11/08/2020


Noticias de guion

Juan Madrid: "Los que emplean dieciséis páginas para que un personaje suba una escalera son escritores catatónicos"

Madrid
Madrid

Juan Madrid (Málaga, 1947) necesita pocas presentaciones. Desde un no muy lejano 1980 en el que ve la luz su primera novela, Un beso de amigo, al día de hoy, ya lleva la friolera de 46 novelas. Además de ser uno de los grandes de la novela negra de nuestra geografía, es uno de los más prolijos. Sin contar con sus guiones cinematográficos o de series televisivas como «Brigada Central», interpretada por Imanol Arias en el papel del inspector Manuel Flores y que han visto la luz en las librerías en varios tomos. Su novela Días contados fue llevada al cine y dirigida por Imanol Uribe, a la que podíamos añadir Tánger, realizada por el propio Juan.

A ello hay que sumar la creación de uno de los personajes de serie más carismáticos de la novela policial española, Toni Romano, que se sumerge en la realidad de las cloacas sociales y en su camino se encuentra el realismo puro de los barrios de Madrid. Porque esta ciudad es algo más que el escenario en el que desarrolla sus novelas: es otro personaje. Hace apenas unos días, han regresado los dos -Juan Madrid y Toni Romano- a la actualidad y a las librerías con una nueva entrega: Adiós, princesa. La Nueva España habló con él.

-Juan, ¿me permite diez preguntas a bocajarro para los lectores de «Cultura»?
Dispare.

-¿En qué ha cambiado la novela negra que se escribe ahora de la que se escribía en la transición?
En la transición no se escribía novela negra. Recuerdo «La verdad sobre el caso Savolta», de Mendoza; «Tatuaje», de Manolo Vázquez Montalbán; «El caso Sofico», de Jorge Martínez Reverte, y «Carne de trueque», de Fernando Martínez Laínez, excepciones a la regla. Y no todas ellas estrictas novelas negras. Mi impresión es que la novela negra surge a partir de los años ochenta, después de la estafa de la transición.

-Guionista, ensayista, realizador, novelista... ¿En qué faceta se encuentra más cómodo?
Soy y no soy muchas más cosas. Me reconozco como bípedo implume, heterosexual, cansado y cerca de la decrepitud. Pero, sobre todo, un contador de historias.

-En su última novela, «Adiós, princesa», hace una distinción entre «narradores natos» y «cinceladores de prosa». ¿Me lo puede aclarar?
Unos van al grano, son concisos y apuestan por la claridad. Los otros tardan dieciséis páginas en subir una escalera. Se convierten en escritores catatónicos.

-Sáqueme de una duda: ¿es la novela negra de derechas o de izquierdas?
¿Tiene dudas sobre eso? Si es así, está jodido.

-¿Qué hay de Juan Madrid en Toni Romano?
No lo sé bien, quizás en la dificultad de permanecer junto a una mujer.

-«Semana negra» de Gijón, «Getafe negro», BC Negra, Congreso internacional de ficción criminal en León, congresos en diferentes universidades... ¿Vive el género negro una luna de miel o es pan para un día?
¿Hay en León un Congreso internacional de ficción criminal? ¡Cielos, no lo sabía! Creo que la novela negra se ha convertido en un tipo de pizza en una gran pizzería que es la industria editorial española. A unos les gusta y a otros no.

-¿Cuáles cree que han sido las causas de este éxito?
Apostar por la narratividad, contar historias, visitar los subterráneos? ¿A que suena bien?

-¿Leeremos más aventuras de Toni Romano?
Sí, si no, me matan en la editorial.

-En su novela «Adiós, princesa» tengo la sensación de que hay una crítica velada a ciertos escritores de novela policiaca que no distinguen entre una pistola y un revólver, ¿es así o es una apreciación mía?
No es una apreciación suya, es una realidad. Aunque en el fondo, eso carece de importancia.

-¿Qué veremos a corto o medio plazo en las pantallas o en las librerías de Juan Madrid?
Este año he publicado en Edebé una novela juvenil, «Huida al Sur», que me gusta bastante. Y las tres primeras novelas de Toni Romano revisadas y puestas a punto en bolsillo: «Un beso de amigo», «Las apariencias no engañan» y «Regalo de la casa». Este año es un buen año de cosecha, no en vano soy un escritor obsesivo y no hago otra cosa. «Adiós, princesa» hace el número 46 de mis libros, el primero de ellos, «Un beso de amigo», se publicó en 1980.

© LNE / abc guionistas

08/01/2009 21:15:32

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.