21/02/2019


Noticias de guion

Iñaki Dorronsoro debuta con su guion "La distancia"

Luppi
Luppi

El próximo día 27 comenzará el rodaje de "La distancia", ópera prima del director Iñaki Dorronsoro, basada en un guion propio y con José Coronado, Federico Luppi y los televisivos Miguel Angel Silvestre y Belén López (ambos de la serie "Motivos Personales").

Este es el resumen de su guion:

Daniel es un boxeador mediocre en el crepúsculo de su carrera. Su estilo de pelea, defensivo y poco arriesgado, no ayuda a superar a su eterno rival en una de sus últimas oportunidades por conseguir el título nacional. Tras la derrota comete un robo y es encarcelado. Guillermo, un policía autodestructivo y atormentado por su homosexualidad latente, que intenta exorcizar sus demonios por medio de la violencia, chantajea a Daniel para que cometa un asesinato dentro del presidio. Daniel recobra su libertad después de haber ejecutado el encargo e intenta volver a lo único que ha sabido hacer, boxear, pero el peso de la culpa por el asesinato cometido hace que su actitud en el cuadrilátero se modifique radicalmente. La búsqueda del dolor para paliar su sentimiento de culpa convierte su estilo conservador y distante en otro agresivo y cercano al contrario. La mirada desconfiada de su entrenador, tras su paso por la cárcel, aumenta al contemplar su cambio. Los roces se suceden y el entrenador le pide que se vaya después de un último combate.

Daniel, no satisfecho con la calma que el boxeo le produce, recuerda la última conversación con el hombre al que asesinó, en la que le hablaba de su mujer, una puta más dentro del club que él regentaba. Raquel, una prostituta brusca, dulce y despechada, entabla una relación con Daniel y, a pesar del rechazo inicial al acercamiento con cualquier cliente, termina dando entrada a la única persona que se preocupa por ella. El equilibrio parece volver a la vida del boxeador, pero la peligrosa relación entre el asesino y la mujer de su víctima no pasa desapercibida ante los ojos del hombre que lo encargó. Guillermo y Daniel vuelven a encontrarse. El policía le encañona, intenta matarle a sangre fría, pero no puede. Amenaza a Daniel con la muerte si no deja la ciudad y olvida a la prostituta. Su violencia es patente, pero la incapacidad para llevar a cabo la ejecución, algo de lo que el boxeador sí fue capaz, le coloca en desventaja. La agresividad del policía parece tener fisuras y no las hay en el monstruo que ha creado. Daniel no tiene ninguna intención de prescindir de las dos cosas
que le liberan de su pecado, el boxeo y su combate final y la relación con Raquel.

Una sensación de temor recorre el cuerpo de Daniel al entrar de nuevo en un ring. Su primera reacción es la de apartarse de su oponente y volver a su antiguo estilo de pelea, pero a medida que avanza el combate acorta la distancia y noquea a su oponente en una lucha cuerpo a cuerpo. El público le vitorea, Guillermo le observa, incapaz de cumplir su amenaza y Raquel le mira como al hombre del que está enamorada. La paradoja surge, buscando la redención ha conseguido el triunfo. Su entrenador también le aplaude, no quiere que se vaya. Le propone volver a intentar lograr el título nacional. Su vida empieza de nuevo, como si nada hubiera ocurrido. Sólo dos rémoras le apartan de su sueño de olvido, Guillermo, un hombre al que no sabe si debe temer y Raquel, una mujer a la que no sabe si quiere amar.

© abc guionistas

15/06/2005 21:47:03

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.