26/08/2019


Noticias de guion

«Hollywood leaks», los otros piratas del cine

Los estudios temen pérdidas millonarias ante el robo de guiones y las estrellas temen por su intimidad

Los piratas informáticos ya no se limitan a atacar grandes entidades con oscuros secretos, como la CIA, las corporaciones bancarias o la SGAE. En Estados Unidos, un grupo de ciberdelincuentes con el sentido del humor suficiente para hacerse llamar «Hollywood leaks» ha señalado como objetivo a la industria del cine, que teme pérdidas millonarias, además de otros daños menos tangibles. Entre las actividades de estos hackersdel séptimo arte destaca el robo de guiones de los grandes estudios y de fotografías de las estrellas, tomadas casualmente cuando menos ropa llevaban puesta. Intervenir las cuentas de Twitter y desvelar los números de teléfono y direcciones de correo electrónico de los famosos son otros de sus objetivos preferentes.

El lema bajo el que actúan es más bien básico: «No perdonamos. No olvidamos. Esperadnos». Según informa la cadena de televisión Fox News, en YouTube ya existe algún manifiesto de estos «anonymous» del cine: «Os hemos estado observando. Os hemos estado escuchando. Habéis llegado demasiado lejos», decía el amenazante mensaje. Los piratas —para algunos meros aficionados gamberros; otros ven detrás grupos islamistas radicales— se ríen de quienes los llaman antisemitas y a la vez aseguran que «el tiempo de los medios controlados por judíos se ha acabado».

Entre las víctimas más ilustres destaca Tom Cruise, a quien han reventado el guion de «Rock of Ages» en Pirate Bay. Algo parecido han hecho con «Ganster Squad», esperado drama criminal protagonizado por Sean Penn y Ryan Gosling. Con Gerard Butler («300») han preferido hacer pública su dirección de mail, mientras que a Miley Cyrus (Hannah Montana) le han abierto la caja de los datos personales. Hace unas semanas, el sitio TMZ.com, especialista en cotilleos, incluía en la lista de víctimas a Jessica Alba, Christina Aguilera, Vanessa Hudgens y Scarlet Johansson.

«The Guardian» también se hacía eco ayer de estos ataques, dirigidos sobre todo a las redes informáticas de los estudios, a menudo protegidas de un modo insuficiente. «Una vez que se han metido dentro, pueden hacer un daño enorme», declaraba Mark Russinovich, experto en seguridad de Microsoft. El diario británico citaba algunos ejemplos de posibles destrozos argumentales (spoilers) si alguien hubiera desvelado en su día el final de «El sexto sentido», «Juego de lágrimas» o «Sospechosos habituales». Un golpe así puede arruinar la carrera comercial de un gran título, que llega a costar varios cientos de millones, y con ello arrastrar en su caída al propio estudio. Por eso cada vez son más frecuentes las cláusulas de confidencialidad que se hacen firmar a actores, equipos de rodaje e incluso a la prensa, cuando tiene acceso anticipado a información sobre la película. Ahora los estudios deben vigilar en una dirección más.

 

http://www.abc.es

12/09/2011 18:19:25

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.