10/08/2020


Noticias de guion

La mítica estrella cubana Rosita Fornés regresa a la pantalla con un film escrito para ella

Fornés, entre Losada y Aquino
Fornés, entre Losada y Aquino

La en su día llamada "Primera vedette de América", la cubana Rosita Fornés, vuelve a la pantalla -tras una década de inactividad fílmica- a finales de este mes en La Habana, para protagonizar “Mejilla con mejilla”, dirigida por Delso Aquino y cointerpretada por el actor cubano Jorge Losada.

Este nuevo largometraje protagonizado por Fornés, que nació como una obra de teatro, fue escrito, según cuenta su autor, Nicolás Dorr (a quien también se le conoce por piezas teatrales como “Realengo 18”), pensando precisamente en ella. De hecho, según ha dicho Dorr, la vedette es la única actriz para la cual ha escrito cuatro piezas teatrales.

Esta última, “Mejilla con mejilla”, de la cual se hizo una lectura dramática el pasado 18 de noviembre en el Museo Biblioteca Servando Cabrera de la Habana, nos acerca a las interioridades y realidades del mundo del espectáculo. Cuenta la historia de una estrella vedette en el ocaso de su carrera artística que se prepara para su última presentación en vivo, mientras su maquillista (Jorge Losada), hombre pocos años menor que ella, y quien ha pasado toda su vida comprendiéndola, tiene secretos que confesar que serán definitorios para el futuro inmediato de la pareja. Y aunque pueda parecerlo, no es esta, precisamente, una obra biográfica, aun cuando ambos personajes se denuden psicológica y emocionalmente en escena.

Luego de su debut en el mundo del arte lírico y dramático a la muy temprana edad de 15 años, comenzó para Rosita Fornés una larga, intensa y brillante carrera artística que le permitió codearse desde muy joven con la crema y nata de la cultura cubana y del mundo. Desde su captación por el renombrado músico cubano Ernesto Lecuona, quien la invitó a participar de su compañía lírica, comenzó para la Fornés un importantísimo repertorio en obras dentro de la que sobresalen títulos como “La viuda alegre”, “La verbena de la Paloma”
y “Las Leandras”.

Desde muy temprano, tanto la crítica como el gran público advirtieron en la estrella -nacida en Nueva York en 1923, aptitudes notables que le abrirían inmensos horizontes dentro del mundo escénico. Y cierto fue, puesto que con su obra Rosita Fornés marcó para siempre el arte de la actuación en Cuba. El teatro lírico, el dramático, la radio, la televisión, el cine reconocen la indiscutible huella que esta gran mujer ha dejado en ellos. Y ese reconocimiento se extendió enseguida más allá de las fronteras de la isla de Cuba: España, Estados Unidos, México, Venezuela, una parte considerable de la Europa del Este y muchísimos otros países se convirtieron en sucesivos escenarios de sus presentaciones.

© Rolando Mesa-abc guionistas

18/02/2011 10:36:06

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.