31/10/2020


Noticias de guion

Jorge Carrión cree que si Shakespeare viviera hoy sería guionista de TV

Shakespeare
Shakespeare

La editorial Errata Naturae lleva ya algunos años tratando de dar valor a las series televisivas contemporáneas. 'Teleshakespeare' es un ejemplo más del interés de la pequeña pero muy activa editorial madrileña por la ficción televisiva, con sendos volúmenes dedicados a Los Soprano: 'Los Soprano forever' y a The Wire: 'The wire. Diez dosis de la mejor serie de la televisión', en los que varios autores españoles y norteamericanos diseccionaban ambas series desde diversos y fructíferos enfoques, fueran literarios, narrativos, filosóficos, sociales, etc.

Según Jorge Carrión, si Shakespeare viviera ahora sería guionista de televisión. No hay complejos ni exageraciones porque estamos ante una serie de obras de talla universal que nada tienen que envidiar a las del bardo de Stradford. Pero el título de este libro tiene mucho más que la voluntad de provocar. Jorge Carrión ha elegido a Shakespeare porque sus obras de teatro presentaron e hicieron famosos a héroes y villanos de gran talla humana. Seres redondos pero llenos recovecos con los que nos podemos sentir identificados, a los que podemos odiar o de los que podemos compadecernos. Lo mismo ocurre con los de estas series. Los autores los dotan de un aliento tan profundo que ahora los personajes cinematográficos nos saben a poco.

El libro se compone de ensayos cortos sobre un grupo de series televisivas dramáticas convertidas en obras de culto por multitud de aspectos. No son ensayos exageradamente subjetivos ni pesadamente académicos. Cada uno se centra en un punto de una serie que sirve para analizarla y relacionarla con un aspecto de la cultura y la comunicación contemporánea. Cada uno es muy original en su planteamiento aunque la parte más sugerente es la larga introducción en que va tocando los temas transversales a las series que va a tratar. El origen del medio, no en el cine sino en la literatura del siglo XIX y su prolongación en los chats, tuits y demás tecnologías que nos rodean en la actualidad; la importancia que tiene la historia contemporánea en sus argumentos (ya hace años que una serie hizo presidente a un negro y que Estados Unidos sufriera un atentado de las dimensiones del 11-S) tanto los futuros como los pasados; la amalgama racial de un país en la que los latinos, los negros o los chinos que ha convertido a Estados Unidos en icono de una sociedad mestiza; la sociedad relacionada en la que se ha pasado de ser mero espectador a crear redes de seguimiento y apoya series a un nivel universal; los giros manieristas que desarrolla estética y argumentalmente las series; y la ficción cuántica que une en diferentes mundo paralelos los argumentos de una o varias series.

No es necesario conocer todas las series para disfrutar de las sugerencias e interpretaciones. Uno empieza a leer sobre las que conoce y acaba leyendo todo de un tirón porque el libro esta bien contado y argumentado. Evidentemente, uno va a las bibliotecas para poder ver las que no conoce y descubre que las series, sorprendentemente, están allí porque lo que dice le autor no es una modernidad más es cultura real con letras mayúsculas.

LA RIOJA / Noticine

08/03/2013 20:43:48

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.