran. No había en ellos afectación".

Fernando Trueba se refirió al gusto de Azcona por las comedias italianas, que tan bien reflejan la miseria y la debilidad humana, el antihéroe que es el ser humano. Azcona pensaba que el realismo es en realidad tragicomedia y Trueba recomendó la película italiana "Mafioso" que escribió Azcona y que, a pesar del paso del tiempo, sigue siendo "modernísima".

Fernando Trueba cree que a Azcona lo de los homenajes no le gustaría demasiado -"decía que todos los premios deberían ser secretos y con dotación económica"-, pero estima que el guionista, aunque no exhibiera sus sentimientos, en el fondo era muy sentimental "y le gustaría que los amigos y los no amigos le recordaran con una sonrisa".

© D.A.A.-abc guionistas

21/05/2009 08:54:33

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.